‘Do you hear the people sing?’

Quizás habrás visto algo por ahí acerca de las protestas que estuvieron sucediendo en Francia. A pesar de que tienen una razón que de alguna manera "derramó la gota del vaso", la insatisfacción con el Presidente Emmanuel Macron ha bajado de 65% a aproximadamente 25% desde su elección en mayo del 2017.

¿Por qué se derramó la gota del vaso? 

Durante el principio del año, Macron anunció que habría un aumento en los impuestos de la gasolina. Este aumento inicial sería de 30 centavos por galón, pero luego aumentaría progresivamente con los años. 

Es importante denotar que Macron insistió en que las medidas son necesarias para combatir el cambio climático y reducir los objetivos de reducción del déficit presupuestario. 

Como consecuencia de esto, a mediados de noviembre comenzaron pequeñas protestas de taxistas, sin embargo, cada vez se han puesto más violentas y peligrosas, acuñando el nombre de gilets jaunes o "chalecos amarillos". 

Estas protestas se manifestaron en el bloqueo de calles, quemas de carros, encuentros con la policía, etc. Hasta ahora han habido alrededor de tres protestas a gran escala, incluyendo bloqueos a depósitos de compañía petroleras, y una manifestación este domingo de 136.000 personas a nivel nacional. 

Como respuesta a esto, Macron tuiteó lo siguiente:

Básicamente dice que siempre respetará a las protestas y a la oposición, pero que nunca aceptará la violencia. A raíz de esto, el Ministerio Interior ha tomado varias medidas de seguridad para apaciguar las manifestaciones en sus momentos violentos. Sin embargo, cuatro personas han muerto hasta ahora y hay bastantes heridos producto de distintas protestas acumuladas.

¿Qué consecuencia tendría el aumento?

Para las ciudades más importantes, este ajuste tendría menos repercusiones en la población, puesto que no se acostumbra tener carro en la mayoría de estos lugares. Sin embargo, en las ciudades del interior tanto los trabajadores como otros civiles sentirían las consecuencias de este aumento muchísimo más en sus bolsillos. 

Aunado a eso, Macron ha sido acusado de beneficiar a la minoría de la población con clase socioeconómica más alta, puesto que sus ajustes benefician mayoritariamente a ese sector. 

macron

¿Qué estaba pasando antes?

Cuando Macron se postuló a la presidencia y fue aceptado por la mayoría de la población, fue bajo la promesa de una reforma económica que beneficiaría increíblemente al país y modernizaría la forma de gobierno que se viene llevando desde hace tiempo. 

Es cierto que se ha visto un progreso, muy lento. Adicionalmente, solo un sector distinguido de la población es el que realmente se ve beneficiado por los ajustes que ha propuesto, como se puede ver en la figura anterior.

Macron además ha hecho otros ajustes que hacen que el despido y contratación de trabajadores se haga más fácil para las empresas, lo cual empeora la situación de muchos en el sector trabajador de la población. 

El Primer Ministro anunció que suspendería el aumento, ¿ahora qué?

El Primer Ministro, Édouard Philippe, anunció que el aumento pautado para el 1 de enero se retrasaría seis meses, de manera que se pudieran hacer consultas con el resto del país para poder implementar otras medidas que apaciguaran el golpe del aumento, cuando este venga.

No sabemos si esto será suficiente para los chalecos amarillos. Varios de ellos han expresado que esperaban que se cancelara el aumento, y no se pospusiera. Parece que tienen protestas planificadas para la semana que viene. 

Lo que sí sabemos es que esto es un golpe fuerte a la presidencia de Macron. Una reunión fue pautada con los representantes de los chalecos amarillos el martes, esperemos a ver cuáles son los resultados de su reunión.