Bryan Singer está cada vez más cerca de caer como uno de los peores abusadores de Hollywood - The Amaranta
Tal vez Singer está teniendo problemas, pero es más probable que esté a punto de finalmente caer.

Hace casi un mes te hablamos de los rumores sobre Bryan Singer. En síntesis esto es lo que pasa con el conocido director de X-Men:

Ver relacionados:

Bryan Singer puede ser el próximo Harvey Weinstein

Su círculo cercano de socios y amigos ha estado involucrado en alegatos de pedofilia. Muchos de esos alegatos han sido confirmados, y los perpetradores han cumplido condenas (o escapado de las mismas), otros son solo rumores. Singer como tal nunca ha sido hallado culpable de manera directa de las acusaciones en su contra, pero sí han habido tres demandas fantasmas y millones de cuentos sobre lo notoria que es su atracción hacia hombres peligrosamente jóvenes.

Hablamos de él en ese momento porque los rumores de que fuese el próximo Weinstein eran cada vez más fuertes. Por un lado estaba el documental An Open Secret, nadie en Hollywood quiso financiarlo pero que los productores lo hayan sacado gratis esa semana vía YouTube, y toda la historia implica fuertemente que Singer es parte de un ring de pedofilia.

Por otro lado el nombre de Singer estuvo trending en Twitter al mismo tiempo que el de Weinstein, gracias a personas como Jessica Chastain que se preguntaron públicamente cuándo se haría lo mismo con Singer. El director respondió borrando su cuenta de Twitter.

Después de eso todo estuvo en silencio, hasta esta semana. Esto es lo que ha pasado oficialmente:

Durante el fin de semana empezaron a aparecer reportes de que Bryan Singer no había vuelto después de Thanksgivings, al set de Bohemian Rhapsody, la película de Queen que estaba dirigiendo. Tomando en cuenta que Singer es conocido por ser difícil y desaparecer de los sets sin informar a nadie, no es algo muy sospechoso.

El lunes, Fox anunció que lo habían despedido por su “indisposición inesperada” y la tensión que había entre Singer y el actor principal de la película, Remi Malek. Luego dijeron que en realidad pararían toda la producción por lo que queda de año. Solo quedaban dos semanas más de rodaje. Esto suena mucho más al estudio tratando de deshacerse de su conexión con Singer y enfriando la película, que problemas genéricos con el director. Parar una producción de esa manera cuesta muchísimo más dinero de lo que podría haber costado esperar por Singer o seguir con otro director.

Ese mismo día ocurrió algo más sospechoso todavía. Simon Halls, el publicista de Singer desde hace 4 años, lo despidió como cliente. Ahora el único contacto para el director es por medio de su abogado.

A través de su nuevo publicista/abogado, Singer dijo que su desaparición del set se debía a un problema de salud con uno de sus padres. Había pedido permiso para ausentarse, el estudio no lo permitió y lo botaron.

Si todavía no te parece sospechoso, la productora de Singer, Black Hat Harry, que tenía un contrato con Fox, está vaciando las oficinas que ocupaban con la compañía.

Extraoficialmente puede que lo que pasa es un poco distinto y mucho más siniestro. Al parecer, de acuerdo a blind items que acusaron correctamente a Weinstein antes del escándalo, el problema de salud del director es un ataque de pánico por las posibles acusaciones que pueden venir en su contra. El problema no fue su desaparición ni su pelea con Malik, sino una conversación con los representantes de Fox en la que le preguntaron si tenían algo de qué preocuparse y Singer no pudo darles la respuesta que esperaba.

Tal vez los padres de Singer están teniendo problemas, pero es más probable que esté a punto de finalmente caer como uno de los peores abusadores de Hollywood. Podemos a estar a una demanda de un “Weinstein Bingo”.