Una experiencia sensorial

¡Hola! Bienvenidos de nuevo a #MonchandoConFenchu, la columna en la que los llevo conmigo a monchar por ahí en los lugares más cool de Caracas.

En esta edición, #MonchandoConFenchu se traslada al Hotel Cayena, donde La Sibilla me recibió para disfrutar de las mejores experiencias culinarias que he tenido. Podemos empezar por varias cosas que definen al Hotel Cayena y por transferencia definen también a La Sibilla: excelente atención, experiencia personalizada, cuidado en los detalles y la más alta calidad. Todas estas características están insertadas inteligentemente en la experiencia, hasta en lo más pequeño, pero que realmente hace mucha diferencia en la vivencia del restaurante.

La Sibilla, si bien se subscribe a lo que mencioné anteriormente y lo cumple a la perfección, tiene su propio manifiesto, en el que se quiere transmitir no solo la cocina, sino también la culinaria italiana, especialmente la siciliana. Orquestado por el chef Carlos Camacho, quien cuida de la calidad y preparación de los ingredientes, insertando toques especiales que dan cuenta del cuidado de los detalles que tanto caracteriza al recinto y hacen de la experiencia de comer, una experiencia sensorial completa.

3CA788F8-EE9E-455D-9B8F-8FB1DC12E024

Es importante denotar que en esta reseña habrá dos recorridos. Ambos tienen una secuencia de platos especial, que se suceden armoniosamente uno tras otro y llevan una coherencia vivencial impresionante.

Ver relacionados:

Le pedí al chef que bautizara a ambos recorridos con sus nombres y así los llamó:

‘Tradizione del cuore (Tradición del corazón)’

Por la historia de cada plato, son platos de origen muy familiar donde se enaltece los valores de la familia cuando comen juntos.

  • Antipasti:
    • Asparagi e Uovo:  huevo a 63°C sobre espárragos merideños salteados con emulsión de mantequilla trufada.
  • Primi:
    • Rigatoni al Ragú di Salsiccia: rigatoni servido con ragú de salchicha al pomodoro.
  • Secondi:
    • Cosciotto D’Agnello con Risotto Verde: cordero braseado, servido con risotto de espárragos.
  • Dolci:
    • Millefoglie di Cacao: hojaldre de cacao, crema de chocolate, nougat y sal gruesa..

‘Viaggio a Sud (Viaje al sur)’

Por la trayectoria de tus platos que van desde Roma hasta Sicilia.

  • Antipasti
    • Tonno al Pepe Rosso in Succo di Pompelmo: tartar de atún sobre jugo de cítricos y pimienta rosa. 
  • Primi
    • Cavatelli Cacio e Pepe: cavatelli hechos en casa con Grana Padano y pimienta fresca molida.
  • Secondi
    • Pesce Impanato con Patate e Limone: filete de pescado blanco empanado con almendras y finas hierbas, servido con papas y salsa de limón.
  • Dolci
    • Pavlova: merengue relleno de cremoso dulce de leche, fresas y fiordilatte.

El antipasto del recorrido "Tradición al Corazón" fue este Asparagi e Uovo, un plato que nunca había visto antes. Su concepción es un juego de texturas que combina la emulsión de mantequilla trufada, con un huevo cocinado por una hora a 63 centígrados sobre espárragos merideños. La unión de todas estas texturas mantenía al plato sorprendente, ya que con cada combinación obtienes un resultado distinto.

El tartar de atún del menú "Viaje al Sur", era distinto a todos los que he probado antes. Primero, por la impresionante frescura del pescado. Segundo, por la combinación cítrica y aromática que lo acompañaba: la pimienta rosada, el limón, la reducción de toronja. El plato lo podía oler casi desde la cocina. Buenísimo.

Primi

La pasta que acompañó al menú "Tradición al Corazón" fue este rigatoni al ragú di salsiccia que era complejo, invadía el paladar con su combinación de sabores fuertes. Es un plato para aquellos que buscan una explosión de sabor, un plato atrevido. Estaba espectacular.

Por otro lado, los cavatelli que acompañaron el menú "Viaje al Sur" fueron el descanso del mismo. Un plato suave, amalgamado por queso y una salsa blanca sedosa.

Secondi

El cordero con risotto de espárragos es mágico. El cordero está cocinado por una obscenidad de horas que hacen de un resultado espectacular. Casi que soplas el cordero y se corta. El risotto lo acompaña buenísimo, recogiendo la salsa de destila del cordero. 

El pesce impanato con patate e limone fue el plato perfecto para continuar con el recorrido del menú "Viaje al Sur". Acompañado con pimienta rosada y toques de limón en la salsa, el pescado suave y jugoso termina mi recorrido aromático y sereno de platos fuertes.

Dolci

La milhoja, por si no es lo suficientemente evidente en la foto, es una obra de arte. Es la fusión perfecta de un plato francés con el sabor del cacao venezolano, que es claramente identificable apenas lo llevas a la boca. El juego de texturas es divertido, y dinámico. Cada bocado es distinto. Este postre es en cuerpo y alma, una de las huellas más importantes que deja el chef Carlos Camacho en La Sibilla. 

La pavlova de fresa es uno de los postres que más me gustan en el mundo y esta estaba exquisita. La mezcla de texturas, el dulce y el sabor de la fresa se unen para crear un postre no solo exquisito, sino perfecto para culminar con mi recorrido. Además, es de los pocos postres que es acompañado por el gelato fiordilatte, que es hecho en la cocina de La Sibilla (como debe ser). Ese gelato fue un viaje instantáneo a Italia. 

D60C77A7-31E3-45BF-81B9-271EA5BD81D7

Hay quienes piensan que La Sibilla es un restaurante "uptight". Después de una increíble experiencia puedo decir que es un restaurante dedicado a cada comensal, cada detalle y cada momento. El juego está en la comida y el dinamismo de los platos. La experiencia se convierte en lo que quieres que sea, y puedes contar con que La Sibilla te acompañe a que suceda. 

¡Hasta la próxima!