Los Miserials: ‘Tienes 800 seguidores, no te creas influencer’

Si algo nos ha cambiado la vida, para bien o para mal, a nosotros jóvenes incomprendidos del siglo XXI, es la invención de las redes sociales. Desde ese momento en que todo el mundo empezó a tener Facebook y esperabas ansiosa el lunes a que se montaran las fotos del fin de semana en el wall, nuestra generación inhala y exhala contenido para redes sociales, todos los días, todo el tiempo.

Un millennial promedio tiene cuentas en siete redes sociales distintas, como también pasa aproximadamente seis horas al día revisando el celular. Son seis horas stalkeando al chamo que no te escribe, seis horas revisando quién vio tu historia y seis horas escuchando a todos los que llamamos influencers hacer publicidad pagada en Instagram.

El fenómeno de los influenciadores en Instagram ha llegado a tal nivel, que a través de la marginalidad y de pelucas en la cabeza, cuentas se han convertido en referencia al momento de divulgar una información o de mercadear exitosamente lo que estén promocionando. 

Ver relacionados:

Los Miserials: ‘A mi edad no sabías lo que era un partido político’

Los Miserials: ‘Hija, un tampax te puede quitar la virginidad’

El ejemplo perfecto:

Este fenómeno predicador de la marginalidad venezolana cuenta actualmente con cuatro millones de seguidores en Instagram y nos guste o no, es influencia y referencia para la mayoría del país.

A lo que viene Los Miserials del día de hoy; Marko Música puede recomendar una peluquería en el Doral porque su público lo pide. Pero tú: 

‘Tienes 800 seguidores, no te creas influencer’

Si tienes una cuenta en Instagram, un celular con cámara y te estás desayunando una arepa buenísima, le tomas una foto, se ve bella y todos somos felices. Pero si te dedicas a documentar absolutamente todo lo que haces en el día, desde que te tomas tu agua con limón en ayunas, hasta que sales sudada del gimnasio, sinceramente a nadie le importa.

Asumir de manera pretenciosa que tus recomendaciones fit e idas al mercado son una necesidad para todos tus seguidores es un hecho desubicado si no te sigue un número importante de personas por el trabajo que haces en redes.

Pero cada quien puede publicar lo que quiera

Pues claro que sí. El Internet es libre, (menos en China y Venezuela) pero niña; si usted quiere tener amigos, ser alguien en la vida y no ser la burla constante de tus conocidos, deja de grabarte por media hora, además mandibuleando, recomendándole a tus seguidores qué tipo de jabón usas al bañarte, como si la gente de Palmolive te estuviese pagando publicidad.

Además te ves como una ridícula en mitad de la farmacia.

La clave está en bajarle dos, ser auténtico con las cosas que te gustan y no creerse la última Coca Cola del desierto solo porque sabes vestirte bien y crees que a la gente le interesa.

Pues no; guárdate esas recomendaciones para tu amiga cotufa o ponte a hacer videos misóginos con pelucas, a ver si la pegas de influencer

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
El uso que le debes dar a los refranes venezolanos