Piratas del Caribe 5 podría filtrarse antes de su estreno.

Hackers, los eternos enemigos de todo el mundo; son ellos los que han destruido empresas, manchado irreparablemente la imagen de ciertas personalidades y divulgado información secreta que muchas veces el Internet no estaba preparado para ver.

¿Quién crees que está detrás del link que envió tu tía por una cadena de WhatsApp? ¿O la felicitación por ser el ahora feliz acreedor de un millón de dólares por solo llenar una encuesta que sospechosamente apareció en tu junk mail? Solo toma un par de clicks en la comodidad de sus casas y listo, acceso directo a correos, smartphones y datos de inteligencia.

Hay muchos más hackers de los que creemos. Sino, solo basta leer las noticias: hackeos en Yahoo, ciberataques en 150 países, hackeos electorales y ahora, hackeos en Disney.

Bob Iger, presidente ejecutivo de Disney, confirmó a principios de esta semana que la próxima película de la industria, Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales, había sido robada y el grupo de personas implicado estaba pidiendo una “recompensa” para no publicarla en Internet antes de su estreno.

Iger, en nombre de Disney, aseguró que bajo ninguna circunstancia la empresa cedería el pago, por lo que si querían filtrar la película, lo hicieran. Una respuesta bastante parecida a la que ofreció Netflix cuando los hackers amenazaron con publicar la última temporada de Orange Is The New Black si no pagaban un rescate. Solo que ya sabemos cómo terminó eso, Netflix no pagó ni un centavo y los capítulos se filtraron.

Al parecer, The Walt Disney Company ya está trabajando junto al FBI para atrapar a las mentes detrás del robo. Mientras que, según el informe, los hackers amenazan con hacer públicos los cinco minutos del film, luego 20 minutos más, y otros 20 más, hasta que sus demandas fuesen cumplidas: “una gran cantidad de dinero” en Bitcoins, la moneda electrónica.

Considerando que la fecha de estreno de Piratas del Caribe es el 24 de mayo, es de esperarse que los hackers se manifiesten antes de que las salas de cine se llenen. Aunque por las declaraciones de la compañía, prefieren que se filtre antes de que tengan que pagarle al oficio que han criticado durante años por ser una “fuerza” corrupta.

De todos modos, el tiempo se agota y el FBI está en camino. Lo único seguro es que ya Piratas del Caribe se ahorró la inversión en prensa gracias a los piratas cibernéticos.