El CFDA no está dispuesto a perder a la fuerza laboral de inmigrantes

Y no sabemos si es por las razones correctas.
Author:
Publish date:
Creatures of Comfort Fall 2017.

Creatures of Comfort Fall 2017.

Nos hemos cansado de escuchar el nombre de Donald Trump y la palabra inmigrantes en la misma frase; con los cuentos del muro, los comentarios racistas y xenófobos del presidente, y las políticas que maneja todo su gabinete, es bastante claro que Trump no abraza la idea de la multiculturalidad y es lo más parecido a un niño de tres años que llora porque no quiere compartir sus juguetes con las otros 193 países que hay en el mundo.

Evidentemente, su constante necesidad de erradicar la inmigración en Estados Unidos lo ha llevado a proponer leyes ridículas que el Consejo de Diseñadores de Moda Americanos (CFDA) ha decidido llamar “rotas y anticuadas”.

A principios del mes pasado, el CFDA y la comunidad tecnológica de Fwd.us se unieron para lanzar un reporte explicando por qué el sistema de inmigración que maneja el presidente de los Estados Unidos es perjudicial para la industria de la moda; porque entre todas las cosas que afecta, como la separación de las familias, vivir huyendo de la ley y las deportaciones, la industria está seriamente preocupada porque corre riesgo de perder altos porcentajes de su fuerza de trabajo, sobre todo los trabajadores indocumentados cuyos sueldos, por ser indocumentados, apenas les sirven para vivir cuando no están trabajando corrido por más de 10 horas al día.

Ok, quizás fui un poco prejuiciosa con mi orden de ideas. Pero tomando en cuenta que en las 48 páginas del reporte no mencionaron ni una vez la importancia de los derechos humanos, o se escudaron con la típica de “compromiso social” o la frase romántica de que “todos somos iguales”, una vez más somos testigos de los líderes que solo velan por sus intereses.

Según el informe, las dos principales preocupaciones son el acceso y retención de los mejores talentos extranjeros; además de mencionar la dificultad y el alto costo de manejarse en un sistema inmigratorio como el que mantiene el país. En el reporte se exponen varios casos y se responde con recomendaciones para solventar los fallos de la política migratoria; incluyendo una reforma y ampliación de las visas H-1B y O-1, la creación de nuevas visas y diferentes procesos para que los inmigrantes indocumentados puedan obtener estatus legal después de pasar la verificación de antecedentes.

Sí, en papel la iniciativa de proponer un mejor sistema de inmigración basándose en el impacto que tiene el plan actual en una de las industrias más lucrativas del país parece una buena idea, pero una vez que leemos detalladamente el reporte, nos damos cuenta que su prioridad no era señalar el alcance negativo de las políticas migratorias, sino quejarse porque ahora les es más caro mantener al 20% de los manufactureros de ropa que son indocumentados.

Por supuesto, es una preocupación genuina en el sector que el talento no tenga acceso a la educación por no tener papeles, pero desde el principio de que si no se preparan, los empleadores “no podrán contratar inmigrantes altamente educados en campos especializados”, y a fin de cuentas, eso es una mala noticia para la industria, y no para el talento innato.

En fin, el planteamiento de que el sistema de inmigración estadounidense “perjudica la competitividad e innovación de la industria de la moda” es verídico y si no se atiende la situación el sector puede decaer; pero tenemos que recordar que estamos hablando de seres humanos que tienen derechos y que valen más que un puesto de trabajo.

Aunque una vez que recordamos que cualquier campaña que esté contra el muro y defienda a los inmigrantes es una campaña que Estados Unidos necesita, bienvenida sea la propuesta de CFDA y Fwd.us por un mejor sistema de inmigración.