Querida y atormentada Hedy Lamarr

Si pudieras conocer a la persona que más admiras en el mundo, ¿a quién eligirías? O mejor, ¿qué pasa si pudieras escribirle una carta? Tendrías la posibilidad de botar todas tus dudas, consuelos y loqueras en un pedazo de papel con la certeza de que ese personaje te respondería de la misma forma.

Elegir, en primer lugar está, dificilísimo. Digo, ¿por qué escribirle a Marilyn Monroe sobre su lunar cuando puedes preguntarle directamente al zar Nicolás II por qué se gastaron tanta plata en la Rusia de 1900? O, ¿por qué preguntarle a Freddie Mercury si comenzó cantando en la ducha cuando podemos mentarle la madre a Chávez, otra vez? Tantas posibilidades y tantas dudas por responder que hacen un poco complicado decidirse.

Es por eso que me creé a mí misma una especie de filtro: mujeres lacras de la historia. Así mismo, tan lacras que las palabras que tuvieron en vida no le hicieron justicia a todo lo que de verdad tenían que decir. Y no me refiero a mujeres como Frida Kahlo, Marie Curie y Katherine Hepburn cuyas vidas ya nos la sabemos de atrás para adelante y viceversa. Sino a personalidades que merecen que sus obras y vidas tengan mayor atención que las demás…y muchas veces hasta más dignas.

Entonces comenzaré mi primera carta con Hedy Lamarr. Sí, es un nombre de mujer y le corresponde a una persona espectacular que, además de bella, era un genio en la ingeniería de telecomunicaciones. Pero si les preguntan a sus papás probablemente la conozcan como Dalila en Sansón y Dalila de 1949. Pero bueno, les voy explicando mejor en la carta.

A ver si me responde o no.

Querida y atormentada Hedy Lamarr,

Es extraño. Sé que no soy el tipo de personas que permanecen tranquilas y serenas cuando están en presencia de un famoso. Por el contrario, le hago un lista de dos kilómetros de longitud de todo lo que me gusta de él o simplemente evito contacto visual mientras me pongo roja como una langosta en su punto. Pero cuando se trata de escribir cartas, de verdad no sé cómo reaccionar. Así que solo le daré de una.

No me imagino cómo te habrás sentido cuando te casaste con ese imbécil en 1933. Era un magnate y negociaba armas con los nazis además, un candidato perfecto para escribir un manual de cómo ser un douche. Fue a través de un videito mal narrado de un mexicano que me enteré que te descubrió gracias a la película checa Ecstasy. Wow, imagino que se alborotaron esas hormonas cuando te vio hacer el primer desnudo comercial en el cine, sin mencionar que fue el primer orgasmo interpretado en pantalla. ¿Cómo lo lograste en una época así? Yo me tomo una nude ahora en el 2018 y ya tengo pánico de que termine en una página porno que utilizan los chinos vírgenes para masturbarse.

Menos mal que lograste escapar de ese pendejo, porque supongo que fue apenas el primer paso para lo que te convertirías. Seguro no sabes lo leyenda que eres hoy en día. No muchos lo saben pero es prácticamente gracias a ti que estoy escribiendo esto en primer lugar. Tú sabes, por haber sido la inventora de las comunicaciones inalámbricas tipo Wi Fi, Bluetooth y todo eso. Es decir, ahora es normal que una mujer tenga tres trabajos, un gato, servicio comunitario estudios y un “culito” (una cita informal, por así decirlo). Solo que tú hiciste lo mismo en la década de los cuarenta. ¿Podrías decirme qué te proponías durante todos estos proyectos?

Es claro que te hiciste nombre con tu carrera de actriz, empezar con el primer desnudo de la historia tiene gran impacto en una hoja curricular. Sin embargo, ¿alguna vez pensaste que no solo serías una leyenda de la cinematografía sino de la ingeniería en telecomunicaciones? O sea, wtf ¿por qué no elegiste ser la creadora de un plato gourmet súper loco o una astronauta que llegara a Neptuno? No, era ingeniera y una de las mejores que sin estudios formales supistes crear las bases de la fuente de vida de freelancers y community managers (creo que voy a hacerte un diccionario en el sobre de la carta porque qué rollo definir todo). Más rebuscado imposible, además de que te basaste en un sistema musical de acuerdo a las teclas del piano. No sé si te llegaste a enterar pero ese sistema de frecuencias la usó la inteligencia militar estadounidense para predecir el ataque de misiles en Cuba. Y pensar de que todo eso fue fruto de una de las caras más bellas de Hollywood.

Ver relacionado: Fue gracias a Dalila y no a Sansón que tenemos WiFi

Así que en resumen solo necesito que me cuentes en qué pensabas a cada paso. Imagino que tuviste miedo en muchas ocasiones y hasta te decepcionaste de pensar que cada vez que proponías una teoría o un proyecto, los encargados simplemente te miraban las tetas y se reían de ti. Te lo digo porque me pasa, aún pasa en el siglo XXI. Sí, estoy clara que es una porquería, pero si tuviera algún consejo de tu parte supongo que tendría un poco más de tolerancia por el futuro.

Seguro terminarás diciéndome “no seas m*rica, chica, sola haz tu trabajo y ya”. Solo que preferí escribirte toda esta paja para ver cómo se decía eso en 1950. A ver si podemos mejorar el resultado.

PD: no te preocupes, todas tus películas siguen siendo lo máximo y mil gracias por el Wi Fi, y la posibilidad de enviar y recibir nudes (te explico todo esto en otro sobre).

Con infinita admiración,

Carla.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Té con reptilianos: el Ávila es en realidad una base extraterrestre