Ya terminó el año de luto y la moda está lista para aceptarlo

Oficialmente el año de luto por la muerte del Rey Bhumibol Adulyadej en Tailandia ha terminado.

El pasado octubre uno de los monarcas más antiguos del mundo falleció; después de 70 años gobernando, el pueblo de Tailandia se encontró con un vacío político y social difícil de llenar. Por más de que no se puede ignorar que Bhumibol Adulyadej tenía una oposición a su régimen, el estallido social no fue precisamente de alivio.

70 años en el poder le dieron la oportunidad a Adulyadej de formar una fanaticada lo suficientemente fuerte como para presionar socialmente a los que se oponían a la monarquía de Bhumibol. En ese sentido, cuando se hizo público el fallecimiento del rey, ir de luto era prácticamente una obligación social; más allá de una orden política. A menos de que estuvieses dispuesto a soportar la humillación pública y el rechazo.

¿La consecuencia? La ropa negra comenzó a escasear en el país.

Las colecciones de ropa que iban a salir se cancelaron por tener mucho color, al igual que las pasarelas y lanzamientos próximos, los diseñadores comenzaron a producir solo ropa negra, se instalaron puestos gratuitos para teñir la ropa de colores oscuros y las inventarios de ropa de duelo comenzaron a agotarse.

Hasta el punto de que la familia real tuvo que proclamar el blanco, marrón, azul y crema como colores aceptables para el duelo y así ofrecerle una “solución” a la crisis de hilo negro.

Además, la industria de la moda tailandesa se enfrentó al decreto oficial de un año completo de luto, dictado por las autoridades del país; la crisis en la indumentaria pasó de ser algo momentáneo a una realidad (y un reto) para el mundo textil en Tailandia.

Ahora, un año después, la cremación del Rey le puso fin al año de duelo y las marcas de moda y minoristas están listos para comenzar de nuevo. Sin restricciones ni colores que puedan afectar lo políticamente correcto.

Aún cuando usar colores brillantes sigue siendo considerado irrespetuoso en el país, pero al menos ya pasó el periodo reglamentario y la moda puede apuntar a lugares más creativos que el negro, blanco y gris.

Sin embargo, ¿qué pasó con la moda estos últimos meses?

El duelo obviamente afectó; la admiración que causó el rey fue un obstáculo para el sector minorista de la segunda economía más grande del sudeste asiático; incluso, el gasto de los consumidores y turistas disminuyó durante este período.

El gasto total de los hogares en ropa y calzado creció solo 1.9% del año pasado a este año, en comparación con el 5.7% de 2015 a 2016, según la firma de investigación global BMI.

“Las ventas de las tiendas minoristas, tanto generales como de gama alta, disminuyeron. La gente no hizo muchas compras por respeto al Rey” -Ploy Chava, ex-editor social y de estilo de Elle Thailand.

Sin embargo, la moda fue una de las pocas industrias que supo recuperarse de los cambios políticos, sociales y económicos que sufrió Tailandia. Joanna Chan, analista de investigación de Euromonitor International, explicó que el período de duelo tuvo un impacto a corto plazo en los minoristas:

“A finales del 2016 se produjo una cancelación de eventos y un turismo más lento, lo que llevó a una escena minorista estancada en Tailandia. Mientras que las bebidas alcohólicas sufrieron, los minoristas respondieron rápidamente aumentando el inventario de prendas monocromáticas”.

Aunque en un principio se vio directamente afectada, no hubo nada que la moda no estuviese lista para enfrentar: las vitrinas se adaptaron para seguir el periodo de duelo, los diseñadores se enfocaron en los tonos oscuros, las estrategias de mercadeo revolucionaron para adaptarse al discurso respetuoso y las revistas se negaron a publicar cualquier contenido que pudiese ser considerado incorrecto o no apto para este tiempo.

thailand-king-759

Así que, un año después, la única repercusión notoria del periodo de luto en el mundo de la moda es que los diseñadores y las marcas están más que ansiosos por mirar a un futuro sin colores alineados con el código de vestimenta de duelo. La moda tailandesa está preparada para volver a la normalidad, sin olvidar que este fue uno de los periodos más significativos de la historia del país.