Los millennials y las horas de despertar - The Amaranta
Incomprendidos sí, marmotas no

Todos sabemos que esta columna fue creada solo y únicamente para hacer críticas.

Críticas a nuestra sociedad.

Críticas a nuestros trabajos.

Críticas a nuestros gustos de jóvenes milenarios responsables del futuro del universo entero.

Nos guste o no, somos nosotros quienes dentro de unos cuantos años estaremos tomando las decisiones importantes en el mundo, que para ese momento podrían tener un impacto grandísimo tanto positivo como negativo.

En fin, jóvenes que en un futuro podríamos decidir si ir a la guerra o no. Y por eso estoy yo aquí: para concientizar a nuestra generación a tomar mejores decisiones a la hora de actuar como millennials mediocres del siglo XXI.

Les presento Los Miserials de esta semana:

“El madrugar no está sobrevalorado”.

Ver relacionados: 

Los Miserials: 'Se chancea en persona, no por teléfono'

Los Miserials: ‘A tu generación no le gusta trabajar’

Les guste o no, no lo está.

Es inaceptable considerar correcto, a cuenta de que ya los jóvenes no necesitan cumplir con un horario laboral de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. porque todo el trabajo se puede hacer desde una laptop con internet, que la hora de despertar de un millennial trabajador normal y corriente, sea a las 10:00 a.m. luego de que pasó una hora revisando su feed de Instagram pegado a la almohada.

Así la criatura se haya acostado a las 3:00 a.m. viendo la última temporada de Black Mirror, no se justifica que cuando el mundo entero ya está activo y pateando calle, muchos jóvenes todavía estén pensando en qué desayuno se verá más lindo para la foto de Instagram.

“Claro que no, el madrugar hoy día no es necesario si no tengo clases a esa hora”.

Es lo que debes estar pensando, joven millennial incomprendido. Pero no; a pesar de que existen dos tipos de personas en el mundo, (los madrugadores y los nocturnos) está comprobado que las horas más productivas de un ser humano son las primeras dos después de despertarse.

Así que a raíz de esa maravillosa teoría, y para restarle razones al mundo de criticarnos por nuestra constante flojera de vivir, decidimos hacer una lista de cosas que puedes hacer en las mañanas, además de dormir:

  • TRABAJAR.
  • Hacer ejercicio.
  • Cocinar para el resto de tu semana.
  • Escribir un ensayo sobre por qué el socialismo es el peor invento del mundo.
  • Adoptar un perro.
  • Entrenar al perro.
  • Leerte La Odisea.
  • Hablar por Skype con tu amiga que se fue del país.
  • Llorarle a tu amiga por Skype porque eres miserable en Venezuela.
  • Ir al mercadito que está al lado de tu casa y comprar frutas.
  • Hablar con las doñas del mercadito.
  • Hacer labor social.

Así que intentemos revolucionar el mundo un tweet a la vez, no podemos pensar que el dormir once horas en vez de seis, o asumir que se puede entregar un trabajo a las tres de la mañana, es el argumento válido para ser aceptados por la sociedad. Sobre todo en un país como Venezuela, donde a partir de las 8:00 p.m. hay toque de queda, por lo que nos vemos obligados a aprovechar la luz del día al máximo.

El que madruga, Dios lo ayuda; a trabajar y a ganar más plata.