No, niñas, eso no es normal

No hay nada más bonito que estar enamorado. Los primeros meses de relación son color de rosa, todo sabe a azúcar, vemos unicornios, arcoíris, y nos vamos haciendo el plano a futuro de cómo podría ser el resto de nuestras vidas con nuestro one and only.

Empieza el amor, se van conociendo poco a poco, los gustos, mañas y caprichos, hasta que ya no te parece tan lindo que tu “gordo” se saque los mocos cada vez que maneja. Es una realidad que nos vamos acostumbrando a los hábitos de una persona, sea amiga o pareja, a medida que pasan los meses o los años. Y con el paso del tiempo vemos con otra cara ciertas manías que al principio dejábamos pasar por debajo de la mesa, a cuenta de que el amor siempre arranca con ceguera.

A lo que viene Los Miserials del día de hoy:

Ver relacionados:

‘Mi novio no me deja pintarme las uñas’

En el universo de las relaciones de pareja hay ciertas prohibiciones que se suelen establecer tácitamente para tener armonía, prosperidad y muchísimos años de amor. El ser fiel, por ejemplo, es una conducta que la gran mayoría de las personas predica al momento de empezar una relación, ya que la confianza suele ser la base del amor por el que esas dos almas han sido contagiadas.

Ahora bien: que tu novio te exija fidelidad es total y completamente normal, pero si tiene un problema con que te pintes las uñas de rojo, eso está mal.

“Pero yo lo complazco porque le gustan mis uñas naturales, así como tampoco le gusta que me maquille mucho”, es lo que estás pensando tú, niña sometida por el novio creyente de que el maquillaje y las uñas rojas son sinónimo de putería.

Que se entienda bien: cualquier persona que restrinja a su pareja de cualquier cosa, sobre todo de banalidades relacionadas con el aspecto o la forma de vestir, tiene una definición de “relación de pareja” errónea. El hecho de que te prohíba algo así como si fuese una figura de autoridad a cuenta de que es tu novio, lo hace un misógino, y a ti una gafa por hacerle caso.

Así que tú, joven incomprendida del siglo XXI que no se pinta las uñas ni se viste como quisiera porque su novio no la deja, entiende que desde un principio eso era un indicador de niño machista y que además de verte fea sin maquillaje, te ves como una sometida por un novio patán.