Pero no te sabes el nombre de ni un compositor

En este mundo de divisiones y libertad de pensamientos, hay ciertas cosas que están relacionadas con lo correcto, lo ético o lo socialmente aceptado. Como al contrario, están los elementos directamente relacionados con un mal comportamiento, vicios, o tabúes en general.

Para ser más específicos, tu mamá asocia el género del reggaetón con malos comportamientos, así como le parece maravilloso que tu quincena te la hayas gastado en un libro nuevo. 

Ya sea la brecha generacional, o lo conservadora que es nuestra sociedad, nosotros, jóvenes incomprendidos del siglo XXI, heredamos o aprehendimos parte de estas asociaciones con lo que está relativamente bien o mal.

A lo que viene Los Miserials del día de hoy:

‘Yo estudio con música clásica para sacar mejores notas’

Ver relacionados:

Siendo esta comparación tan real como que si tomas agua de avena vas a adelgazar, el hecho de que la música clásica esté relacionada con tu éxito académico, es una estupidez.

‘Ay, pero la música me ayuda a concentrarme, por ende, saco buenas notas’

Es lo que estás pensando, joven incomprendida del siglo XXI con el mismo nivel de concentración que un golden retriever. La cuestión está en que si sueles estudiar a última hora, muerta del sueño, y pensando en la fiesta que tienes el fin de semana; cuando te obligas a concentrarte, el resultado es distinto.

‘Pero la música de Bach también me ayuda’

Claro, si lo confundías con un medicamento antes de saber que era un compositor.

La concentración al momento de estudiar varía dependiendo de cada persona y sus gustos. Hay quienes se concentran solo escuchando a Bad Bunny con unos audífonos a toda mecha, como aquellos que logran la atención entre pleno silencio. Es cuestión de darle prioridad al momento de estudio, sabiendo cuáles son tus limitaciones al sentarte a estudiar. 

Así que tú, joven incomprendida del siglo XXI que se siente más culta porque escuchó una hora de Beethoven, no asocies el género clásico con tus buenas calificaciones porque si hubieses puesto un playlist de YouTube de música zen, el resultado hubiese sido el mismo.