#AsíProtestoYo: Comediantes - The Amaranta

#AsíProtestoYo: Comediantes

En esta oportunidad nos quisimos enfocar en los héroes del “da dum tss”.
Author:
Publish date:
Untitled design (14)

La verdad siempre es lo más difícil de escuchar. En Venezuela, lamentablemente, la verdad es dura y caminarla se hace cuesta arriba. Vivimos en una dictadura represiva liderada por un carnaval de idiotas. Se irrespetan los Derechos Humanos, el sistema es corrupto y la constitución es un cero a la izquierda de sus propios creadores.

Por suerte, el venezolano ha sido bendecido con un arma a prueba de balas, útil en los tiempos más difíciles: el humor. Todos tenemos un tío imprudente, una conocida o un amigo que llamamos “Gordo” que nos hace partirnos de risa cada vez que abre la boca. Pero esas son las ligas menores. Hay un grupo de gente brillante que ha tomado este talento innato, lo ha perfeccionado, combinándolo con la inteligencia y la técnica, y lo ha convertido en un oficio. Este grupo, por supuesto, son los comediantes.

Este oficio no se encarga de maquillar la verdad mencionada anteriormente, al contrario, la acerca y te la embadurna en la cara. Te ayuda a encararla sin tener la motivación a taparte los oídos por causa de no querer escuchar más.

Encarar lo que está sucediendo es muchísimo más fácil cuando el humor te ayuda a asimilarlo, y entender que en un auditorio lleno de personas, no estás solo en esta lucha.

Protestar, en estos momentos, es mucho más que salir a la calle o hacer retweet. Sabemos que esta protesta, además de ser larga y fuerte, es diferente a las anteriores. No es un grupo de personas que consideramos “los valientes”, somos el pueblo unido de Venezuela el que se encargará de tumbar al grupo de delincuentes que llamamos gobierno.

Para lograr esto, todos debemos aportar desde lo que sabemos hacer; por eso en The Amaranta creamos un espacio llamado #AsíProtestoYo para arrojar luz a las diversas formas en las que podemos expresar nuestro descontento.

Relacionados:

#AsíProtestoYo: Músicos venezolanos

#AsíProtestoYo: Fotógrafos

#AsíProtestoYo: Educadores

#AsíProtestoYo: Venezolanos en el exterior

#AsíProtestoYo: Médicos

#AsíProtestoYo: Mamás

#AsíProtestoYo: Estudiantes

En esta oportunidad nos quisimos enfocar en los héroes del da dum tss.

Estas fueron sus dos preguntas:

  1. ¿Se protesta en la comedia? Si es así, ¿cómo?
  2. ¿Protestas en tus rutinas?

Nanutria

1. Sí se protesta en comedia. Ni siquiera en política específicamente, en general porque la comedia se basa en pensar lo que le parece o raro, curioso o que está mal acerca de las cosas. Se supone que al decir eso se está lanzando una crítica desde su perspectiva acerca de cualquier tema. Así que cuando uno habla sobre política, economía, la inflación, o cualquier cosa se está haciendo una crítica, y asimismo protestando. Puede ser una crítica positiva o negativa, pero siempre es una crítica. Es lo que da risa, su forma de trabajar y su esencia. En el caso de Venezuela particularmente, como el sistema está tan viciado y malo, obviamente todo lo critica y la comedia que se genera lo ataca. Creo que sí es una forma de protestar; también creo que es una forma en la que la gente acepte la protesta más porque está escondida en el chiste.

2. Sí protesto en mis rutinas. Protesto sobre la inflación, sobre el machismo; utilizo los chistes para plantear mi punto de vista de manera que de risa. Lo intento hacer siempre así. He protestado contra los brackets -que es una cosa horrible que la ciencia debería mejorar-. Con el caso particular de la política (aunque no soy un comediante político), al criticar que todo está muy caro, muy peligroso, que nadie le hace caso a la ley, que la policía hace lo que le da la gana, todo es como una forma de protestar de que uno no está de acuerdo. Siempre es importante dejar claro con el humor con lo que uno está de acuerdo y con lo que no. Eso es lo que hace que la gente se sienta identificada.

Chucho Roldán

1. Sí, siempre se ha hecho incluso antes de las protestas de este año. Hay muchos comediantes que siempre han hablado de política de forma crítica y ese es un modo de protesta. Al hablarle a una audiencia, con chistes, sobre lo mal que hace el gobierno es un modo de protesta.

2. Yo en las rutinas de Stand up no lo hago mucho porque mi trabajo en El Chiguire Bipolar y en Plop Contenido siempre se ha inclinado en el humor político entonces en mis rutinas lo evitaba para no repetirme. Este año lo he hecho más, pero tampoco es una característica fuerte de mi rutina. En redes sociales sí he hecho mucho más humor político porque en redes sí sentía que hacía falta hablar de esas cosas.

¿Sientes un compromiso al difundir esta información, o es más catártico en tu experiencia?

Parte y parte. Hace un tiempo hacía unos videos que eran bastante informativos, en ese momento lo hacía por compromiso. Luego entramos en la fase de dictadura completa y ahí ya no había más nada qué decir. Esto es dictadura entonces todo lo económico y social se enmarca ahí y la gente está mucho más clara. Lo que he estado haciendo estos últimos 2 meses sí ha sido más catártico y por eso ha sido menos. Trato de hacer las cosas con cabeza más fría también porque ahorita cualquier mensaje se riega bastante.

La Nadia María

1. El humor es protesta, cada cosa que se dice o se hace en la comedia es protesta. Sin importar en cuál género se expresa la comedia está cargada de mucha o poca protesta. Sutil o directamente. En teatro de humor, en stand up, en sketch, en impro, es un medio para expresar "sentires" y el medio más idóneo para hacer protesta. Uno como comediante tiene dentro de la comedia status bajo por naturaleza y eso te permite decir y hacer mucho.

Y ahí el público se identifica, positivamente, al verse reflejado en tu protesta; o negativamente, al no estar de acuerdo con ese punto de vista.

En el caso del stand up o de la impro, que son mis géneros, en cada palabra hay una protesta, bien sea de stereotipos, de política, de sociedad, de cultura, de religión; de lo que quieras expresar, ahí haces protesta.

2. Ultimamente, y muy en contra de mi estilo, protesto políticamente hablando, es imposible no hacerlo en el país que estamos viviendo. Y esa protesta me sirve de aporte y de desahogo. Antes (y espero que también después que caiga el chavismo) hacía protesta de stereotipos, de clichés, de falta de criterio; porque son temas que me gustan, soy una gorda en un país de misses, desde que tengo uso de razón ando rompiendo estereotipos, pero luchando para que la gente lo vea; la rigidez de pensamiento social es difícil de romper y Dios! cuanto daño nos hace.

Nadie que se haga llamar comediante puede decir que su humor no es de protesta, si lo dice, está pelado, no hace humor. Uno crítica y protesta con coherencia sin importar bandos (y no sólo hablo de bandos políticos). Yo agradezco a la vida ser comediante y poder protestar desde mi micrófono y desde mis chistes.

¡Resistencia Venezuela! De esto saldremos pronto y esta vez ganaremos los buenos.

Nacho Redondo

1. La comedia es protesta. No hay nada más quejón que un comediante; es su trabajo. Nosotros tenemos esa maldición de sobreanalizar y observar cosas para poder decir que está mal en ellas. Es la naturaleza del oficio.

2. Sí, pero mi sistema no estaba hecho para entrar en humor político en mi rutina de stand up. Era algo que estaba destinado para cuando escribo para otros comediantes como Chataing. No es mi terreno preferido. Pero es algo que he tenido que ceder ante la censura de los medios tradicionales. Me toca. No me gusta, pero tengo que hacerlo.

Es decir, sientes compromiso al compartir esta información? O lo haces para que la audiencia haga catarsis?

Siento la necesidad de usar la influencia que tenga para educar criterio. Mi mayor frustración con la gente en Venezuela, es que el debate está "demonizado". Nadie tiene criterio propio. Creen cualquier cosa que les lance su tía Magally por voicenote.

Yo tengo opiniones que a veces no se encuentran con todos, pero al menos despierta el debate y esa mini educación me satisface.

Bobby Comedia

La comedia se basa en los problemas que vivimos. El comediante toma lo que está mal, lo que no funciona, lo que le duele, y lo transforma de manera tal que cuando lo dice produce risa.

Sin duda el humor político es una crítica al modo de cómo usan la política los que tienen el poder, pero también cuando hablas de tu relación, de lo mal que te fue en un restaurante o en una clínica, estas protestando contra la menta que el mundo hace ciertas cosas.

Hago humor sobre la situación del país y dejo muy marcado cuál es mi punto y por qué me parece que está mal. Protesto contra lo que sucede en Venezuela, pero también por cómo las mujeres tratan a los hombres, los niños tratan a los padres, lo difícil que es adelgazar, lo duro que es el bullying y muchos temas más que son importantes para mí.

Ron Chávez

La comedia tiene la particularidad de que puede atacar lo que sea, pero hay que hacerlo de manera inteligente a través de la observación y la crítica. La comedia se enfrenta al poder, estando uno como comediante de cualquier lado de los elementos del poder.

Yo no tengo rutinas como tal, porque improviso. En esas improvisaciones la mayoría de las veces me inspiro en lo que el público me diga. Si tiene que ver con algún elemento sobre el cual se pueda protestar, pues protesto. El comediante siempre da su opinión. He criticado -incluso en estos momentos de tanta polarización-, posturas de oposición y oficialismo (obviamente más la del oficialismo). Sin embargo, no es algo que yo busco. Me gusta que mi espacio sea un oasis de relativo descanso del bombardeo político que nos invade. En ese sentido sí trato de evitarlo, pero si sale no lo dejo de hacer, a menos que me provoque porque a fin de cuentas es mi trabajo, en el cual tengo que ser libre de hacer lo que quiera, sino no me sentiría cómodo.

Alejandra Otero

1. Sí se protesta en la comedia. Tengo un ejemplo claro, lo viví ayer. Fue un evento que hicimos en la Quinta Bar de Probando Material (10 comediantes prueban rutinas nuevas de 5 minutos). Hicimos un show especial a beneficio de Primeros Auxilios de la UCV. Fue idea de uno de los comediantes; dijo que si muchos habíamos suspendido tantas funciones por la situación actual, ¿por qué no hacer algo desde lo que sabemos hacer por un grupo que se han convertido héroes de estos días de protesta? La Quinta Bar estuvo a reventar, la gente solo tenía que llevar un monto en efectivo o en un punto de venta (no había monto en específico). Fue tan exitoso que tuvimos que hacer dos funciones seguidas. Fue súper emocionante ver un grupo de comediantes reunidos -que no necesariamente trabajamos todos juntos-, trabajando por una causa que al final nos ayuda todos. Aportar desde lo que sabemos hacer. Creo que esa fue una especie de protesta, porque es ocupar un espacio desde el humor, reuniendo a toda la gente que quiera venir a aportar para una causa que ha sido fundamental en esta lucha.

2. Justamente ayer y casi todo este mes y medio solo he tenido como 3 funciones. La de ayer, y otra del Trasnocho que tenemos Nanutria, La Vero Gómez y yo. Decidimos hacerla porque es importante usar los espacios que tenemos. Ese día hicimos un show distinto, usando mi rutina metiendo mucha actualidad de lo que está pasando -100% humor político-, cosa que no suelo hacer. Por más que sí meta chistes, nunca hago una rutina 100% política, pero sentí que ahorita lo ameritaba, tanto para mi como para el público. Drené un montón también porque te ríes de la verdad. Todo lo que dije -por más de decirlo en formato de chiste-, desde la admiración imitar a María Corina o Lilian, como desde la crítica a una Tibisay. Creo que la gente la agradece porque conectas con un sentimiento positivo -que es la risa-, sin dejar de encarar la verdad. Pizarro que fue ayer a apoyarnos estaba encantado porque era ver a un montón de gente reunida, conectando con algo positivo que es el humor, mientras dejamos un mensaje desde nuestros puntos de vista. Coincidimos que todo fue un mensaje esperanzados de unidad y de seguir. La gente salió recargada de energía para salir -que era nuestro objetivo-, y el montón de donaciones que recibió la gente de Primeros Auxilios.

Es cierto que la situación que vive Venezuela en este momento no es cómica y podría lograr que cualquiera que no haya nacido en este país entre en un estado de demencia al intentar entenderlo. Sin embargo, siempre agradecemos a aquellos que lo hacen un poco más tolerable para soportar por más tiempo, porque esta ruta es definitivamente larga.