"I was elected to represent the citizens of Pittsburgh, not Paris."

Todos esperaban que al momento que Donald Trump asumiera la presidencia de Estados Unidos, el mundo iba a arder.

Y desde el primero de junio de 2017, Trump prácticamente prometió que el planeta tierra se va a derretir.

Tras polémicos meses de discursos al estilo “tira y encoje” que tenía al mundo entero a la expectativa de qué era lo que iba a decidir el nuevo presidente de EEUU con respecto al Tratado de París, por fin se tomó la decisión.

El segundo país que más emite gases invernadero, oficialmente saldrá del Tratado de París de manera inmediata desde el primero de junio de este año. Esta decisión va acompañada de una medida que no permitirá la contribución nacional al Green Climate Fund, que en palabras del presidente “le está costando una fortuna a EEUU”.

Estados Unidos se une a Siria y Nicaragua en la corta lista de países que no forman parte del tratado internacional más importante que aboga por la implementación de medidas cruciales para combatir el calentamiento global y evitar que suba la temperatura atmosférica.

El Tratado de París es básicamente un acuerdo internacional que tiene a todos los países del mundo soplando para apagar la mecha de la bomba que va a hacer que el planeta explote.

Sin embargo, como Donald Trump cree tanto en el calentamiento global como en el mito del chupacabras, este jueves se dirigió a una gran multitud a las afueras de la Casa Blanca que escucharon las razones por las que el presidente republicano decidió por fin retirarse del tratado.

“In order to fulfil my solemn duty to the United States and its citizens, the US will withdraw from the Paris climate accord, but begin negotiations to re-enter either the Paris accords or a really entirely new transaction, on terms that are fair to the United States.”

Tras este indicio de querer intentar renegociar el tratado, Italia, Francia y Alemania junto a la ONU respondieron casi inmediatamente que los términos del Tratado de París son incambiables y no negociables.

Trump insiste que lo que quiere es un contrato justo. “If we can, that’s great, if we can’t that’s fine” fue la posición fuerte que estableció frente a la negociación.

La justificación detrás de esta alarmante decisión es seguir tomando el hilo nacionalista que Trump prometió desde que estaba en campaña. Según el presidente, seguir formando parte del tratado implicaría tomar medidas que perjudicarían la economía estadounidense y que le costaría trabajos a los americanos. Dijo también que no permitirá que diplomáticos arrodillen a su hermoso país mientras él sea presidente, “sorry”.

La decisión fue tomada luego de una gran presión hecha por parte de 22 senadores republicanos que firmaron una carta exhortando al presidente a tomar esta decisión. Estos impulsaban a Trump a hacer un “clean exit” del tratado.

El mundo entra en pánico considerando que la salida de este gran emisor de gases invernadero y su falta de compromiso con el ambiente, significa que todos los países deberán trabajar más duro para alcanzar las metas ambientales para 2030.

Según la ONG Climate Interactive, con la salida de EEUU del tratado y el hecho de que van a dejar de implementar medidas, a este ritmo para el 2100 la temperatura por culpa de Estados Unidos va a subir 0,3C, lo que traería por sí solo olas de calor, un incremento significativo en el nivel de mar y la extinción de ecosistemas, nada más.

Como era de esperar, la decisión no ha sentado muy bien con mucha gente. Prácticamente con nadie.

El expresidente Obama dijo que “la nueva administración se unió a un puñado pequeño de países que rechazan el futuro”. 

El ex vicepresidente y ambientalista Al Gore calificó la decisión de “estúpida e indefendible”. 

El CEO de General Electric Jeff Immelt añadió que “el cambio climático es real y ahora el sector industrial debe liderar”. 

Bernie Sanders por su parte solo dijo molesto que “esto es una desgracia internacional”.

El ex gobernador del estado de California, Arnold Schwarzenegger grabó el siguiente video para iniciar una campaña:

El pueblo estadounidense no esperó para iniciar protestas y las redes sociales se encienden con mensajes de odio por parte de todas aquellas personas que quieren pues, vivir y tener descendencia en la tierra.

Aunque no hay penalización por salirse del Tratado de París por parte de la ONU, parece que las personas si quieren cobrarle a Trump esta decisión.