Los Miserials: ‘A tu generación no le gusta trabajar’

Los Miserials: ‘A tu generación no le gusta trabajar’

“Ay qué odiosa eres”. Ese suele ser el comentario siguiente a unos cinco minutos de conversación luego de que una persona hable conmigo por primera vez.

Sí, completamente cierto.

A pesar de contar con un corazón muy blando para ciertas cosas, suelo respirar y exhalar odio como mantra de vida, sin tener ningún tipo de problema con eso.

“Ay qué show, deja de llamar la atención”. Es lo que debes estar pensando en este momento, fiel lectora de The Amaranta; pero lo que no te he dicho todavía es que esta nueva columna, más allá de darme la libertad de hablar pistoladas sobre lo bonito que es mi odio hacia el mundo, fue creada para criticar de lleno a todos nosotros seres humanos con acceso a internet, llamados millennials.

“¿Por qué querría leer un artículo de una loca que va a criticar lo que hago?”. Es probablemente la pregunta que te estás haciendo; y la respuesta es porque aquí no se va a cuestionar el hecho de que nos guste trabajar desde nuestras camas, ni que esté de moda comer aguacate; aquí se va a hablar desde esas costumbres (recientes y no tan recientes) que tenemos nosotros los millennials y de las que nos la pasamos quejando y hasta lo que piensan generaciones mayores de nuestro desempeño como jóvenes del siglo XXI.

“Ay qué intensa”. Sí, pero siento la responsabilidad de compartir mi odio hacia aquellos comportamientos y críticas a todo el bello universo del internet.

“¿Chama, tú no sabes que en Venezuela existe la Ley contra el Odio?” Sí, amiga. Pero confío plenamente en que el último interés de los chavistas es leer a una niña que se queja de los comportamientos balurdos de su sociedad (o quizás sí).

Y ya no pienso jalarte más para que leas esta columna; así que la primera temática de Los Miserials es: 

“A nuestra generación no le gusta trabajar”

Ver relacionados: 

De rechazo al éxito: La odisea de los millennials

Por qué a los millennials no nos gustan los trabajos convencionales

No, las oficinas millennials no tienen toboganes

Abarcando el tema del odio desde un aspecto contrario, en este estreno de Los Miserials vamos a criticar a todos esos jefes, papás, y señoras que se la pasan diciendo “mi hijo no hace nada, solo duerme y está pegado a la computadora esa todo el día”.

Pues no, señora de 50 años con trabajo promedio de oficina. No es que su hijo está metido “en el Facebook” todo el día viendo videos de gatos; el joven trabaja, estudia y produce dinero a través de su laptop.

Leer: Las veces en las que tu laptop se convierte en tu peor enemiga

¿Que es un ermitaño y tiene su cuarto hecho un chiquero? Probablemente, pero eso lo criticaremos en otro momento.

Desde que empezó el boom de identificarnos como generación incomprendida, o como a mí me gusta llamarnos “demasiado hipsters para el mundo”, hemos creado estereotipos mediocres que no necesariamente engloban a toda la población de cuasi adolescentes llamados millennials.

¿Por qué se dice que no nos gusta trabajar?

Porque estamos cambiando las dinámicas laborales, y a los trabajadores conservadores y defensores del horario ocho a cinco les molesta. No queremos estar tanto tiempo frente a una pantalla, usando un uniforme y en tacones, cuando podríamos hacer exactamente lo mismo desde nuestras camas sin la necesidad de gastar maquillaje.

Más allá de la simple comodidad del internet, o el trabajo “freelance”, estas nuevas dinámicas de trabajo que hemos creado con el tiempo, nos han permitido hacer muchas más cosas sin tener que estar en la cuenta nómina de una empresa por años. Creando, a raíz de esto, cantidad de emprendimientos jóvenes, start-ups y oficinas vintage con alfombras de grama artificial.

Siendo nuestro bello paraíso del Arauca Vibrador el perfecto ejemplo, los millennials en Venezuela, que no se bañan en el dinero de papá y mamá (o del gobierno), se ven en la necesidad de buscar más de un trabajo para por lo menos tomarse unas cervezas los fines de semana; o en la mayoría de los casos colaborar con el ingreso familiar.

En los EE.UU., según la Oficina de Estadísticas Laborales, para el 2020 nuestra generación formará el 40% del campo laboral y el 75% para el 2025. Demostrando que la evolución, según nuestros gustos y aspiraciones, en el espacio de trabajo es lo que, les guste o no, está por pasar a la vuelta de la esquina.

¿Que por supuesto están los que no quieren trabajar así les regalen el sueldo? Pues claro; como también los adultos que no han visto mayor motivación que un cheque a fin de mes. Pero por supuesto esos grupos no pueden hacer representación de una generación completa.

Así que a los que dicen que no nos gusta trabajar porque nos quejamos demasiado, por favor que me digan a dónde mandar el CV para el trabajo con sueldo perfecto, horario perfecto y espacio perfecto.

Incomprendidos y miserables; pero bastante trabajadores.