Notas sobre las ‘Notas sobre lo camp ’

¿Escuchan eso? Es el sonido de esa época del año en la que la gente tiene que vestirse acorde a un tema que terminan ignorando. Sí, estoy hablando de la Met Gala.

Desde los 13 años vivo por este evento al cual se le conoce coloquialmente como “la noche más importante de la moda” y es por eso que año tras año siento un dolor en el corazón cuando veo que la gente decide no tomarse en serio el tema asignado. Tomen como ejemplo la gala del 2016, cuyo tópico era “Manus x Machina: La moda en la era de la tecnología” y la gente lo interpretó como “Amigos, mañana todo el mundo de plateado. Lléguense”. Aún no me muero y, gracias a esa pesadilla, ya sé cómo debe sentirse retorcerse en la tumba.

Ver relacionados:

Quiz: ¿Qué look del Met Gala 2018 eres?

El tema de la Met Gala es el catolicismo y esto es todo lo que puede salir mal

El pasado 9 de octubre fue anunciado el tema de la gala que se celebrará el primer lunes de mayo de 2019. El próximo tópico a ignorar es nada más y nada menos que Notas sobre lo «camp», basado en el ensayo homónimo de la escritora Susan Sontag publicado en 1964. Y no, el motivo de este evento no tiene nada que ver con un campamento ni los famosos tendrán que buscar sus mejores trajes camuflados.

Susan Sontag en 1964

Susan Sontag en 1964

¿Qué es ‘camp’?

Malas noticias: no hay una definición de camp. De hecho, es por esta razón que a Susan Sontag le pareció más conveniente tratar de explicar el significado de camp a través de notas. A continuación lo que aprendimos de ellas:

Camp es una sensibilidad cuya esencia es el amor a lo no natural, a la exageración y a lo artificial. No es una forma de ver las cosas, sino una cualidad que poseen ciertos objetos o comportamientos.

Parte de la exposición que se llevará a cabo en el Met a partir del 6 de mayo de 2019. De izquierda a derecha: vestido de Franco Moschino para House of Moschino, otoño 1989; conjunto de Moschino, primavera 1991; abrigo de Jean-Charles de Castelbajac, otoño 1988

Parte de la exposición que se llevará a cabo en el Met a partir del 6 de mayo de 2019. De izquierda a derecha: vestido de Franco Moschino para House of Moschino, otoño 1989; conjunto de Moschino, primavera 1991; abrigo de Jean-Charles de Castelbajac, otoño 1988

Aunque suele ser descrito como algo marginal, el camp no debe entenderse ni debe ser comparado con el mal arte, sino con la extravagancia, su sello definitivo. Se trata de arte serio que no puede ser tomado como tal debido a que es “demasiado”. Por ejemplo: para Sontag, los edificios de Gaudí en Barcelona desbordan una ambición tal que los hace representativos del camp, dado que en ellos se ven la intención y la pasión de un hombre por cambiar una cultura.

En el gusto camp impera lo decorativo. Es el triunfo del estilo sobre el contenido, de la estética sobre la moralidad y de la ironía sobre la tragedia.

Camp es todo aquello que pueda ser visto entre comillas. No es una pipa, sino una “pipa”, ¿les suena? Es todo aquello que esté abierto a un doble sentido, a la ironía, a la comedia y a lo frívolo.

Vestido y botas de Off-White 

Vestido y botas de Off-White 

Otro aspecto resaltante es que que algo sea percibido como camp hoy en día no quiere decir que siempre lo haya sido. El tiempo es un factor importante en lo que a camp respecta. Explico: hay obras que en su tiempo fueron rechazadas por ser consideradas un fracaso. Se esperaba que impresionaran, que fuesen la revolución de una generación y, en cambio, solamente fueron capaces de decepcionar. Algunas de estas piezas (no todas) han sido rescatadas años después y la gente ha descubierto su disfrute. Esto no quiere decir que se valore todo aquello que califique como antiguo o pasado de moda, sino que nos hemos librado del contexto moral de la obra y su fracaso ya no nos produce frustración, sino que nos deleitamos con él. 

Por otro lado, Sontag piensa importante analizar la relación que existe entre el gusto camp y los gays. Estos constituyen una clase autoelegida e improvisada que desplazó a los aristócratas como sociedad afín al camp. Si bien este estilo no es ni tiene por qué ser necesariamente gay, existe un punto de encuentro entre ellos que resulta sustancial: los homosexuales han promocionado el sentido estético como parte fundamental de su integración a la sociedad. 

Lady Gaga, coanfitriona de la Met Gala 2019, acompañada de Allegra y Donatella Versace en el evento del 2016

Lady Gaga, coanfitriona de la Met Gala 2019, acompañada de Allegra y Donatella Versace en el evento del 2016

De vuelta a la Met Gala...

Ahora que tenemos una idea de lo que implica el tema de la noche más esperada de la industria de la moda, podemos pasar a hablar del evento.

La gala que nos ha dado los bathroom selfies más icónicos de la historia se llevará a cabo el 6 de mayo. Esta vez, las personalidades que acompañarán a la anfitriona, Anna Wintour, serán Lady Gaga, Harry Styles, Serena Williams y Alessandro Michele, director creativo de Gucci, casa de moda que, bajo su dirección, se ha caracterizado por sus excesos y extravagancias.

¿Por qué ‘camp’? ¿Por qué ahora?

Andrew Bolton, curador de la exposición de moda anual del Instituto del Vestido del Met, lo discutió con el New York Times:

“Estamos pasando por un momento extremadamente camp y me pareció muy relevante para el debate cultural actual destacar que eso que a menudo parece frívolo y trivial puede ser en realidad una herramienta política sofisticada y poderosa, especialmente para las minorías”.

Bolton, además, se refirió al presidente Trump como “una figura muy camp”.

Donald Trump

Donald Trump

¿Qué incluirá la exposición del 2019?

Con más o menos 175 piezas, la exposición del próximo año promete ser una de las más diversas. No solo abarcará ropa femenina y masculina, sino que también habrá esculturas, pinturas y dibujos. Después de todo, como dijo Susan Sontag en su ensayo: “No sólo hay una visión camp [...]. Hay películas, vestidos, canciones populares, novelas, personas, edificios camp”.

Susan Sontag

Susan Sontag

Y para ustedes, ¿qué es camp? Si todavía no están seguros, tienen siete meses para prepararse y, si me dejan hacerles una recomendación, deberían leer el ensayo de Sontag que le da nombre al tema. No tiene pérdida.