Una buena bienvenida para Radhika Jones

Para el momento en el que el legendario editor de Vanity Fair, Graydon Carter, anunció su salida, los lectores activos de la revista bajaron sus expectativas sobre su sucesor, porque estar a la altura de Carter, que lleva más de 25 años en la publicación, es casi una misión imposible.

Sin embargo, este mes Radhika Jones, de 44 años, anunció que su incorporación a la revista como editora es oficial: y lo que habíamos aceptado como una verdad absoluta, se tambaleó, pues, la sucesora de Carter en realidad sí podría estar a la altura gracias a Jones. 

1461761344-hbz-ariana-time

Radhika, actualmente es directora editorial del departamento de libros del New York Times y anteriormente fue subdirectora ejecutiva de la revista Time, tiene un doctorado en inglés y literatura comparada de la Universidad de Columbia, ha vivido y trabajado como periodista en Taipei y Moscú y era directora ejecutiva de Paris Review, por lo que, de más está decir que su currículum está sobrecalificado para el puesto; pero aun así, los zapatos de Graydon son difíciles de llenar.

En este caso, la sexta editora en jefe de la revista fue bautizada por Condé Nast, la compañía matriz de la revista, como una persona con el suficiente talento cultural y literario, conocimientos de categoría, contactos, conexiones y visión pragmática como para recibir el puesto de una editora gerente.

O al menos lo suficientemente capacitada como para mantener a Vanity Fair en la cima de la cadena alimentaria editorial.

Además de que a su trabajo como subdirectora ejecutiva de la revista Time, se le atribuye la transformación de la franquicia Time 100, incluida su gala, en un ícono cultural.

Y a la hora de analizar el ambiente de la revista, Jones llega en un momento en que Vanity Fair y Condé Nast, en términos generales, necesitan urgentemente un cambio radical. Condé Nast ha estado reduciendo y despidiendo empleados en la mayoría de sus publicaciones en los últimos años, GQ y Allure si queremos tomar los ejemplos más recientes.

Incluso, la compañía espera $100 millones menos en ingresos este año que en 2016, según el New York Times.

Radhika-Jones-VF-Editor-in-Chief

En una entrevista con el escritor de medios de Vanity Fair, Joe Pompeo, Jones le dio prioridad a abordar los problemas financieros. "Creo que [Vanity Fair] tiene la oportunidad en todas las plataformas, pero creo que me interesa mucho, desde la puerta, el sitio web y los eventos. Ambas son áreas donde Vanity Fair ya es fuerte y sería increíble construir sobre eso".

A pesar de que ella puede ser exactamente el editor que Vanity Fair necesita para sobrellevar estos tiempos difíciles y guiar una expansión de la marca en lo digital, Jones también se enfrenta a arenas movedizas como líder de crisis.

Sin ánimos de resaltar las líneas de pensamiento feminazis, existe un fenómeno llamado el "acantilado de cristal", que ha sido experimentado por algunas de las mujeres que pasaron a ocupar los puestos más altos en compañías, como Marissa Mayer en Yahoo, Virginia Rommetty en IBM y Mary Barra en General Motors.

Tal fenómeno alcanza a ciertas mujeres altamente calificadas, que son llevadas al poder para limpiar los líos, y arriesgarse a ser culpadas así los problemas fuesen su culpa o no.

Cuando Mayer era directora ejecutiva en Yahoo, fue criticada por organizar fiestas de fin de año para sus empleados en San Francisco, al mismo tiempo que nuevas empresas ya desaparecidas, lideradas por hombres con la facilidad de agotar los fondos de riesgo, invirtieron dinero en las mismas, y hasta peores, consideraciones.

Sin embargo, Jones es la última en la lista de mujeres que Condé Nast contrata para arreglar las cosas: antes de Jones, estaban Eva Chen en Lucky (cerrada), Joyce Chang en Self (edición impresa cerrada), Keija Minor en Brides (que renunció después de cinco años en agosto), Michelle Lee en Allure y Elaine Welteroth en Teen Vogue (edición impresa cerrada).

Por supuesto, estos son tiempos difíciles para las publicaciones impresas; con el ingreso de Jones a Vanity Fair el 11 de diciembre, se espera que el imperio que una vez fue de Graydon Carter, encuentre su lugar en la línea de publicaciones innovadoras, y eso, en estos momentos, está a manos de Radhika Jones.