Opinión impopular: Lisa Simpson no es una intelectual ni debería ser ícono de nada

Todo el amor del mundo por Lisa Simpson como “ícono feminista”, me hace sentir como un hippie comunista maloliente, porque Lisa me parece un ideal mediocre y absolutamente gringo.

Ver relacionados:

Unpopular Opinion: Wonder Woman (la película) no es un ícono feminista

Mi viaje de desenamoramiento de Lena Dunham

¿Somos cool o somos feministas?

En diciembre Hari Kondabolu, un comediante Hindú, resaltó que Apu no ha envejecido tan bien como quisiéramos. Su queja es que Apu es un estereotipo racista que no ha sido actualizado para dejar de ser ofensivo, a diferencia de Smithers, por ejemplo. Siendo Los Simpsons una institución, Kondabolu estaba esperando que rectificaran o por lo menos hicieran un cambio. Con lo que no contaba es que ahora cualquier persona mayor de 35 siente que disculparse es igual a sucumbir ante “lo políticamente correcto” y que por eso obviamente no se iban a disculpar sino que harían un mal chiste y lo pondrían en los labios de Lisa. Básicamente lo que dijeron fue “no nos interesa arreglar a Apu, because tradition”.

Inmediatamente empezó el backlash, pero curiosamente no estaba centrado en que Matt Groening se rehusara a cambiar a Apu, sino en que usara a Lisa, el “corazón” de Los Simpsons, para hacerlo. Salió ensayo tras ensayo de comentarista ofendido salvaguardando el estatus de Lisa como supuesto ídolo feminista.

Y ok, está bien, Lisa es adorable porque es una niñita y como sociedad hemos asumido que los niños son criaturas hermosas y puras. Pero de ahí a “Lisa Simpson es la líder y un ejemplo a seguir para toda feminista”, hay un trecho largo. Es un dibujo animado creado y escrito por dos gringos para vender dinero. Su activismo es tan vacío como el de Lena Dunham. Es tan modelo a seguir como podría serlo Kendall Jenner. No representa a nadie más que a Matt Groening y su capacidad -limitada- para imaginar una niña “activista”. Es un retrato tanto básico.

En otras palabras, es el típico activismo mercantilista. Como cuando una marca dice que es feminista para venderte un producto pero en realidad no hace nada para ayudar a mejorar las condiciones de las mujeres. No sé en qué momento Lisa Simpson pasó de ser eso a un símbolo de resistencia, pero es súper triste. A este paso, dentro de 5 años vamos a estar hablando de Lena como la nueva Simone DeBeauvoir.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed