Escribir cartas de amor en nuestros tiempos - The Amaranta
Querido y amado, me refiero a ti en papel y lápiz para pedirte que me aceptes en Instagram

Siendo más jóvenes éramos más proclives a resultar adoptando conductas de pareja que socialmente hoy en día son consideradas “cursis”.

No lo pensábamos dos veces antes de dedicar una canción de Camila, rogamos a nuestros papás por dinero para reunir lo suficiente para comprar los peluches de la floristería y dárselos a nuestro amado y no peleábamos una rosa teñida de azul en el supermercado para declarar nuestro amor.

Las llamadas de teléfono de horas eran obligatorias, estas siempre bajo censura de lenguaje porque si llamabas a la casa corrías el riesgo de que la hermana chiquita estuviese escuchando la conversación y tras el primer beso podrías pasar horas sonriendo tan solo de pensar en lo glorioso que es el amor.

Los diarios eran confidentes de amores pasajeros, llantos porque nuestro amor amaba a otra y llevaban el récord de cuántas veces escribiste tu nombre con el apellido de el sujeto en cuestión.

En algún momento, probablemente cuando dejamos de llevar nuestros iPods encima y cuando decidimos que los cinturones de púas no eran tan fashion, dejamos de considerar tales gestos románticos como métodos para demostrar nuestro amor y los empezamos a satanizar.

Que nadie te vea dedicando El Amor de Tito El Bambino, desde ahora cualquier acto de esta índole será suicidio social.

¿Qué nos pasó?

Ver relacionados:

0800-AMOR: cena a la luz de las velas

0800-Amor: Regalar flores

0800-Amor: dedicar canciones

0800-AMOR, ¿Cuál es su emergencia?

‘Me ha llegado una carta de amor escrita a puño y letra’

¡Dichosa seas entre todas las mujeres!

Niña lo que tienes en tus manos es un fenómeno extinto. Hoy en día nadie escribe a lápiz y mucho menos se toma el tiempo entre el ajetreo del trabajo, memes y videos de comida para profesar sus intenciones amorosas en papel.

Si bien la tecnología y la globalización nos han acercado a todos los rincones del planeta tierra, no es malcriadez la crítica que opina que también nos ha alejado.

Agradecemos enormemente poder ver a las personas que nos importan cara a cara por las maravillas de Facetime, pero la magia de las teleconferencias nos ha hurtado lo romántico y especial de escribir y recibir cartas.

Apuesto a que en nuestros tiempos pocas parejas pueden incluso reconocer una oración escrita por su amado.

Y es que nos hemos conformado a que el mayor gesto de amor escrito es saludar con buenos días y despedirse cálidamente en las noches por Whatsapp.

Luchar por rescatar el amor en el 2018 significa entender que páginas en blanco fueron transformadas en manifestaciones de amor cuando una persona a la que le importas, se dedicó a llenarlas de palabras dedicadas solo a ti, en vez de esperar un párrafo mal escrito por una red social.

No muchos estamos dotados con el don de la escritura, sin embargo no hay nada más tierno que notar el esfuerzo que hizo tu pareja por reunir un par de palabras bonitas en una oración para reinventar lo que “te amo” puede significar para ustedes.

Nadie espera una carta de amor de Hemingway a Dietrich, de hecho si sale mal es mejor. Como cuando una madre recibe un horrible dibujo de un hijo y lo cuelga en la nevera orgullosa.

Como todos los gestos de amor, escribir una carta es un acto de valentía. Permitirse ser vulnerable en papel y estar dispuesto a aceptar que esas palabras sean leídas por una de las personas a las que le tienes más estima, no es para cobardes.

Además, si no hay correspondencia amorosa entre dos personas, ¿qué se prende en fuego cuando termina la relación? No estoy segura, pero debe ser difícil prenderle candela a un celular. Bueno eso y poco rentable.

Firma,

La defensora a capa y espada del amor millennial,

Con cariño,

Ainoa.