Necesitamos nuevos símbolos patrios

Necesitamos nuevos símbolos patrios

Llevamos 208 años de independencia en esta bonita, tumultosa y caótica tierra que llamamos Venezuela.

Querida, maltratada, con momentos de encanto, canciones que la glorifican, hombres que la veneran, otras que la envidian, gente que abusa de ella, extranjeros que la encantan, sabroso y bueno es nuestro país, tal cual como una típica protagonista de telenovela.

En más de dos centenares de años, las cosas que nos representaban y aquellas que compaginaban con nuestra identidad nacional puede que hayan cambiado. A fin de cuentas ya no se usan patillas, las espadas no son muy prácticas para llevar en moto y usar vestido con corsé no es muy práctico para montarse en el metro.

Por tanto, en un espíritu patriótico y millennial hemos decidido dar con un nuevo listado de símbolos patrios que guarde más coherencia con la contemporaneidad.

Bandera Nacional

El icónico tricolor amarillo, azul y rojo que representan las riquezas del país, los mares que rodean nuestras costas y la sangre que derramaron nuestros libertadores, respectivamente; será sustituido por amarillo araguaney, que es lo que ahora abunda en vez de riquezas, azul Los Roques por el archipiélago más sifrino y espectacular que poseemos y rojo arr*chera como cuando te das cuenta que el efectivo solo alcanzó hasta la persona que estaba frente de ti en la cola del banco. Se mantiene la misma gama de colores aunque en tonos distintos, porque qué flojera botar todas las pulseritas que nos regalaron nuestras tías con la bandera.

Las siete estrellas serán siete cocos abiertos, reconociendo la fuerte moda de adoración a este fruto de palma, y serán reorganizadas en forma de arco invertido para que parezca una carita felíz, porque a pesar de todo, seguimos gozones.

El Himno Nacional

El Gloria al Bravo Pueblo de melodiosa tonada por Vicente Salias y Juan José Landaeta, el cual narra de manera ambigua y poco comprensible la historia del pueblo venezolano en la época de emancipación política, es un ladrillo musical para bachilleres a quienes le obligan a entonar dicha canción todas las mañanas, mientras medio dormidos fingen ser patriotas y honestos justo antes de robarse la clave del examen de física.

Por tanto, será reemplazado por cualquier canción de Guaco, Voz Veis y/u/o Chino y Nacho. El hecho de que todos estos icónicos grupos musicales se separaron, enseñará la fragilidad de los bienes venezolanos y su potencialmente efímera belleza.

De candidatos tenemos a La Cremita (con propósitos de prevenir el cáncer de piel), Aunque sea poco (para enseñar a valorar el dinero) y Me quemas (porque es el merengue que ponen en todos los matrimonios y alguien debería aprendérsela completa).

El Escudo Nacional

Formalmente llamado Escudo de Armas de la República Bolivariana de Venezuela de más de dos siglos de antigüedad es también un emblema no tan representativo de la Venezuela contemporánea.

El cuartel de la izquierda, rojo y con cuantos mieses como estados tiene el país, representan unión y riqueza soberana. Este será sustituido por el rojo arrech*ra antes mencionado, con un manojo de cuantas empanadas puedan ser engullidas por el venezolano promedio luego de una cocada “full pata”, simbolizando perseverancia y pues, también riqueza.

El cuartel de la derecha de color amarillo en el que figuran una espada, un arco y una flecha, una lanza y un machete entre dos banderas entrelazadas sostenidas por una corona de laureles que simbolizan triunfo; serán reemplazadas por el amarillo Araguaney en el que se postrará la cara de Edgar Ramírez con una corona de laureles para representar lo mismo.

El tercio restante que es el inferior, azul y en el que hay un caballo que nadie decide definitivamente si debe ir viendo hacia adelante o hacia atrás, será cambiado por un chigüire bebé, que es bien simpático y también puede representar la libertad si le dan el chance. Además nadie ha visto a un chigüire viendo hacia atrás así que problema resuelto.

Las frutas que coronan el escudo ahora serán mangos, cambures y piñas, porque esos son los que abundan ahora. La rama de olivo que significa paz, ahora será el cuatro de Simón Díaz porque si hay algo en lo que todos los venezolanos concuerdan es que el tío era lo máximo. La palma que representa la victoria ahora será un balón de fútbol pateado en nombre del equipo de fútbol femenino de la sub 20, porque esas chamas son unas duras.

La cinta que bordea el escudo en el que se exhiben la frase: “19 de Abril de 1.810 – 20 de Febrero de 1.959 – Independencia – Federación – República de Venezuela”; ahora enmarcará “23 de Agosto de 2.009 – 2 de Marzo de 2.014 – Estefanía y Dayana ganaron el Miss Universo – Jared Leto dijo “Venezuela” en los Oscars – Vaciladera – Emprendimiento y lucha – Venezuela”

Nuevos Símbolos Naturales

Ave Nacional

El no tan popular turpial que canta al amanecer, será sustituido por el influencer de redes sociales: la guacamaya caraqueña. Esta ave de colores turquesa y amarillo intenso, vuela y vive en parejas, razón por la cual el país se pone medio romántico a las 4:00p.m. cuando estas salen a su vuelo doméstico diario. El amor es bonito celebrarlo de vez en cuando.

Flor Nacional

La costosa orquídea Flor de Mayo, será ahora la Hibiscus Rosa o mejor conocida como Cayena, porque se da en todos lados y los niños siempre se la llevan a su mamá.

Árbol Nacional

Dejaremos de un lado el Araguaney para abrirle paso al Chaguaramo que corona playas y una popular ruta al recinto del ron, licor preciado de nuestra patria.

Insecto Nacional

No es mentira, esto existe. Es el Cocuyo o Luciérnaga y será reemplazado por la Mariquita que es el único insecto que no hace que las sifrinas digan “asco”.

Pez Nacional

También existe y es el Pavón. Se reemplazará por el Parguito porque sabe mejor frito.