Nuestra experiencia en la Semana de la Moda de Milán - The Amaranta

Todo lo que aprendimos cuando fuimos a la Semana de la Moda de Milán

Nunca nos imaginamos que compartir habitación con Gigi Hadid podía ser tan significativo...
Author:
Publish date:
Getty Images / Thomas Wylde – Front Row

Getty Images / Thomas Wylde – Front Row

Vivir toda la experiencia del Milan Fashion Week, desde que cuentas los días para el evento hasta que ves cuando las luces se apagan, es más emocionante de lo que suena.

Pasear por las calles de Milán esperando ver algún icono, adentrarse al verdadero mundo de la moda y tratar de sobreanalizar las colecciones en las que los diseñadores se toman la libertad de crear piezas que nunca podrán ser usadas por simples mortales, sobrepasó nuestras expectativas.

Para llevarte en el viaje con nosotras y el agente Shady Juan, enumeramos los detalles de la Semana de la Moda de Milán que normalmente no leemos en los blogs y revistas.

Los Fashion Weeks no son tan glamurosos como parecen

Las vibras de superioridad en el ambiente, la multitud y el corre corre que implica ir a cada presentación no están entre las advertencias que señala la invitación de la pasarela, o en nuestro caso, las tarjetas que replicamos para poder entrar a los shows de los diseñadores más importantes.

A esto añádele la presión de conseguir la foto perfecta para publicarla en las redes y obtendrás una misión de vida o muerte para hacer lo imposible; no importa si lograste conseguir un pase VIP para la zona de fotógrafos, el momento perfecto puede verse opacado por la cabeza de un reportero o un flash indeseado (been there, done that)

La duración de los shows se resume en un abrir y cerrar de ojos y perseguir a nuestras It Girls por todo Milán aún no clasifica como una actividad extracurricular que queramos volver a practicar pronto, sobretodo cuando la mitad de ellas nos ignoraron (cough cough, Serena Williams)

Si los desfiles son una locura, imagina el desastre que ocurre en el backstage

Estar en el lugar indicado, en el momento indicado nos garantizó un viaje al detrás de escena de Versace, y lo que vimos no es ni cerca de la versión fancy que admiramos en los vídeos de behind the scenes. Los maquilladores detrás de modelos, fotógrafos gritando por una buena pose y los reporteros con el objetivo de obtener las mejores entrevistas con las celebridades nos recibieron con los brazos abiertos y como si la locura fuese un indicio de que las modelos tienen una gran resistencia a ambientes ajetreados, vimos a varias de ellas tratando de calmarse antes de conquistar la pasarela.

Presenciamos el divismo de Anna Wintour

JP

JP

...y nos encantó. Es irreal presenciar a la inspiración de Miranda Presley teniendo uno de sus momentos de Queen Wintour frente a nuestros ojos (nos aseguraremos de incluirlo en nuestras experiencias de vida).

Al salir del show de Roberto Cavalli la vimos gritándole al teléfono porque perdió a su chofer. Por su tono de voz, podemos imaginar que no fue un muy buen día para el conductor. At least nosotras pudimos disfrutar de su presencia envuelta en un abrigo de Prada de hace dos colecciones.

Anna Dello Russo sigue siendo la reina del street style

JP

JP

En nuestra casería de personas icónicas a las afueras del desfile de Roberto Cavalli nos encontramos a la editora de Vogue Japan: la gran Dello Russo. Iba acompañada de su esposo y guardaespaldas, y por supuesto no pasamos desapercibido su #ootd à lo Cavalli, con mechas azules incluidas.

Sí, Gigi Hadid es tan perfecta como parece

No es ninguna sorpresa, pero ver a la mayor del clan Hadid nos demostró que lo más cerca que un humano puede estar a la perfección se encuentra en sus genes. Tuvimos un tiempo para conversar con ella mientras se preparaba para bajar la pasarela de Versace, e incluso nos preguntó cómo estábamos. Sin duda la que mejor nos recibió en un mar de celebridades aburridas.

A los guardias realmente no les importa que hayas falsificado una entrada

Nicolas Ghesquière

Nicolas Ghesquière

Nuestras habilidades de diseño salieron a la luz para replicar unas cuantas invitaciones de los shows más importantes de la Semana de la Moda. Logramos entrar a Moschino, Versace y DSquared2 con una minuciosa imitación facilitada por programas de edición que al final resultaba ser exageradamente grande o más pequeña que la original, pero como nuestro representante en el MFW, Shady Juan dijo “su trabajo es prácticamente dejar pasar a cualquiera que tenga una invitación, o lo que más se parezca”, and JP was right!

Dolce & Gabbana le hizo un bitch move a DSquared2

Aunque las piezas de la presentación de DSquared2 no nos parecieron la gran cosa, cuando vimos que la mayoría de los invitados VIP estaban cenando en el evento post-pasarela de D&G (para el cual tuvieron que cerrar toda una calle de Milán, porque una mesa para 400 invitados no es algo fácil de conseguir) nos sentimos mal por DSquared2. No debe ser fácil competir con la firma italiana cuando pauta un evento el mismo día y a la misma hora que tu catwalk