Cómo ser un buen criminal

Cómo ser un buen criminal

Para mi no hay nada mejor que las series de crímenes.

Aunque dirigidas a un público maduro que no puede comprometerse a seguir una serie por capítulos, con una fórmula infalible y repetitiva para contar sus historias y resultados predecibles; las series de laboratorios, FBI y agentes estadounidenses, me encantan.

Así saquen 50 versiones distintas de CSI, una para cada estado del país, aunque me cambien 19 veces el elenco de Criminal Minds y aunque sepa que las cosas no se manejan con el glamour con el que gozan los laboratorios forenses que me muestran en televisión, la obsesión por descifrar el asesino e interrogar inteligentemente a los sospechosos, es para mi tan adictivo como entender la razón por la que Kim se sorprendió de Khloé justo antes que cortaran a comerciales.

Y sí, intenté hacerme ver menos patética comparando mi gusto por la televisión policíaca de viejos versus cualquier reality show.

El punto es que trascendiendo las barreras del guilty pleasure, mis décadas invertidas en el goce de series en el que titulan personajes con nombres como “Agent Prentiss”, además de derretirme el cerebro, han creado una carpeta mental que hasta hace poco no sabía que poseía.

Involucrada en un semi delito de muy bajo riesgo del cual no daré detalles por razones obvias (perdón mamá si lees esto), descubrí que CSI y Criminal Minds me habían enseñado a cubrir mis huellas y a inculcar en mí una conciencia de inteligencia criminal que espero me haya servido porque sino este será mi último artículo.

Bueno, el “crimen” no fue tan severo como para meterme presa, pero uno nunca sabe. A Jean Valjean lo encarcelaron por robarse una rueda de pan.

El punto es que aunque en el mundo real seguro estoy más cerca de Phineas y Ferb que de Tokio la de la Casa de Papel en cuanto a niveles delictivos, lo aprendido a través de la televisión paga me ha enseñado una que otra cosa sobre lo que hacer si algún día tengo que cubrir mis huellas.

Ten siempre una coartada

Aunque en la serie las coartadas falsas siempre son descubiertas, porque evidentemente los buenos tienen que ganar, si te piensas bien una mentira y no involucras a demasiadas personas, puede que te crean.

Ejemplo: “Estaba en una cola inmensa en Plaza Venezuela”.

Ponte un gorro de baño

Las niñas nos la pasamos dejando pelos por ahí y eso siempre tiene ADN que te va a ubicar en la escena del crimen.

Usa celulares desechables

En las series siempre hay un rollo con los celulares desechables y las llamadas demasiado largas porque son fáciles de localizar.

Si todavía guardas de recuerdo el Nokia 3310, lo puedes usar para un crimen, lo que sucede es que es más probable que destruyan el país antes que puedas destrozar el celular y eliminar evidencia.

Nunca uses tarjetas de crédito

Los policías siempre ven el registro de compras de los sospechosos, así los localizan con facilidad. Si corres con la suerte de tener una tarjeta de crédito con un límite que te permita comprar más que un café, procura no usarla para pagar la habitación del hotel donde vas a dejar el cuerpo de tu amiga la que te dijo que te iba a pagar los zapatos que le prestaste y perdió.

Los sociópatas hacían incendios y torturaban animales de niños

Así que para que no levantes sospechas, borra todas tus fotos de preescolar quemando grillos con una lupa en el recreo.

Todos los delincuentes tienen una van

Y es blanca.

Todos los psicópatas usan lentes

Y si son niños tienen barba como de una semana y media.

Las policías están buenísimas y saben repartir golpes

Así que mejor pruebas suerte con el compañero hombre que también es atractivo pero se presta para el chanceo.

Hay huellas en todo

Entonces toca todo con las mangas.

Recuerda no decir nada si te llevan en custodia

Al menos que le vayas a decir al compañero hombre de la policía cascarrabias que está bueno.

Y nunca, pero nunca jamás vayas a robar una casa de gente con mucha plata porque siempre tienen Rottweilers hambrientos e indomables