Manual de supervivencia para los que todavía estamos viviendo en Venezuela

Siguiendo la línea editorial de esta columna, los «Manuales de Supervivencia» fueron creados para ayudar a nuestra audiencia, jóvenes novatas de este siglo ahogadas en un mundo tecnológico de responsabilidades, específicamente en esos momentos por los que pasamos todos, pero nadie nos dice cómo afrontarlos.

Porque como nadie nace aprendido, es mejor guiarnos un poco y enfrentar esos retos que nos pone nuestra evolución como seres humanos.

Desde cómo desarrollarte en tu primer trabajo, cómo tener una relación amorosa y estable, cómo organizar tus finanzas, y hasta cómo ser mamá y seguir trabajando. Para todos estos escenarios existe un libro de instrucciones o dos mil artículos en internet que nos podrían servir de gran ayuda.

Ahora, la cuestión está en cuando tienes 24 años, vives en un país que tiene años hundido en una crisis como Venezuela y te encuentras en una situación donde posiblemente sea el fin de ese gobierno dictatorial.

Nadie nos tiene una lista de instrucciones para abordar esta situación tan horrible, por lo que decidimos hacer este «Manual de Supervivencia para los que todavía estamos viviendo en Venezuela».

También te pueden interesar:

Entender que no es de un día para otro

Sonará cliché, pero todavía tenemos que recordárnoslo. Hemos sobrevivido años de crisis, lo cual significa que este proceso de transición no durará ni una semana, ni un mes, y cuidado si ni un año. Revisando otros momentos históricos similares como la caída de Pérez Jiménez en 1958, no fue sino después de tres años que se reinstauró la democracia. Así que tal cual doñas esperanzadoras, tengamos paciencia que vamos bien.

Haz tu compra de licor

Ahórrate unos cuantos billetes y dirígete a tu licorería de confianza porque cuando ese día finalmente llegue, nos beberemos hasta el agua de las pocetas para correr de la alegría por todas las calles del país.

También de alimentos, por si la guerra

Bueno y también para ser pesimistas, por si nos toca una situación de emergencia, no está de más tener unas cuantas laticas de reserva.

Matar la ansiedad

Al menos que quieras quedarte sin uñas cada vez que lees una noticia en Twitter, dedícate a matar la ansiedad haciendo otras actividades como ejercicio o meditación. Te parecerá trillado, pero es una manera de descargar esa incertidumbre constante de qué pasará en los próximos días.

Únete a la protesta

Porque dentro de unos cuantos años, cuando esto ya quede en el pasado, prefieres recordar que formaste parte del cambio y no que te quedaste viendo TV en tu casa.

Entender que no todo gira en torno al país

Y con esto me refiero a que la gente durante tiempos difíciles también cumple años, se gradúa de la universidad y tiene hijos. Es decir, formemos parte de la situación de transición, pero tampoco dejemos a un lado nuestras responsabilidades como nuestros gustos.

Infórmate con las personas que realmente saben informar

LO MÁS IMPORTANTE. Dejemos de reenviar audios, videos y cadenas sin saber la procedencia, ni la fecha. La difusión de información sin sentido es, en estos momentos, la principal fuente de caos en todas nuestras cabezas. Si no queremos terminar siendo doñas de El Cafetal, remitamos contenido proveniente de periodistas certificados; porque sabemos que todos podemos tener una cuenta en Twitter, pero no todos tenemos un título de periodista. Porque si no leemos un manual, nos vamos a volver locos 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
El uso que le debes dar a los refranes venezolanos