Los Miserials: ‘Dejemos de seguir tantos ‘challenges’ en redes sociales’

Sin titubeos podemos decir que Instagram actualmente es la red social que maneja al mundo. Desde personas y grandes empresas hasta perros famosos, son el tipo de contenido que nosotros como audiencia consumimos a diario, en todo momento y a toda hora. Así mismo, sin exageración podríamos afirmar que un millennial promedio podría pasar el día entero revisando su feed de Instagram o viendo las historias de Chiara Ferragni.

Y con la adicción a las redes sociales, viene la línea editorial que siguen el 99,9% de las cuentas, donde todo es belleza, diversión y felicidad. Bueno obvio, porque nadie va a publicar que está deprimido y que la plata no le alcanza. Razón por la que se crea una burbuja de falsedad donde muchos creen que la vida de los demás verdaderamente es así de “perfecta”, como también se crean tendencias y modas estúpidas que, nosotros como seguidores fieles de cuentas famosas, queremos repetir sin importar el nivel de estupidez que signifique.

A lo que viene Los Miserials de día de hoy:

Ver relacionados:

‘Dejemos de seguir tanto ‘Challenge’ en redes sociales’

Tal cual ganado en camino al matadero, cuando arranca una tendencia en redes sociales cada uno de nosotros quiere formar parte, para sentirnos «socialmente aceptados», sin importar lo estúpido que sea.

Ejemplos hay millones; desde personas dejando carros rodando para grabarse haciendo el #KikiChallenge que terminaron en tragedias, hasta publicaciones de fotos de hace diez años donde, hermana, te veías terrible.

Entonces, formamos parte de estos movimientos que, en su gran mayoría, no aportan absolutamente nada a la comunidad cibernética de redes sociales.

Lo importante de todo esto, más allá de si subir tu foto de la tendencia o no, es el evitar sentirnos presionados por formar parte de un momento en Instagram. Dejemos de darle tanta importancia a lo que sucede a través del celular y aceptemos que la mayoría de estos retos, son una estupidez.

Menos el #GuaidóChallenge. Cualquier estrategia para burlar la censura y denunciar a la dictadura del gobierno venezolano es aceptada.

Así que tú, joven incomprendido del siglo XXI que tuvo que pagar un repuesto del carro ya que chocó haciendo el #KikiChallenge, entiende que en la mayoría de los casos lo que vemos en las redes sociales está bien alejado de la realidad y podría terminar en consecuencias de peso. O sino, ¿cómo creen que un chamo se hizo millonario publicitando un festival falso en la Bahamas por Instagram?