¡Oppa!

¡Feliz miércoles! Bienvenidos a otra edición de #MonchandoConFenchu, la columna en la que me acompañan a monchar a los lugares ricos de Caracas.

En esta oportunidad, #MonchandoConFenchu se monta en un avión gastronómico hacia los Balcanes, guiados por los dueños de Balkanes Gourmet, en especial, Myriam. Su visión se centra en llevar a sus clientes por un tour de la comida que comprende Los Balcanes, en especial la antigua Yugoslavia, Grecia, Rumania, etc. acompañado de comida fantástica hecha con mucho cariño, acuñando las recetas originales, y dándoles un twist personal. Su misión, por otra parte, es hacer que los clientes se sientan a gusto, atendidos por personas alegres disfrutando de un festín balcánico que será toda una experiencia.

Ver relacionados:

Nacido de la historia más bonita de amor, les presento Balkanes Gourmet:

Menú de la entrada

Menú de la entrada

Esto fue lo que pude degustar:

  • Entrada: 
    • Degustación de jugos de la casa sorpresa.
    • Tortilla de trigo con crema de berenjena.
  • Plato mixto extendido: 
    • Mousaka griega: pasticho de berenjena. 
    • Cevapcici: plato a la parrilla a base de carne picada en forma tipo chorizo. 
    • Pollo en salsa de yogurt.
    • Suflaky (Souvlaki): pedazos de carne grillada tipo pinchos con salsa de yogurt. 
    • Zatziztky: ensalada griega de pepino con aderezo de yogurt y ajo.
    • Ensalada de vegetales rostizados.
  • Postres:
    • Cheesecake con mermelada de guayaba. 
    • Sampler de nueces.
    • Bizcocho marmoleado.
    • Baklava con salsa de yogurt. 
Degustación de jugos y entradas

Degustación de jugos y entradas

Lo primero que viene a la mesa para todos los que visitan el restaurante por primera vez es una degustación de jugos por la casa que se hace por dos razones: ser divertidos y quitarle el miedo a las personas de pedir jugos con ingredientes originales. En esta degustación se deben adivinar los ingredientes que tiene cada jugo. No les diré la receta, tendrán que ir por su cuenta. Sorry, reglas sagradas de Balkanes Gourmet. 

Lo siguiente es esta creación maravillosa de una tortilla crujiente y divina con una crema de berenjena. Estaba buenísimo que no tienen ni idea, me comería como mil. 

Plato especial extendido

Plato especial extendido

El plato especial extendido es multifacético y divino, pero además es un muy buen abreboca a la comida balcánica para aquellos que no la hayan probado.  

El Cevapcici y el Suflaky representan dos platos sencillos con muy buena elaboración y se complementan con la salsa de yogurt (que Miriam llama "Guasacaca Balcánica") la combinación es explosiva. 

El pollo en salsa de yogurt tiene ese cierto sabor tan rico a brasa combinado con la acidez del yogurt que le queda muy bien junto a los demás condimentos.

La ensalada griega, o Zatziztky, es una representación muy clara de sabores griegos. Adicionalmente, es un complemento distinto a las típicas ensaladas verdes que sirven en todos lados de Caracas. A mí personalmente me encantó. 

La Mousaka griega fue mi platillo favorito. Es técnicamente un pasticho de berenjena, pero juro que nunca había probado uno que estuviera tan mágico como este, en serio es glorioso. 

En cuanto a los postres hay muchísimo de que hablar. El Sampler de Nueces, su torta por excelencia, es el entramado perfecto de un crust de nueces, un mouse de chocolate y un gnash de chocolate. 

El Bizcocho Marmoleado es la yuxtaposición perfecta de un interior melcochoso con un crust crujiente. El Cheesecake con mermelada de guayaba estaba buenísimo. Es todo lo que un cheesecake debería ser. 

La Baklava, a pesar de ser un postre típico árabe, se encuentra regado por muchos lugares de la región señalada en el mapa gastronómico de Balkanes Gourmet. Estaba elaborada de una manera muy rica, y muy bien complementada con la salsa de yogurt. Además, no hay muchos lugares en Caracas donde te puedas comer una baklava buena. 

Stairway to heaven

Stairway to heaven

Ahora más que nunca me parece que se necesitan restaurantes que tengan una misión y visión tan clara como la de Balkanes. 

No tiene pretensiones, sirven solo alimentos ricos con una preparación especial tildada con muchísimo amor. La decoración, producto de una larga búsqueda que resultó en mesas de dominó, una máquina de coser y una mesa de jardín son recipientes del mangar que comerás. Los anfitriones, la mejor parte, te recibirán sin prejuicios a su pequeño rincón balcánico en El Hatillo.

Mi rinconcito favorito balcánico

Mi rinconcito favorito balcánico

Es una experiencia que vale la pena tener. 

¡Nos vemos pronto!