La ola de denuncias no se detiene

Después de ver An Open Secret, un documental sobre la pedofilia en Hollywood, no necesito mucho para creer que Bryan Singer, el director de X Men, está involucrado en abusos a nivel de Weinstein. Pero a un nivel parcial, los rumores no van más allá de una cuestión de apariencias, alegatos, y “dime con quién andas y te diré quien eres”. Puede explotar algo terrible o puede que nunca haya nada más que susurros.

El documental originalmente salió en 2014 pero nunca recibió ofertas de distribución así que luego del escándalo de Weinstein, los creadores lo abrieron al público vía Vimeo. La historia se centra en 5 hombres que fueron actores de niños y abusados por sus managers, o fotógrafos o todos al mismo tiempo. Al centro de todas las acusaciones está DEN, una compañía ahora inexistente, que intentó hacer contenido online para adolescentes en los 90’s. Los creadores eran Marc Collins-Rector, su novio 15 años menor, Chad Shackley, y un actor adolescente, Brock Pierce, que Bryan Singer le presentó a la pareja. El ex presidente de DEN es un actual ejecutivo de Disney, David Neuman, donde Singer era uno de los inversores.

Durante los 90’s los 3 cofundadores de DEN vivieron en una mansión en la costa oeste donde daban fiestas increíbles para “productores” de DEN y los niños aspirantes a actores. Collins-Rector frecuentemente los instaba a tomar, y la regla para nadar en la piscina de noche era que lo hicieran desnudos. Un invitado frecuente era Brian Peck, un extra/actor frecuente en programas de Nickelodeon que en 2004 fue condenado y acusado de abuso a un menor, y por cierto, el tipo sigue trabajando con niños y Singer le pidió que hiciera el DVD commentary de X-Men junto a él.

Las fiestas de DEN terminaron a finales de los 90’s cuando Collins-Rector fue llevado a juicio acusado de transportar a menores a través de estados con el propósito de tener sexo con ellos. Cuando fue acusado, Collins-Rector huyó a España junto con sus socios. Se ocultaron durante 2 años hasta que Interpol los encontró en Marbella junto con armas y pornografía infantil. Cuando por fin regresó a los Estados Unidos se declaró culpable y se registró como un sex offender. En 2006 pidió permiso para viajar al Reino Unido a tratar un tumor en el cerebro y jamás volvió. Eventualmente renunció a su ciudadanía, y en el 2007 intentó casarse con su nuevo novio que apenas cumplia 18 años. En el 2008 fue visto en República Dominicana y aunque supuestamente está execrado de la sociedad, pareciera que sus socios siguen trabajando con él, solo que no abiertamente. Mientras, sus víctimas se recuperan del alcoholismo, depresión, e intentos de suicidio.

Y ok, todo esto es sobre amigos de Bryan Singer, no Bryan Singer per se. Digamos que el tipo para nada se dio cuenta que su círculo de amigos estaba lleno de pedófilos con una fascinación por violar a preadolescentes. Pues, Singer también ha sido acusado:

En 1997 un niño de 14 años demandó a Singer diciendo que durante la filmación de Apt Pupil obligó a todos a estar desnudos en la ducha durante horas. La demanda fue desestimada por falta de evidencia.

Uno de los actores entrevistados en An Open Secret Mike E. (aka. Michael Egan) de hecho demandó a Singer en el 2014 alegando que lo violó en una fiesta en Hawaii cuando tenía 17 años además de obligarlo a consumir drogas. Ese mismo año Egan retiró la demanda, no por falta de méritos, sino porque no podía encontrar a alguien que lo representara.

Semanas después de Egan, otra persona en condición de anonimato acusó a Singer y a su amigo Goddard, productor conocido. Según el adolescente, en el 2006 Singer intentó tener sexo con él y al negarse Goddard hizo que una especie de “guardaespaldas” lo golpeará. Una vez debilitado, Singer lo violó. La corte eventualmente desestimó la demanda.

Buzzfeed hizo una investigación ese mismo año con respecto al comportamiento de Singer y sus fiestas conocidas por estar plagadas con adolescentes. Hay una insinuación que con todas las drogas constantes, y la cantidad de niños, hay algo raro pasando. Pero la fuente se esfuerza por pintar a Singer como un pobre hombre “tímido” siendo acusado por una agenda “homofóbica”. Homofobia o no, el comportamiento es raro. Singer es un hombre de 52 años que necesita llenar su casa con chicos guapos de 19 (más de 20 y vas para afuera) pero no puede hablarles porque es “demasiado tímido” entonces sus amigos “los consiguen por él”. Es “tan tímido” que hasta necesita emborracharse para hablarles. Después de cierto punto la fuente anónima hace su mejor esfuerzo por señalar que Singer siempre pide verificar que los niños sean legales, incluso llegando a pedir identificación. Todo esto me deja con dos preguntas:

Si necesitas verificar a través de documentos legales la edad de alguien por lo joven que se ve, ¿no es demasiado joven? Evidentemente los gustos de Bryan Singer están en la línea de lo problemático. Su razón para no tener sexo con niños de 15 no parece ser que sería moralmente incorrecto tomando en cuenta la dinámica de poder, sino que hacerlo lo metería en problemas. No es que no se sienta atraído sexualmente lo cual lleva a mi segunda pregunta, ¿sabemos que no está actuando en sus impulsos? Singer es notoriamente difícil bajo la influencia del alcohol y llena su casa de niños siendo manipulados para creer que es perfectamente normal tener sexo con pedófilos de 50.