Dan Harmon es la única disculpa que ha valido la pena leer

Dan Harmon es la única disculpa que ha valido la pena leer

Cindy ya nos enseñó qué no debería tener una disculpa por acoso sexual, pero de todos modos hemos tenido que seguir leyendo disculpas malas y absurdas. Y la disculpa que de hecho cumple con lo que una debería tener, vino de alguien bastante inesperado: Dan Harmon.

Who the f*ck is Dan Harmon?

Un nerd que escribe muy bien y crea programas geniales y brillantes como Community y Rick & Morty.

Aunque el tipo crea personajes brutales y es amado por ser abiertamente nerd (de verdad, no como The Big Bang Theory), como director es mega problemático. Es conocido por hacer berrinches, pelear con estudios, y en general crear un ambiente hostil de trabajo cuando las cosas no suceden exactamente como él quiere.

Ok, pero ¿qué hizo?

Básicamente, se comportó como un Nice Guy™.

Dan Twitteó: “Este ha sido el año del asshole. Yo incluido. No tenemos que hacer del 2018 el año del Mensch pero espero que pueda ser el año de no ser tan asshole. #realisticgoals”. Megan Ganz una de las escritoras de Community, tomo la oportunidad para confirmarle que él también es de esa clase de asshole y pedirle que fuese más específico.

Dan contestó con una serie de Tweets en los que inmediatamente aceptó que se comportó como una basura, se disculpó con Megan y le preguntó qué podría hacer para arreglar las cosas. Comprensiblemente Megan no tenía una respuesta clara que pudiese hacer que Dan no fuese una grandísima basura, así que el tipo decidió hablar al respecto en su podcast.

Lo que pasó entre ambos es que Dan se enamoró de Megan, Megan lo rechazó porque se sintió incómoda porque el tipo era su jefe y en vez de Dan seguir con su vida decidió ser un grandísimo malcriado, destruir su propia carrera, dificultar la de ella y todos los demás empleados, perjudicar el trabajo de todos, y tener una comportamiento totalmente misógino.

¿Cómo sé todo eso? Porque lo que hizo Dan en su podcast fue disculparse, no justificarse diciendo que así es el mundo, o que tal vez pudo haber herido a Megan. Nada de eso. Abiertamente dijo que fue una cag*da.

Además, acepta que es él quien puso en riesgo todo, no ella al decirlo años después:

“Sabía que corría el riesgo de debilitar la fe de las personas en mi juicio, la fe de ella en su talento, el respeto de otros escritores por mi, la producción entera, y la audiencia. Sabía que no estaba bien tener estos sentimientos así que hice lo más cobarde, fácil y flojo que puedes hacer con sentimientos así, no lidié con ellos e hice que todos los demás lidiaran con ellos, en especial ella“.

Y se responsabiliza por no haber escuchado y respetado los límites de Megan: 

“Me dejé seguir con mi comportamiento, y no es como si estás persona no me hubiese comunicado repetidas veces que lo que estaba haciendo estaba quitándole integridad. Simplemente no lo escuché porque no me beneficiaba escucharlo”.

La fanbase de Dan son gamers, esos mismos que no tienen ningún problema con responder violenta y cruelmente hacia cualquier mujer que los haga sentir medianamente molestos. Y aunque su disculpa entera es decente, hay ciertas partes que vale la pena resaltar en ese contexto porque de hecho ayudan a esa clase de tipos a entender por qué está mal comportarse así:

“Quiero que seas tú el que examines esto y decidas por tu cuenta dónde me equivoqué. No quiero explicarte qué aprendí. Quiero que veas esto y que suene como algo inocuo para ti porque ese es el peligro.

Después de una temporada hice públicos mis sentimientos. Dije “te amo” y ella dijo lo mismo que había dicho todo el tiempo de una manera u otra, “por favor no entiendes que cuando te enfocas en mi de esta manera, prefiriéndome así, no puedo decir que no y cuando lo haces limitas mi capacidad de saber si soy buena en mi trabajo.

Me sentí humillado. Así que seguí haciendo lo más cobarde. Seguí haciendo lo más egoísta. Quería enseñarle una lección. Quería mostrarle que si no le gustaba que me gustara de ese manera, entonces tenía que dejar de ser tan creída. Después de todo, si vas a ser solo una escritora, así es como se tratan a los que quieren ser “solo escritores”. Eso fue probablemente lo más oscuro de todo.”

Ese último párrafo es clave en una sociedad donde los hombres se sienten con derecho a llamarte “puta de mierda” si les dices abiertamente que no estás interesada o se sienten con la autoridad para “darte una lección” sino quieres lo mismo que ellos. Dan fue tóxico y creepy porque su ego estaba comprometido, no porque Megan fuese una loca a decirle que no, es importante no solo que lo acepte sino que le ponga un espejo a todos esos tipos que son iguales que él y justifican esta clase de cosas. Al igual que es importante que acepte que sí es una cuestión de género:

“La trate de manera cruel, de formas que jamás y nunca hubiese la hubiese tratado si fuese un hombre y si no hubiese tenido sentimientos hacia ella.”

Su último punto, es lo que hemos estado pidiendo desde que #MeToo empezó:

“Solamente piensa el respecto. No importa quién eres en tu trabajo, dónde trabajas, en qué campo, o tu posición, solo piénsalo. Porque si no lo piensas vas a salirte con la tuya no pensándolo y causando daño que es técnicamente legal y daña a todo el mundo”.