La cara más dura del trato a los inmigrantes

Desde que ocurrió el hecho insólito de que Donald Trump se convirtiera en el presidente de los Estados Unidos, no solo cambió el rostro de la persona que ocupaba la silla en la oficina oval, sino también la imagen de un país.

Estados Unidos pasó de ser el paraíso de Mickey construido por los sueños y el trabajo de muchos inmigrantes a mostrar un rostro más hostil hacia los que tienen un dios llamado Alá y utilizan hijabs, burka o cualquier tipo de velo y por creerlos automáticamente terroristas, hacia los que marchan unidos por una bandera de arcoíris y por supuesto hacia los que hablamos español. 

Siendo el país del American Dream, no es de extrañar que muchos latinoamericanos huyan de sus países para dirigirse allá buscando un mejor futuro, claro que no todos los inmigrantes son unas carmelitas descalzas y por eso sí es importante que haya un control en la inmigración que entra a un país, lo que no es aceptable bajo ningún argumento es separar familias.  

Como en este mundo pasan demasiadas cosas y más si vivimos en Venezuela donde en un día podría haber diez o veinte noticias diferentes y todas importantes, te actualizaremos en materia internacional: 

¿De qué va esta nueva política de Trump? 

Bueno, resulta que la brillante idea del mandatario estadounidense fue separar a niños pequeños de sus padres apenas los inmigrantes ilegales cruzan la frontera que comparte México con los EE.UU. y de acuerdo con el medio Europa Press:El Departamento de Seguridad Interior calcula que casi 2.000 menores han sido separados de sus padres o tutores en solo seis semanas e incluso ha difundido imágenes en las que se ve cómo algunos de estos niños están encerrados en jaulas”. 

“¿Es en serio esto? ¿No estarás leyendo demasiadas noticias amarillistas?”, debes estar pensando, pues lamentablemente no es una información sacada de una cadena de WhatsApp enviada por una doña cafetalera, esto es el mundo real aunque a veces pueda parecerse a un universo distópico ideado por George Orwell o Alan Moore.

¿Cuáles han sido las reacciones de los estadounidenses? 

Bueno, gracias a que en el mundo todavía existe gente buena y sensata la decisión de la Casa Blanca desató una ola de críticas y no solo dentro del partido de los demócratas, sino también en las filas de los republicanos, pues muchos de estos no acogieron con entusiasmo esta medida. 

Incluso la primera dama del país, Melania Trump, decidió no quedarse de brazos cruzados y rechazar la política de su marido. 

"(Melania) Odia ver a los niños separados de sus familias y espera que ambas partes puedan unirse para conseguir una reforma migratoria con éxito. [Melania] cree que necesitamos ser un país que siga todas las leyes, pero también un país gobernado con el corazón", aseguró su portavoz y amiga, Stephanie Grisham. 

Sin embargo, Melania no está sola en esta protesta porque otras primeras damas y expresidentes están de su parte, pues de acuerdo con Vanity Fair: "Laura Bush, la mujer de George W. Bush, publicaba ese mismo día en el Washington Post de Bezos una demoledora tribuna contra un presidente al que todos los Bush detestan". 

Mientras que la excandidata presidencial y esposa del expresidente Bill Clinton, Hillary Clinton, calificó el hecho como "una crisis humanitaria". 

Michelle Obama tampoco se quedó atrás y apoyó a Laura Bush, afirmando que: "La verdad va más allá de los partidos".  

Por su parte, otra ex primera dama, Rosalynn Carter, mujer de Ted Carter, que utilizó la fundación del matrimonio para emitir un comunicado: 

"Cuando yo era primera dama, me esforcé en llamar la atención sobre los males de los refugiados que huían de Camboya hacia Tailandia. Visité Tailandia y fui testigo directo del trauma de las familias separadas por circunstancias más allá de su control. La práctica y la política actual de separar a los niños de sus padres en nuestra frontera con México es una desgracia y una vergüenza para nuestro país". 

¿Cuál es la opinión internacional al respecto?

Nada favorecedora para la decisión de Trump, pues el secretario general de la ONU, António Guterres, está a favor de preservar la unidad familiar y por no "traumatizar" a los niños. "Los refugiados y los migrantes siempre deberían ser tratados con respeto y dignidad y de acuerdo con el Derecho Internacional existente", ha añadido. 

Mientras que la directora ejecutiva de (UNICEF), Henrietta Fore, ha destacado que los menores "deben ser protegidos" y "tienen que estar con sus familias". 

Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi dijo:

"Hay formas efectivas de garantizar el orden y el control soberano de las fronteras sin someter a las familias al trauma psicológico de la separación entre padres e hijos".

Por su parte, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, aseguró que: "Las imágenes de los niños encerrados en jaulas son profundamente inquietantes. Es cierto que hay un límite para manejar los problemas, discutiré esto con el presidente Trump". 

Sus vecinos tampoco estuvieron muy entusiasmados con sus políticas, pues el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, aseveró que: “Lo que está pasando en Estados Unidos es inaceptable” y añadió que no puede “imaginar lo que estas familias están viviendo”. 

Mientras que en México, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, calificó esa política de "cruel e inhumana"y afirmó:"No permaneceremos inertes ante una situación inhumana y cruel". 

Por otro lado, los países centroamericanos de donde provienen estas familias también quisieron expresar su opinión al respecto

El Gobierno de El Salvador ha expresado igualmente su "preocupación" por las medidas en la frontera sur de Estados Unidos, que exponen a los niños "a condiciones sumamente adversas que seguramente tendrán consecuencias en su salud física y desarrollo psicosocial a largo plazo", según un comunicado en el que el Ministerio de Exteriores salvadoreño ha pedido, entre otras cuestiones, que sean los padres quienes decidan dónde van sus hijos y que se garantice "el principio de la unidad familiar". 

Mientras que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, insistió: "Nuestra postura es que no sean separadas las familias". 

¿Qué opinan los artistas al respecto?

Entre algunos de los artistas latinos que se pronunciaron al respecto destacaron los cantantes Ricardo Arjona, Ricky Martin, Thalía y Luis Fonsi, así como los actores Sebastián Rulli, Julian Gil, William Levy, Angélica Vale y Aracely Arámbula. 

Tal vez uno de los más fuertes en sus declaraciones fue el cantante español Miguel Bosé.

Por su parte, los famosos estadounidenses no se quedaron atrás y decidieron pronunciarse en contra de las medidas tomadas por Washington. Entre ellos destacaron Anne Hathaway, Macaulay Culkin, Common, Alyssa Milano y Ellen DeGeneres. 

Mientras que el actor George Takei, conocido por su papel en Star Trek y por prestar su voz a películas animadas como Mulán y Kubo and the Two Strings aseguró que lo que está sucediendo hoy es peor que lo que él vivió en los campos de confinamiento japonés durante la Segunda Guerra Mundial porque al menos ellos “no separaron niños de sus familias”. 

¿Cuál fue el resultado de todo esto? 

Debido a la gran cantidad de críticas y protestas, de acuerdo con el diario El País, el jefe de Estado decidió retractarse y confirmó: “Queremos mantener a las familias juntas. Es muy importante” y también admitió que la "visión" de estas separaciones no le gustaba. Sin embargo, con su nueva orden se busca acelerar juicios y eliminar los plazos que limitan la detención de menores, pero los niños ya apartados, además, no se reagruparán de forma inmediata con sus familias de custodia mientras se resuelven sus procesos migratorios.

Por el contrario, 18 fiscales generales demócratas, encabezados por Nueva York, pidieron que declare inconstitucional y ponga fin a esta política. 

"El horrendo trato del gobierno federal a las familias inmigrantes que llegan a nuestra frontera es inconstitucional y contraria a lo que defiende este estado y nación", dijo en un comunicado el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que la pasada semana había informado que demandaría al gobierno federal. 

Definitivamente, esta ha sido una de las noticias más controversiales relacionadas a Trump, solo queda esperar a ver cómo resultará todo esto.