Ni lo que significaba dividir la basura

Como todos sabemos, pero nunca está de más recordarlo, esta columna fue creada para criticar. Criticarnos a nosotros mismos, jóvenes incomprendidos del siglo XXI que pasamos más tiempo revisando Instagram que hablando en persona, y criticar a generaciones superiores que al ser criados en otras circunstancias, no entienden lo que significa que su hijo de 21 años sea un freelancer.

Centrándonos en la segunda rama de las críticas, donde ya hemos hablado de esos padres que asumen que no nos gusta trabajar, que nos restriegan el apartamento y los hijos que ya tenían a los 24 años, y que a nuestra edad no se puede estar cansado, llegamos con Los Miserials del día de hoy:

Ver relacionados:

Los Miserials: ‘A tu generación no le gusta trabajar’

Los Miserials: ‘A tu edad ya tenía cuatro postgrados tres hijos y dos carros’

Los Miserials: ‘Tienes 24, no puedes estar cansada’

‘A mi edad no sabías lo que era un partido político’

Sí, mamá. Tú, a los 23 años, con tus cuatro posgrados, dos apartamentos, y tres hijos, no sabías quién era el vicepresidente del país. Simplemente porque el formar parte de la política, preocuparse por el medio ambiente y unirse a alguna organización no era lo que se estilaba.

El salir a votar en elecciones era una necesidad solo y únicamente cuando se trataba de presidenciales, los problemas ambientales no estaban ni demostrados y la palabra reciclaje ni siquiera existía.

En cambio nosotros, jóvenes incomprendidos del siglo XXI, tenemos 18 años viviendo en dictadura y contamos los días para cumplir la mayoría de edad, para en vez de usar la cédula en una discoteca, ir a inscribirnos al CNE para poder votar en las próximas elecciones.

Tragamos gas en 2014 y armamos millones de guarimbas en el 2017, debido a que involucrarse en protestas y manifestaciones políticas es una obligación más que una opción en esta Venezuela si aspiras a una mejor calidad de vida.

Siendo hijos del Internet y de la mensajería instantánea, como generación nos ha tocado afrontar y entender desde problemas ambientales o propaganda política ya que nuestra posición en un futuro es la responsable de llevar adelante una civilización con años de evolución, solo que sin internet; lo cual nos lo hace mil veces más complicado.

Así que madres: si a nuestra edad ya tenían un apartamento y un carro pagado con su maravilloso sueldo, nos parece maravilloso. En cambio nosotros, con redes sociales, dos trabajos y un país en hiperinflación nos tenemos que involucrar en problemas ambientales y políticos porque sino es probable que no exista una próxima generación a la que podamos criticar tanto como nos critican ustedes.