Tenemos una secta secreta que vigila a nuestros exes

Tenemos una secta secreta que vigila a nuestros exes

Siempre me ha parecido irónico cómo todas las relaciones reclaman ser diferentes y que cada una es única a su manera por el par de personas que la componen. Sin embargo, cuando ocurre la tragedia y se separan, de repente todos los modus operandi son iguales. Se stalkean mutuamente para cerciorarse (en la mayoría de los casos) que al otro le va peor que a uno, y en caso de que le vaya bien, tenemos la necesidad de saber la historia completa a través de comentarios, likes y cualquier chisme de una amiga en común.

Quiten su cara de sorpresa porque todas lo hemos hecho en algún momento. Es parte de “cerrar el ciclo”, “pasar la página” o como quieran que lo digan en las redes sociales de Mia Astral.

Pero esta historia será sobre una chica que no pudo quedarse quieta con lo que veía en las redes. La llamaremos “La Resentida” y en lugar de dejar atrás esa dolorosa ruptura que tuvo con su novio, cada vez necesitaba saber más y más. Bueno, en parte la intriga era comprensible considerando que su reciente ex había casi desaparecido de la faz de la tierra.

Terminaron en circunstancias cliché: él le había terminado para estar con otra chama. Ella tenía cara de modelo china con cutis perfecto y dos protuberancias bastante decentes que caían de su pecho como gotas de agua. Mi amiga por otra parte tenía cara de loca y era más plana que los llanos de Apure. Estaba herida y tenía hambre de venganza. Y como siempre, antes de un buen reckoning hace falta una buena investigación y más aún si esa persona se desconectó de todo.

Conoció una persona a través de la hermana gemela que le hace postres Red Velvet al stoner que estudia en la misma universidad que una prepago que trabaja con un viejo que es el abuelo de una compañera de clases de alemán de ella. Esta persona la iba a ayudar a encontrar lo que necesitaba saber, así que le escribió por direct de Instagram. La llamaremos Lucy.

Se encontraron para tomarse un café por Las Mercedes y ahí La Resentida le echó el cuento de la situación: él se fue con otra chama y más nunca supo de él, por supuesto que la había bloqueado y solo tenía acceso al Whatsapp y ver cuándo estaba “online”. Entonces Lucy supo que la situación del bloqueo requería situaciones extremas, discutieron el precio y hasta qué lejos llegaría para saber la situación actual del tipo. Ella aceptó el precio y dijo “hasta donde sea necesario”, de ahí fueron a un cuartel secreto del grupo de investigación de Lucy.

Ahí la interrogaron sobre las generalidad es de la relación y los detalles de la personalidad de él. Una vez que tuvieron los datos que necesitaba, la pasaron a una sala de espera donde tuvo que quedarse como hora y media mientras el grupo de investigación hacía lo suyo. Por un momento La Resentida dudo de qué tipo de investigación llevaban a cabo detrás de las puertas de la sala de espera, porque creyó oír un par de explosiones, gritos de gente peleando y máquinas con su “beep”. Hasta que por fin, Lucy le dijo que pasara a la sala de exposiciones, donde han encontrado al tipo en cuestión.

Lo encontraron gracias Google Earth y un par de contactos a los que tuvieron que amenazar para saber dónde podría encontrarse el tipo y la china con cara de modelo. Resulta que estaban haciendo un tour de playas y tenían fotos de él en Playa Pantaleta, en Marina Grande y como dos playas más de Morrocoy porque al parecer a él “no le gustaba que la chama fuese tan pálida”. Encontraron también un par de grabaciones de él que le decía a sus amigos que le hacía falta su “negra resentida”.

La Resentida, molesta pero con la vanidad en los cielos, agradeció el servicio del grupo de investigación y decidió no tener nada que ver con un tipo que se atreve a llevar a otra mujer al tour de playas que ella quería hacer. Lo bloqueó de todas partes y no miró nunca hacia atrás.

Dos semanas después, La Resentida llamó a Lucy para decirle que habían tenido a otro cliente. El más desesperado que han tenido, era el tipo preguntando por ella. Lucy quería saber si le daba o no la localización de ella o si quería que lo mandaran hacia otra parte.

La Resentida le dijo: “Mándalo para China a ver si encuentra más playas allá”.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed