Un enfoque sarcástico al cambio climático - The Amaranta
Las cosas que inventan las páginas web por clicks.

Vamos a ser honestos, todos sabemos que el cambio climático es un mito.

Ver relacionados:

El mito del calentamiento global

¿Qué significa la salida del Acuerdo de París para la industria de la moda?

Cómo Trump planea derretir el mundo

Los defensores del ambiente, de los animales y de los derechos de matrimonio gay son todos extremistas locos.

Nos han alimentado durante años mentiras como la existencia de vida en otros planetas y el hecho de que en algún momento del futuro los niveles del mar van a aumentar. Pero esta ridiculez ha llegado a su máxima.

Este mes, The Huffington Post dedicó un artículo entero a Charles Geisler, sociólogo de la Universidad de Cornell, quien alega que para el 2100, más de 2 billones de personas van a necesitar ser desplazadas de sus hogares, convirtiéndose en refugiados.

Loco yo sé, pero se pone peor, porque Geisler tiene “pruebas”.

El sociólogo empezó su investigación porque sospechaba que el crecimiento de las grandes corporaciones y el hecho de que compran mucho terreno fértil para sus empresas, iba a resultar en una gran deforestación y eventualmente con este tema de mucha gente refugiada.

O sea, el símbolo de Apple es una manzanita, ¿cómo van a acabar con los árboles? se nota que los necesitan pues.

Continuando…

En 2005 este científico loco se dio cuenta con varios episodios (como la tormenta de agua salada en Bangladesh, el huracán Katrina en Nueva Orleans y las grandes inundaciones en Vietnam) que posiblemente el factor que influye más vaya a afectar en el desplazamiento de la población en el futuro sea el cambio climático y la manera que este afecta los océanos.

Total que empezó a reunir información sobre los “supuestos” cambios climáticos, como un cálculo de 2015 que dice que para 2060, 1.4 millones de personas van a vivir en las zonas costeras para sacar las conclusiones de que para el 2100 más de un quinto de la población mundial va a necesitar ser refugiada.

Digo, ni que tuviese una bola de cristal para ver el futuro.

Pero todo se pone mejor, Geisler publicó su estudio en el mes de julio en el periódico Land Use Policy y en un tono alarmista advirtió que no va a haber lugares a donde ir en el futuro para refugiarnos de los altos niveles del mar.

Absurdo ...

“Esta relocación y migración en masa desde la zona costera va a tomar lugar en este siglo y el próximo”.

Fue lo que le dijo este maníaco a The Huffington Post.

Geisler presenta estas cifras como el peor escenario posible e indica todo lo que puede salir mal cuando los niveles del mar aumenten porque las temperaturas también lo hacen:

1. No va a ser un problema que solo afecte las costas: las zonas lejanas a las inundadas van a ser incapaces de sostener la gran cantidad de inmigrantes.

Menos mal que no va a pasar.

2. Este gran éxodo rural va a resultar en una crisis alimentaria: el hecho de que miles de personas van a dejar de trabajar las tierras porque están inundadas, va a hacer que las ciudades terminen sobrepobladas y sin suficiente alimento para todos.

Si esto pasa pues que coman pescado, a fin de cuentas van a tener el mar cerquita.

3. Se van a implementar leyes antimigratorias: la xenofobia actual se agudizará cuando las personas sientan que sus recursos estén en peligro frente a la “amenaza” de los inmigrantes.

En verdad todo esto se soluciona viviendo en palafitos desde ahora.

Como si fuera poco, este tipo dice que nuestros esfuerzos preventivos hacia el incremento del nivel del mar, son pocos y limitados. Geisler exhorta a la comunidad internacional a contemplar este problema como uno de gran índole de importancia.

Como si la ONU no tuviese suficiente trabajo.

Él dice que esta crisis migratoria tan solo multiplicaría y agravaría la situación de aquellos refugiados de guerra, que de nuevo, aparentemente, son más de 65.6 millones en el mundo. De hecho también inventaron que cada minuto 20 personas son desplazadas porque en su territorio están en guerra.

“En resumen, mucha más gente va a vivir en menos territorio, en una tierra que no es tan fértil, habitable ni sostenible como la zona costera”.

Me estoy cansando de que la gente invente que el cambio climático es verdadero. Lo que falta es que digan que el cigarro en verdad da cáncer y que cuando hay un silencio prolongado no nace un gay en alguna parte del mundo.

Si los niveles del mar suben, yo digo a surfear la ola.