Es una verdad universalmente conocida que toda romántica es fanática de Austen

Jane Austen es tal vez una de las escritoras que ha logrado romper con las barreras del tiempo para que su obra siga siendo discutida por miles de fanáticos alrededor del mundo hasta el día de hoy. 

Ha sido odiada por escritores como Mark Twain y Charlotte Brontë, así como amada por una Virginia Woolf y un Rudyard Kipling que incluso le dedicó el poema Jane’s Marriage y un cuento The Janeites, del que se acuñaría el término janeite para referirse a los fanáticos de Jane Austen, algo así como el personaje de Keri Russell en Austenland.

No es para menos la grandeza de esta escritora, pues tal y como afirmó en un artículo para el diario El Correo el profesor Miguel Ángel Jordán:

“Resulta admirable su inteligencia, humor, integridad... Fue mujer escritora cuando ninguna de estas dos condiciones estaba bien vista. Defendió el valor de la novela, que se consideraba pasatiempo inútil. Permaneció soltera porque creía en el matrimonio por amor...”.

Mientras que la escritora mexicana Ángeles Mastretta sentenció sobre esta:

“Austen escribió historias que resultan emocionantes. Fue una narradora capaz de desentrañar un mundo mucho más complejo que el regido por las formas y las apariencias de su tiempo”. Y propone: “¿Cómo no leerla con humildad y sin prejuicios, con asombro y devoción?”

Y es que la triste verdad es que Austen sí llegó a tener un amor en su vida, Tom Lefroy, tal y como mostraron en Becoming Jane una magnífica Anne Hathaway y un muy querido James McAvoy. A este llegó a describirlo en una de sus cartas como “un joven muy galante, apuesto y agradable”.

La primera vez que me topé con esta escritora fue en mi adolescencia cuando leí su novela Orgullo y Prejuicio y no pude evitar caer rendida a los pies de esta y de admirar su crítica de manera irónica a una sociedad que vivía de las apariencias y en donde las mujeres solo tenían una opción: el matrimonio.

Teniendo en cuenta esto, como muchos otros lectores, no pude evitar ver en Elizabeth Bennet a mi heroína predilecta y es que la protagonista de esta novela, que al principio se llamó Primeras Impresiones, demostró que las mujeres sí podían ser admiradas por su inteligencia en una época donde solo eran vistas como las que permitirían perdurar el legado a través de los hijos.

"Cuanto más conozco el mundo, más me irrita, y todos los días confirmo mi creencia en la inconstancia del carácter humano y en lo poco que me inspiran las apariencias de mérito o talento.", Elizabeth Bennet, Orgullo y Prejuicio.

Elizabeth no es una detractora del amor, ni mucho menos, simplemente es una mujer que se dio cuenta que lo más inteligente que puede hacer alguien es pasar el resto de su vida con la persona que quiere y que si bien la soltería podía tener como consecuencia la estrechez económica, un matrimonio sin amor era peor porque podía hacer miserables a ambos cónyuges. 

Pero Lizzie no es la única protagonista de Austen que merece la admiración de los lectores, todas las demás tienen cualidades que las hacen destacar. En Persuasión, novela póstuma de esta autora, Anne Elliot, a pesar de no contar con el mismo carácter fuerte de la protagonista anterior nos demostró que los años nos pueden hacer más sabios y que el amor puede ser constante, pese al paso del tiempo.

Si bien Anne tiene un carácter más suave que Lizzie, igual que ella hace gala de una gran inteligencia y para demostrarlo rescataré una de sus frases en donde se evidencia una clara crítica a las desventajas a las que se enfrentaba el sexo femenino en dicha época:

"Los hombres han tenido todas las posibilidades de contar su historia y nosotras ninguna. La educación siempre ha estado en sus manos más que en las nuestras, la pluma siempre ha sido de ustedes.", Anne Elliot, Persuasión.

Otra protagonista de Austen la caprichosa, pero decidida Emma Woodhouse no solo ocasionó varios enredos y malos entendidos al tratar de hacer de celestina en su historia, sino que también fue otra de las voces que Austen utilizó para volver a denunciar la mentalidad machista e injusta de su tiempo en Emma.

"A los hombres siempre les parece incomprensible que una mujer rechace una propuesta matrimonial. Se imaginan que una mujer siempre tiene que estar dispuesta a aceptar al primero que se presenta. " Emma Woodhouse, Emma.

Tomando en cuenta este análisis de estos tres personajes, apoyo mi teoría de que Austen era una feminista porque después de todo, los personajes literarios son las voces de sus creadores

Así que sí, me declaro desde hoy públicamente una janeite y agradezco a Jane Austen por haberle dado una voz a las mujeres de su tiempo de la que hasta el momento carecían y por hacer que todavía una millennial venezolana siga soñando con sus historias.

Además gracias a sus obras pudimos disfrutar de las actuaciones de actrices tan geniales como Sally Hawkins en Persuasión (2007), Gwyneth Paltrow en Emma (1996), Felicity Jones en La abadía de Northanger (2007), Emma Thompson y Kate Winslet en Sentido y sensibilidad (1995) y por supuesto Jennifer Ehle y Keira Knightley en las adaptaciones de Orgullo y Prejuicio de 1995 y del 2005.