Porque hay cosas más importantes de qué preocuparse que los gustos musicales de su hija

Si hoy día tú, joven incomprendida del siglo XXI que nunca se ha leído un libro completo, meneas las caderas al ritmo de J Balvin mientras te tomas un ron con refresco, pues tu mamá seguro también lo hacía hace treinta años, solo que al ritmo de Luis Miguel cuando no tenía botox.

El hecho de que nuestras madres tengan canas, detesten el ron, y se horroricen cuando llegamos a las 8:00AM después de rumbear, no significa que ellas no pasaron por la misma etapa donde el dormir queda en el olvido y se sale hasta que el cuerpo aguante. 

Ya sea escuchando otra música, bebiendo otro licor, o rodeado de otras drogas, el festejar siempre ha estado presente en nuestra cultura latina solo que con el tiempo, nos vamos volviendo menos amantes del madrugar y más del dormir a las 9:00PM. Por ende, mientras tú rumbeas, tus padres pelean con el sueño mortificados por la hora en la que vayas a llegar. 

Ver relacionados:

A lo que viene Los Miserials del día de hoy:

‘Mamá, el reggaetón sí es música’

Vas en el carro con tu madre, ella maneja mientras tú conectas tu celular al cable auxiliar, y pones el último tema de Ozuna con Cardi B.

‘Quítame ese wachi wachi tan horrible, eso no es música’

Es lo que dice tu mamá apenas escucha el primer beat.

‘Ay mamá, la canción es buena’

‘¿Hija pero tú has escuchado las letras tan vulgares?’

‘Sí mamá, pero el hecho de que Ozuna cante ‘Se tira fotos sin ropa, ella es peligrosa, se mira al espejo y haciéndolo ella me posa’ no significa que me la paso tomándome fotos en paños menores’

Es lo que te provoca decirle a tu mamá para que entienda, pero no te atreves. 

El reggaetón como género musical para la generación de nuestros padres, es y será polémico; por el aspecto de los cantantes, por las letras vulgares y por cómo nos podrían ver bailándolo en una discoteca a las 3:00AM. La cuestión está en adaptarse a los gustos de cada generación y entender que si te gusta el reggaetón no significa que tu mayor aspiración en la vida es una mujer en bikini y un carro de marca.

Así que señora: si su hija escucha reggaetón como pan de cada día y llega a las 8:00AM con dolor de piernas por tanto bailar J Balvin, no significa que sea una irresponsable con gustos marginales; este género está dominando poco a poco el mundo y hay que adaptarse. Además, la distracción en esta Venezuela es necesaria, y el hecho de escuchar reggaetón es el menor de los problemas.