¿Qué tienen que ver las tetas con el feminismo?

Emma Watson es una de las celebridades más famosas de la industria. Apenas escuchas su nombre y volteas, es imposible no hacerlo. Ha conquistado al público con su personalidad, inteligencia y belleza. Para muchos hombres es la perfección en una mujer, es su principal figura de atracción.

No solo ha brillado en Hollywood sino fuera de él, de gran conocimiento y buen discurso logró llegar a la ONU como embajadora. Se ha declarado como feminista y se encarga de defender los derechos de las mujeres.

Emma Watson para las revista Vanity Fair 2017

Emma Watson para las revista Vanity Fair 2017

Es portavoz de HeForShe, una campaña creada por ONU Mujeres donde su objetivo es involucrar a los hombres y niños como agentes de cambio para el logro de la igualdad de género y reivindicación de los derechos de las mujeres, animándolos a tomar medidas contra las desigualdades de género que enfrentan las mujeres y niñas.

Ahora, para algunos ella puede llegar a ser vehemente con sus creencias. Ponen como ejemplo cuando cambió el vestuario de la película Bella y la Bestia donde interpreta a la princesa de Disney.

"En la reinterpretación de Emma Watson, Bella es una princesa activa, por lo que no quería un vestido opresivo que obstaculizara sus movimientos", detalló Jacqueline Durran, responsable del vestuario de la película, a Entertainment Weekly. Además, reveló que para la actriz era fundamental que el vestido fuera liviano y tenga mucho movimiento.

Watson ha trabajado junto a la diseñadora a la hora de hacer todas estas modificaciones y también para crear el emblemático vestido amarillo de la princesa. El atuendo está realizado en seda, pero con acabado en satén ya que es menos transparente, según explicó la diseñadora. Se eliminó el famoso corset de la película clásica.

Portada  de la revista 

Portada  de la revista 

Por supuesto que hasta para mí fue una sorpresa ver a Watson en la portada de Vanity Fair hace poco posando topless, pero fue una buena impresión. Es decir, nunca pensé que ella accediera a eso a lo mejor por su rol en la ONU o digamos por ser un modelo a seguir para la más pequeñas. Esto puede ser a veces un impedimento por la respuesta del público.

Y es que, mostrar tu cuerpo no es sinónimo de vulgaridad, a lo mejor pensé que no aparecería en una revista, nunca ha sido una artista que todo el tiempo la vemos participando en los medios. Aclaremos algo, pueden existir feministas liberales y radicales.

Con planteamientos muy distintos, los dos son comparadas el uno con el otro.

emma 2

Lo demuestro por como vimos en el tuit de la periodista inglesa Julia Hartley-Brewer que ha criticado con aire irónico el compromiso de la actriz con Vanity Fair. "Emma Watson: Feminismo, feminismo... las diferencias salariales entre hombres y mujeres... ¿Por qué, oh por qué no me toman en serio?... feminismo... oh, y aquí están mis pechos!", escribió.

De nuevo, ¿por qué atacarla? Acaso si te declaras feminista no puedes salir ahora en revistas posando con mucha o ligera ropa porque aparentemente eres una hipócrita porque claro, tienes que ser totalmente radical y abstenerte a aparecer o dejar que te tomen fotos porque estas revistas son las culpables del mal de la sociedad por sexualizar a la mujer y presentarla siempre como un objeto, ¿cómo es posible esto? Emma, eres otra víctima más de un mundo controlado por hombres (espero noten mi sarcasmo).

Les vengo a decir algo, eso no es así. Acepto el ataque si hubiéramos escuchado a Emma señalando a las mujeres que deciden mostrar su cuerpo al público alegando que está mal, lo cual no ha hecho.

Se dice que lo hizo con Beyoncé hablando de su álbum Lemonade. En verdad no se que decir a eso, en ningún momento me parece que la haya criticado por mostrar su cuerpo, es que ni siquiera sus comentarios suenan denigrantes u ofensivos. Ustedes lo pueden juzgar, capaz soy yo quien no lo ve.

Después de días leyendo los ataques a su contra en los medios decidió responder a través de Twitter.

emma 5
emma 6

En una entrevista hace poco habló sobre la polémica que había generado. “El feminismo trata de dar a las mujeres la opción. El feminismo no es un palo con el que vencer a otras mujeres. Se trata de libertad, de liberación, de igualdad”.

Watson añadió: "Realmente no sé qué tienen que ver mis tetas con esto".

Es cierto, a lo mejor no está todos los días posando de esa forma, tal parece que es más importante hablar de este “escándalo” que de su trabajo. Ugh, las redes sociales que no se cansan de criticar.

Si leen las respuestas a este tuit pueden encontrarse con distintos comentarios, algunos interesantes y otros que definitivamente queremos olvidar. Muestran la gran división que todavía existe en el tema feminismo.

Las personas siguen tratando de entender cómo “debería” comportarse o pensar una mujer que apoye esta idea, claro, es que tenemos que pensar obligatoriamente de cierta forma. Hasta cuando nos declaramos como feministas abiertamente tenemos que pensar de cierta manera, en cambio, no cumplimos con lo que predicamos.

¿Absurdo no? Los prejuicios y las críticas no se escapan de nada ni de nadie. Ahora Emma Watson será acusada en los próximos días como una hipócrita y falsa celebridad que solo busca llamar a la fama para vender su nombre detrás de su posición y que debería renunciar a su trabajo debido a que ahora es un mal ejemplo.

emma 3

Como ya conozco a periodistas y medios que hablan de esta forma, que defienden a capa y espada con hablar de la verdad y ser objetivos, esto es lo que van a escribir. Ni digamos los de farándula que ya tenemos suficiente con sus chismes retorcidos.

Ya saben entonces, les advertí, si son feministas ni se les ocurra y que no se les pase por la mente mostrar piel, ustedes tienen que ser radicales hasta el punto de no exhibirse.

Increíble ver como otra artista es acusada y puesta en duda solo por una foto, demuestra que muchas veces todo el trabajo que se hace, sea bueno o malo, se olvida y para las personas solo les importa tener algo con que juzgarla. Emma, has sido víctima de lo peor de la sociedad del siglo 21.