#MonchandoConFenchu en Brunuá

#MonchandoConFenchu en Brunuá

¡Hola y feliz jueves! Soy Fenchu. Bienvenidos a la tercera edición de #MonchandoConFenchu, la columna quincenal en la que los invito a monchar conmigo a un lugar de Caracas que me fascine lo suficiente como para profesar amor por él en la web. 

Ver relacionados:

#MonchandoConFenchu en Misenplas

#MonchandoConFenchu en Amelie

Así que vamos con la reseña:

Todos los comensales caraqueños millennials conocemos los lugares que suenan en las conversaciones y poblan nuestro feed de Instagram. Normalmente, son emprendimientos con muchísima calidad con un producto creativo y bueno. Todos en búsqueda de una experiencia relajada.

Sin embargo esta semana me fui por algo distinto: fine dining. Pero mejor: fine dining con sabores venezolanos, mis favoritos. 

Una vez que vi un post de Brunuá decidí que tenía que ser mi próxima aventura monchística. 

Los fundadores de Brunuá son Gustavo Blanco, su esposa Patricia Martí y su socia Ana Corina Arcia. Ese día me recibieron en su taller Gustavo y Patricia, mientras se preparaban para un evento que tenían al día siguiente. Entre el ajetreo de la cocina, me sirvieron 4 deliciosos platos:

  • Buñuelos de plátano maduro relleno con morcilla carupanera y salsa de ají.
  • Entrecote madurado con mantequilla de tuétano servido con papas rústicas y vegetales grillados.
  • Tequeños con mermelada de remolacha.
  • Ponquecitos de chorizo ahumado.

Los buñuelos logran a la perfección ese balance de salado y dulce que la comida venezolana hace tan bien. Este twist para los amantes de la morcilla (como lo soy yo), será aún más increíble para los que también son amantes del ají. Este buñuelo es como el hermano rebelde cool de los buñuelos tradicionales. 

El entrecote, a mi parecer, es un plato clásico, al que no se le necesita hacer mucho para que brille, dado que la carne siempre es la protagonista. Brunuá respeta este concepto, y lo eleva con una mantequilla de tuétano colocada por encima que agrega el saladito que le queda tan bien a la carne. Y bueno, you can never go wrong acompañando carne con papas rústicas.  

Los tequeños, si están elaborados correctamente, siempre serán deliciosos e impasables para cualquier venezolano. Sin embargo, lo que los lleva a otro nivel es el dip, muchas veces dulce para contrastar el sabor del tequeño. Brunuá aplica este concepto y sustituye la típica salsita de papelón por algo más creativo y sabroso: una mermelada de remolacha. 

Les puedo jurar que, sin importar si les gusta o no la remolacha, amarán esta mermelada con los tequeños. Personalmente, les dije que me podría llevar tupperwares llenos de esa mermelada para ponérsela a todo.

Por último, los ponquecitos de chorizo ahumado son un plato que, cuando lo escuchas, no puedes imaginar correctamente qué es lo que te van a presentar. El resultado, va de la mano de la historia que cuentan los platos anteriores, el dulce con el salado. Es un cupcake salado con pequeños trozos de chorizo ahumado y un no sé qué que le da ese toque dulzón característico de cualquier ponqué. Definitivamente una deliciosa y potente combinación.  

Siempre me ha fascinado la cocina creativa: el arte de mezclar sabores, colores y texturas que quizás no pensarías que irían bien juntas para formar una explosión que hace agua la boca. En mi opinión, Brunuá masterizó el arte de hacerlo con sabores venezolanos, utilizando la combinación dulce-salado y plasmándolo en sus recetas que tienen ese toque autóctono con su twist creativo, empleando los ingredientes característicos de nuestro país para hacer platillos de muy alto nivel. 

Para saber un poco más sobre Brunuá, hablé un rato con Gus y Paty:

¿De dónde viene el nombre?

Gustavo: Mi socia Ana Corina y yo hicimos una tormenta de ideas. Habíamos pensado en mil cosas, nos íbamos a llamar «Viva El Sofrito». Un día me pareció que estaba muy limitado, entonces pensé en hacer algo igual de latino con un enfoque más universal. Otro día me escribe: “Brunuá», que viene del nombre de un corte de vegetales francés llamado brunoise y me encantó. 

De ahí estuvimos peleando con el logo durante tres meses, hasta que dimos con el correcto para nosotros. 

¿Cómo son las modalidades para venir a comer a Brunúa?

Gustavo: Ahora tenemos dos: pueden ir a comer a nuestros almuerzos pop-up que hacemos en La Guapa normalmente, o nos pueden contratar para eventos privado desde una cena de 8 hasta 100 personas. Nosotros nos adaptamos, siempre con nuestros valores y conceptos por delante. 

¿Cuál es el concepto de Brunuá?

Gustavo: Si le vas a poner una etiqueta, nuestro core es alta cocina venezolana, pero va más allá de eso porque es más cocina creativa. Nos la pasamos desarrollando recetas, viendo cómo podemos adaptar voces de otros cocineros a nuestras despensa venezolana, cómo podemos traer algo de clase mundial con ingredientes locales, dándole nuestro twist. Es un concepto en constante evolución que se apoya de la creatividad de la cocina.

¿Qué ven para el futuro de Brunuá?

Gustavo: Quisiéramos tener nuestra propia locación, ese es nuestro norte ahorita. 

Patricia: No queremos irnos de Venezuela

Gustavo: Sí, como dijo Paty, estamos en la búsqueda de quedarnos en Venezuela y desarrollar nuestra cocina acá, que además es nuestro toque diferenciador.

¡Ya quiero ver el próximo menú que Brunuá sacará debajo de la manga! Síguelos en Instagram y Twitter para ver el próximo post de cocina creativa.

¿Tienen alguna recomendación para mi próximo #MonchandoConFenchu?