Los Miserials: 'A la universidad no se va vestido como si fueses a rumbear' - The Amaranta
Menos micro faldas y más Macro Economía

Si hay algo que agradecerle a la evolución de nuestro mundo, es la actualización de esos elementos sociales retrógrados que hasta hace no mucho eran parte de nuestro día a día.

Hechos como “los hombres se visten solo de saco y corbata” y “las mujeres solo atienden el hogar” son elementos que apenas en el siglo pasado, pese a ser una ridiculez hoy en día, eran un estilo de vida.

Gracias a experiencias, revoluciones y definitivamente una buena toma de decisiones, las reglas sociales han ido evolucionando al ritmo del mundo, por supuesto viendo el cambio global, para el bien de todos sus ciudadanos.

Pero como este espacio está únicamente diseñado para hacer críticas, vamos a analizar esos cambios sociales, que en vez de sumar y facilitar a la humanidad, nos restan razones para pensar que somos lo suficientemente inteligentes para ser independientes en este mundo.

Los Miserials de esta semana: 

“A la universidad no se va vestido como si fueses a rumbear”.

Ver relacionados:

Los Miserials: 'Se chancea en persona, no por teléfono'

Los Miserials: ‘A tu generación no le gusta trabajar

Los Miserials: “El madrugar no está sobrevalorado”.

Hoy día, pasearse por las universidades de Venezuela va más o menos así: perros callejeros y jóvenes (más que todo mujeres) disfrazados como si fuesen a una discoteca en vez de ir a recibir clases de Estadística. La moda de desafiar los lineamientos clásicos de vestimenta ha llegado a un nivel en este país, que efectivamente no se sabe si la joven con escote y minifalda está perdida buscando la Avenida Libertador o si después de clases se va directo a rumbear.

Nosotros como jóvenes con cabeza, responsables del futuro de un país en ruinas, no podemos ver con normalidad el ir a la universidad con una camisa transparente de nylon “para que obviamente se me vea el sostén” y además tener los ovarios de quejarnos porque “Luis me dijo que las tenía gigantes”.

Además del simple hecho de sentir un mínimo de pudor cuando salimos vestidos a la calle, es una falta de respeto estar dentro de un espacio universitario y que un profesor bastante preparado, que está ganando tres lochas para poder educarte, tenga que darte clases a ti y a tu par de pechos prácticamente al aire.

“Chama es que tu eres una monja, claro que podemos usar escotes en la universidad”

Es lo que debes estar pensando, joven millennial incomprendida, por eso decidí hacer un reglamento de vestimenta para trabajo y universidad con las prendas que NO deberíamos usar dentro de estos espacios.

  1. Camisas con escote lo suficientemente bajo como para tener que ponerte la mano en el pecho cuando le estás preguntando algo al profesor.
  2. Falda/short por encima del medio muslo.
  3. Cualquier tipo de camisa/franela transparente sin su respectiva franela que va por debajo.
  4. Cualquier sostén de colores que vaya debajo de esa camisa transparente.
  5. Tank Top blanca con sostén de color push-up.
  6. Crop tops en general.
  7. Vestidos pegados de discoteca marginal.
  8. Faldas pegadas de discoteca marginal.
  9. Traje de baño.

La gran solución: crear uniformes

Okey, mentira. Tampoco se puede ser tan radical; pero la idea es crear un poco de concientización y respeto hacia los espacios profesionales de formación, sin pensar en la excusa de que “estamos en el siglo XXI y me visto como quiera para donde quiera" porque una cosa es exigir derechos como mujeres y otra cosa es que el profesor te haya sacado de la clase porque tu pezón está apunto de hacer una pregunta.

Niña, a la universidad se va a estudiar, no a perrear.