El efecto Weinstein en Latinoamerica - The Amaranta
O la falta de él

El efecto Weinstein es oficialmente a thing, tipo que tiene su propia página de Wikipedia. La definición es bastante sencilla: es el fenómeno de hacer acusaciones públicas contra el acoso/abuso sexual de figuras públicas y que terminan en consecuencias reales para estas personas.

Harvey Weinstein perdió su compañía, está en medio de un divorcio y con suerte, será execrado del mundo para siempre. Kevin Spacey perdió a su publicista y su representante, su serie fue cancelada (supuestamente no por las acusaciones contra Spacey), los Emmys le retiraron un premio, Netflix canceló todo trató con él, la comunidad LGBTQ+ decidió cerrarle las puertas merecidamente, y va a ser reemplazado en su nueva película. Louis CK se quedó sin serie, perdió sus contratos como director ejecutivo, su película horrible de I Love You, Daddy ya no va a ser estrenada en ningún lado, HBO rompió relaciones con él, y Netflix aparentemente también canceló los contratos que tenía con él.

Podemos decir que, por los momentos, arruinaron sus carreras. Que no es lo mismo que decir que “les arruinaron la carrera”, por cierto, como escuché a un locutor decir antes de escribir esto. Ellos mismos se arruinaron solos al tener un comportamiento abusivo y asqueroso. Si bien han ofrecido disculpas, las tres han dejado mucho que desear. La de Weinstein fue un desastre incomprensible, Spacey decidió hacer una equivalencia moral entre la homosexualidad y la pedofilia, y Louis CK intentó justificarse y de las 463 palabras que utilizó ninguna fue “sorry”. Esto sin contar que ninguno de ellos se disculpó hasta que fueron descubiertos lo que hace todo más parecido a “lamento que me hayan descubierto” que “lamento lo que hice”.

Lo normal y decente es que esta gente desaparezca. En el caso de Weinstein por siempre. En el caso de Space y Louis CK hasta que inevitablemente gente como el locutor diga “¿no es suficiente?” y la sociedad olvide que son personas asquerosas solo porque les caen bien y no fueron personalmente sus víctimas. Quieran o no, es momento que desaparezcan. Dos meses antes de que los rumores de Louis CK fueran confirmados, ya era difícil ver sus presentaciones cuando hacía chistes sobre masturbación. Ahora, creo que tendría que ser demasiado inconsciente y privilegiada para poder verlo más de 2 segundos. Deberíamos sentirnos traicionados por él, no por las mujeres que lo acusaron públicamente… entonces ¿por qué tenemos que seguirlo viendo en televisión?

El efecto Weinstein pareciera no haber tenido repercusión alguna en latinoamérica. Comedy Central pasa comerciales de Louis todo el día y se refiere a CK como “el comediante favorito de todos los comediantes”. ¿Como somos “latinos y machistas” no merecemos un descanso también?

Warner Brothers es igual de problemático. Constantemente está pasando reruns de Two and a Half Men que no es solo criminalmente aburrida, sino que tiene a Charlie Sheen. El tipo que decidió no decirle a, al menos, 25 de sus parejas sexuales que es VIH positivo, a quien su ex esposa acusó de tener material de pornografía infantil en papeles legales de divorcio, y a quien Corey Haim acusó de haberlo sodomizado a los 13 años. ¿En serio tenemos que seguir viendo a este tipo en programación regular? ¿Tenemos que seguir fingiendo que es un modelo a seguir porque se cogía a quién le daba la gana (aun cuando no tuviese consenso)?

Sé que estar en Latinoamérica a veces significa que el resto del mundo piensa que vivimos en una selva y usamos guayucos, y que tristemente a veces incluso estando aquí pareciera que es verdad. Pero hubo un cambio palpable ya, después de Weinstein y #niunamenos tal vez sea hora que las cableras dejen de subestimarnos y pensar que todos queremos seguir viendo gente que fomenta la cultura de violación