Aquí o en China: ¿EE.UU. es la excepción?

Aquí o en China: ¿EE.UU. es la excepción?

Como es costumbre, volvemos a hablar de la diáspora venezolana. Esa lamentable cifra de personas que aterrorizadas por lo que pasa dentro de estas cuatro paredes llamadas Venezuela, recogieron sus macundales y tomaron el primer avión hacia cualquier país que no tome el socialismo como mantra de vida.

Haciendo referencia principal a los judíos regados por el mundo durante la Segunda Guerra Mundial, nuestros amigos de la RAE definen la diáspora como:

Dispersión de los judíos exiliados de su país.

O:

Dispersión de grupos humanos que abandonan su lugar de origen.

Siendo esta la definición perfecta para demostrar la realidad venezolana por el mundo porque a los McDonald’s en cada esquina, las areperas le están haciendo la competencia.

Salimos del Caribe para echarle un camión en cualquier parte del globo, adaptándonos a, desde cómo funciona lo cotidiano en otros países, a cómo son tratados los trabajadores promedio, sobre todo si son inmigrantes.

Haciendo una recopilación de historias por el mundo a través de esta columna, queremos demostrar cómo funciona el ámbito laboral en otros países, relatado a través de voces femeninas, que como cuatro millones de personas, han vivido experiencias no gratas solo por ser inmigrantes, o en este caso, mujeres.

Les presentamos a Ana Perret. 

Ver relacionados:

Aquí o en China: qué difícil es echarle pichón en otro país

Aquí o en China: una historia protagonizada por la xenofobia en Ecuador

Aquí o en China: historia de una oferta indecente en España

¿A dónde te fuiste?

Me mudé a la ciudad de Washington, D.C. en el año 2012.

¿Por qué te fuiste?

En aquel momento, existía la oportunidad de obtener dólares prefenciales para estudiar en el exterior con Cadivi. Aprovechar esta oportunidad para poder estudiar y vivir en otro país era la decisión lógica. Tristemente, también era el común denominador entre los jóvenes de mi círculo social.

¿Qué tan comúnmente se ven casos de acoso laboral allá?

Excelente pregunta. El pasado mayo participé en una charla obligatoria en el trabajo sobre el «acoso» y aprendí lo siguiente: 
Debido a que la definición de «acoso laboral» es bastante amplia, las leyes laborales protegen mucho al empleado. Por ende, hay alta incidencia de casos abiertos que pertenecen al «acoso laboral»; pues esto incluye casos de:

  1. «Acoso sexual» en el ambiente laboral (que cubre toda una gama de acusaciones; tales como: tocar a alguien inapropiadamente, insistir en invitar a salir a alguien a quien no le gustas, dar abrazos que no son recibidos, etc ).
  2. Quejas sobre trabajar horas adicionales no remuneradas. 
  3. Quejas por haber recibido un glitter bomb (historia verídica en mi oficina – first world problems).
  4. Quejas de tratos de superiores hacia sus empleados, etc.

¿Personalmente has vivido situaciones de acoso en tu campo laboral?

Sí. Desafortunadamente. No fue hasta haber asistido a la charla que pude identificar que había sido víctima de acoso laboral. Igualmente aprendí que ciertos comportamientos míos también me podrían identificar como culpable de «acoso laboral» y que debía cuidarme más. Recomiendo informarse bien sobre este tema para evitar injusticias.

¿Las entidades se hacen responsables por casos como estos?

Sí. Sin embargo, depende del caso y también puede depender del acusado. Si el acusado es un supervisor en una posición alta… la probabilidad es que el caso se trate de prolongar lo más posible.

¿Cómo trata el residente promedio a la venezolana inmigrante?

Al haber inmigrado como estudiante universitario tienes un «estatus mínimo». En ambientes laborales con mucho empleados internacionales siempre me han tratado mejor que en ambientes donde soy minoría. Ejemplos de estos casos varían desde: la flexibilidad y comprensión de mis superiores en permitirme tomar días libres para procesar visa/documentos legales o visitar familia, hasta recibir comentarios como: «¿Cuándo te regresas a tu país?». También he notado una correlación entre el trato hacia los venezolanos y el deterioro de la situación en Venezuela. En mi experiencia, la mayoría de las personas quieren ayudar a los venezolanos.

¿Cuándo te fuiste pensaste que el trato laboral hacia las mujeres sería diferente?

Tengo la gran fortuna de vivir y trabajar en la capital de Estados Unidos; donde 6.5 de cada 10 personas en el campo laboral son mujeres. Los movimientos feministas y el fenómeno de #Metoo ha promovido que se tomen más en serio los casos, y las personas estén más abiertas a las conversaciones.