Y que todavía es menor de edad

Veterinario, maestro, presidente o astronauta, eran las respuestas que dábamos todos de niños cuando la profesora de preescolar nos preguntaba: “Niñitos, ¿qué quieren ser cuando sean grandes?”.

Siendo todas estas opciones una premisa demasiado lejana a la realidad, diez años después la idea de gobernar un país con hiperinflación se fue alejando poco a poco mientras te ibas interesando más en los números para estudiar Ingeniería.

Pero como siempre está la excepción a la regla, hace unos días nos topamos con una niña de Louisiana, EE. UU., que desde los tres años quiere ser astronauta, y hasta ahora puede ser la primera persona en pisar Marte.

Alyssa Carson de 17 años y con una persistencia envidiable, cuando apenas tenía tres años de edad, e influenciada por una serie de Nickelodeon llamada Los Backyardigans, le dijo a su papá que quería ir a Marte.

Pues él la escuchó y metió a su hija en un campamento espacial.

Ver relacionadas:

Ver a mujeres en la ciencia ya no debería ser raro

Las mujeres a las que no les dieron crédito

¿Mujer y tecnología se juntan?

Así como cuando tú y tu hermanito se pasaban el verano en los llanos venezolanos llenos de barro, pues Alyssa estaba entrenando con la NASA para ir al espacio.

Alyssa pasó por los tres campamentos de la NASA alrededor del mundo, siendo la primera persona en asistir a todos, como también, a los 12 años, la primera persona en completar el Passport Program de la NASA; una colección de estampillas recolectadas en los 14 centros de la organización en Estados Unidos.

Su proyecto actual consta en pisar Marte a través de la misión Mars One; un plan independiente con la finalidad de llevar una colonia humana al planeta por primera vez para el año 2030.

O sea, para ese momento, probablemente todos estaremos afrontando alguna crisis marital o familiar, mientras Alyssa estará pisando por primera vez otro planeta.

Con menos de 18 años, Alyssa fue la primera persona de su edad en ser aceptada en el Advanced Possum Academy, el bachillerato del espacio, siendo también la más joven en graduarse. Por lo tanto, esta niña, a la que legalmente le faltan cuatro años para tomarse una cerveza en su país, está lista y certificada para pisar el espacio. Solo tiene que esperar a cumplir la mayoría de edad.

Y tú, tienes 21, te faltan dos años de carrera, odias estudiar porque quieres que tu esposo te mantenga toda la vida, y te la pasas llorándole a tus amigas por pleitos con tu novio.

Tomemos el ejemplo persistente de Alyssa al momento de pensar en decisiones de vida o ver qué carrizo estamos haciendo para ser productivos; ya que mientras lamentamos el dolor de cabeza de un domingo enratonado por la mañana, Alyssa probablemente está estudiando y pensando qué va a hacer en Marte dentro de 12 años.