¿Cuándo será el día en que palestinos e israelíes podrán convivir en paz?

Recientemente en la Franja de Gaza se produjo un enfrentamiento entre palestinos y tropas israelíes, debido a la Marcha del Retorno que resultó en 34 palestinos muertos y 360 heridos.

El FDI (Fuerza de Defensa de Israel) negó su participación en este incidente y aseguró que ellos no abrieron fuego contra los palestinos, que al parecer el 80% fueron confirmados como parte de Hamás, una organización terrorista de ideas antisemitas, nacionalistas e islamistas, que controla la Franja de Gaza desde el 2007.

Sin embargo, ONG palestinas, israelíes e internacionales han condenado el “uso desproporcionado de la fuerza contra civiles desarmados” y el secretario general de la ONU Antonio Guterres, ha pedido una investigación "independiente", debido a que el ejército israelí aseguró que investigarán la actuación de sus soldados desde el 30 de marzo.

Soldado israelí dispara a un palestino

Para nadie medianamente informado es un secreto que Israel y Palestina tienen una relación tensa desde hace años, una prueba de eso fue la polémica que generó la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, pero es posible que todavía nos quedan algunas interrogantes sobre este conflicto.

¿Qué es la Marcha de Retorno?

Es una protesta que comenzó el 30 de marzo y que conmemora a los seis manifestantes palestinos asesinados por las fuerzas de seguridad israelíes durante las protestas de 1976 por la confiscación de sus tierras.

Algunos manifestantes lanzaron piedras, cócteles molotov y quemaron cauchos. Otros intentaron penetrar la valla que separa a ambos territorios, por lo que militares israelíes respondieron con balas y gases lacrimógenos.

Esta manifestación tendrá una duración de seis semanas, pues terminará el 15 de mayo, día de la Nakba (catástrofe).

El origen del conflicto

En parte, la culpa de esto la tiene el Imperio Romano cuando expulsó a los judíos de su tierra en la antigüedad y el antisemitismo que reinó en Europa durante el siglo XX y que hizo que cobrara fuerza el movimiento sionista, que buscaba establecer un Estado para los judíos.

Recordemos que ese territorio que es la causa de la disputa entre Israel y Palestina es una tierra considerada sagrada por las tres religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e islamismo).

El papel de Reino Unido en el pasado

En cierta medida, Reino Unido también tiene responsabilidad en este conflicto porque al desintegrarse el Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial, el territorio de Palestina pasó a ser administrado por los británicos, quienes hicieron diversas promesas a árabes y judíos que al parecer no cumplieron.

Tras los horrores del Holocausto, la presión por la creación de un Estado para los judíos aumentó, por lo que se decidió dividir el territorio para palestinos e israelíes y el 14 de mayo de 1948 nació el Estado de Israel.

¿Qué es la Nakba?

Claramente este nuevo Estado no le hizo gracia a los árabes; por lo que Israel, Egipto, Jordania, Siria e Irak invadieron el territorio y se desató la primera guerra árabe-israelí, conocida por los judíos como guerra de independencia o liberación.

Así comenzaría esta lucha de nunca acabar por la “tierra prometida” para los judíos y la llamada Nakba (que significa “catástrofe” o “destrucción”) para los palestinos, pues 750.000 de ellos huyeron a países vecinos o fueron expulsados por tropas judías.

¿Cómo es la situación en Gaza?

De acuerdo con la ONU, esta franja está a punto de colapsar debido a que el desempleo es del 44%, el acceso al agua potable es mínimo y los cortes de energía de 12 horas al día amenazan los hospitales.

Además que solo el 54% de las solicitudes de permisos médicos para cruzar a Israel fueron aprobados el año pasado, lo que causó la muerte de 54 palestinos durante el 2017, según la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Como podemos ver esto no se puede reducir a una historia simple, al mejor estilo Disney, que terminará en un “vivieron felices por siempre”, pues el Medio Oriente es muy volátil debido a conflictos complejos que se caracterizan por fanatismo religioso, terrorismo y rivalidades milenarias que imperan en la región y claramente la pelea entre Palestina e Israel no podía ser la excepción.