‘Let's get meaty’

¡Hola! Soy Fenchu. En esta oportunidad, #MonchandoConFenchu cambia su formato un poco, ya que en los próximos artículos estaré degustando tres restaurantes de carnes, que titularé Tríptico de Carnes. Empezando por la estrella de este jueves, Novillos. Vamos con la reseña:

Ver relacionados:

#MonchandoConFenchu en ‘La Máscara’

#MonchandoConFenchu en ‘Sunny’

Normalmente soy un poco escéptica de los lugares de carnes. No pienses que no soy fanática de un plato bien preparado a término medio, pero simplemente pienso que muchas veces este tipo de lugares no son muy creativos con su propuesta más allá de la carne. Decidí hacer este Tríptico de Carnes para aventurarme más hacia este mundo gastronómico, que abandoné hace un tiempo y muero de ganas por retomar. 

Empecé entrando por las puertas de Novillos Grill, donde debo decir que la atención fue espectacular desde el momento que estacioné el carro. El ambiente está muy bien logrado, siguiendo una línea bastante tradicional de estilo de restaurante. 

Hay un bar para los que vienen por una copa y algo de picar. 

Hay un bar para los que vienen por una copa y algo de picar. 

Hay salas para personas que desean reservarlas para un evento, y mesas de pocos comensales también, así como un bar para los que solo vienen por una copa. 

El menú ofrece una variedad de platos que me sorprendió un poco, listando platos típicos de este tipo de restaurant (ej: ensalada César), algunas sorpresas venezolanas (ej: tequeños de yuca), y un spray de platillos portugueses como las espetadas, un pan típico, entre otros. 

De entrada, me sirvieron dos platos:

  • Tequeños de yuca: Como un cruzado entre un buñuelo y un tequeño. Estaba buenísimo. Lo suficientemente crunchy como para ser satisfactorio y con suficiente queso como para estar buenísimo. 
  • Pastelitos de carne: Simple y tradicional. Perfectamente logrados y con una mermelada de ají dulce que le iba muy bien. 

De plato fuerte nos sirvieron las espetadas y algunos acompañantes:

  • Espetada de pollo y carne: Estas vienen individualmente separadas por tipo de proteína, y las cuelgan de un gancho para que cada comensal se sirva cuanto quiera en su plato. Estaban muy ricas, con sabor a brasa. 
  • Ensalada de fresas, maní y queso de cabra: Esta ensalada estaba deliciosa. Un mix de ingredientes que no hubiese anticipado forman un plato refrescante para acompañar las espetadas. La ración de aderezo pudo haber sido menos para mi gusto, pero sé que hay muchos que la disfrutan así. 
  • Pan portugués típico: Es un pan hecho con harina pan con especias mezcladas en la masa. Es húmedo y seco a la vez. La textura me sorprendió muchísimo, nunca había probado nada parecido y fue una grata sorpresa. 

De postre nos sirvieron: 

  • Un clásico brownie con helado: Este clásico es muy difícil que falle. Estaba rico y bien logrado, como deberían estar todos los brownies. Sin embargo, para los que tengan ganas de aventurarse más les recomiendo el siguiente postre.
  • Tocinillo del cielo: Este tocinillo del cielo estaba GLORIOSO. Un mesonero me comentó que habían mejorado la receta tradicional y les digo que se nota. Es un mucho más cremoso y con un sabor más especial que todos los que he probado. Lo volvería a pedir sin pensarlo. 
Tocinillo del cielo

Tocinillo del cielo

En líneas generales, fue una experiencia muy buena. De esos restaurantes de los que sales tan satisfecho que sientes que puedes rodar hacia la puerta. Reitero que la atención fue muy buena, el sitio muy agradable con su aire tradicional y la comida excelente, lograda meticulosamente.

Salgo reencontrada con el mundo de las carnes, ya veremos qué será de mí al terminar este Tríptico de Carnes. 

¡Nos vemos el próximo jueves!