Aplica depende de qué tan baboso no seas

“¿Por qué tan seria?” es una frase que suele salir de la boca asquerosa de obreros indecentes, vagabundos sin oficio o ricos pretenciosos. Sin embargo, el estar seria para ellos es algo que los excita automáticamente, es como una invitación a quitarnos la cara de “déjame en paz, infeliz” entonces proceden a hacernos nuestro trayecto insufrible.

La paradoja viene cuando estamos sonriendo e igual lo toman como una invitación a fastidiarnos.

La verdad es que nuestra cara nunca debería ser una cartelera de emociones como calendario menstrual para leer cada vez que vayan pendiente de “levantar un culito”. Eso de “cara seria culo rochelero” pocas veces tiene coherencia en cuanto a seducción porque cara serio o cara no seria, todas queremos sexo (insertar aquí voces de sorpresa y algún que otro malintenso ofendido), solo que no contigo, baboso.

Porque, ¿quién no quiere recibir el placer del contacto humano? Y no cualquier humano sino de alguien que sepa decirnos algo más basado en nuestra cara y de cómo adivinar nuestra vida sexual con base a ella.

Una vez conocí una chama, a través de la hermana del pana del kiosko que le vende los Doritos a la vieja que escucha los chismes de la mamá de una amiga que es novia de la hermana de la chica que era seria pero (chan chan chaaaaan) no tenía culo rochelero. De hecho, difícilmente adivinar la existencia de un culo en primer lugar. Su espalda le llegaba hasta las piernas. Pero eso no le quitaba el atractivo para los babosos que la perseguían en busca del sweet love.

La “culo serio” agarró la mala fama de ser dueña de su vida sexual, su resting bitch face no interferiría con su sueño de conseguir el amor a lo Meg Ryan sin pasar por la etapa Carrie Bradshaw en la que se acuesta con cualquier pene volador que le pase al frente. Porque se metían con ella, y como la gente siempre se queda afincada en los chistes más estúpidos, esa tontería de “cara seria, culo rochelero falso” fue su maldición. Los chicos no querían nada con ella y a la vez, ella no quería nada con quien no quisiera nada con ella.

Realmente no sé qué pasó con la “culo serio”, solo que se casó hace poco con el amor de su vida. Pero lo que ocurrió hasta entonces es un misterio para todos. Dicen conoció a un tipo que no se imaginó su vida sexual por su cara tan seria y algo antipática, sino que se dedicó a conocerla. Revolucionario.

Todo lo que se puede aprender de una cara y todo lo que no.