El perfil de un feminista según Obama

Hope and change, indeed.
Author:
Publish date:
Glamour

Glamour

En la gran mayoría de los casos, si eres mujer, lo más probable es que el término “feminismo” haya llegado a tus oídos de alguna manera u otra. Tal vez te tropezaste con ella en Twitter hace unos años, o te introdujiste a ella recientemente por la famosa candidata y ex Secretaria de Estado de los Estados Unidos, Hillary Clinton. De igual manera, la palabra define la lucha y la necesidad de la igualdad de género en sentido social, político, laboral, cultural, etc.

Uno de los países con más participación en este movimiento fue los Estados Unidos. Por unos meses del 2015 se escuchó en todas las conversaciones, tweets y posts en Tumblr. Se crearon términos despectivos como “feminazi”, y se resucitaron otros como “estereotipos”. O mejor dicho, se les cedió el micrófono a aquellas mujeres que habían invertido años de su vida en la lucha por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres sin ser escuchadas o tomadas en serio.

Sí, aparecieron bellos púbicos teñidos de distintos colores, pero el mensaje era el mismo: “queremos igualdad”.

Si sabes algo de política estadounidense (pre Trump y Clinton), conoces a Obama y su campaña: “Hope and Change”. Pocos meses antes de terminar su segundo período, el presidente americano se dirige a su población -tanto femenina como masculina-, mediante la revista Glamour, para hablar personalmente del feminismo y cómo llegó a él; al ser criado por una madre soltera, tener una esposa que pelea constantemente por los derechos y la educación de las mujeres y dos niñas que al igual que muchas más, sufren por la presión que posan (y pesan) los estereotipos y prejuicios sobre los hombros de las jóvenes de hoy en día.

Obama también hace un llamado al rol que juegan los hombres y niños en la búsqueda de la igualdad de género, haciendo énfasis en cómo estos afectan casi tanto a los hombres como a las mujeres en el ámbito socio-cultural.

“So we need to break through these limitations. We need to keep changing the attitude that raises our girls to be demure and our boys to be assertive, that criticizes our daughters for speaking out and our sons for shedding a tear. We need to keep changing the attitude that punishes women for their sexuality and rewards men for theirs.”

Al escribir esto, Obama hace referencia al cambio más importante que debe hacer la sociedad en cuanto a la igualdad de género: el de verse en un espejo y cambiarnos a nosotros mismos, cómo pensamos que debemos actuar y lo que esperamos de la sociedad según nuestra cultura.

Estamos de acuerdo con esto; en un país perfecto se pueden instituir miles de leyes que apoyen a las mujeres, igualdad de pago, etc. Pero hasta que las mujeres no dejemos de subestimarnos y de crear perfiles del hombre perfecto, y hasta que los hombres no dejen de sentirse ofendidos por mujeres en posiciones de poder, no se llegará nunca a nada.

El cambio está en nosotros, hombres y mujeres.