Jimmy Choo es la única compañía que no necesitó estar en bancarrota para terminar con Michael Kors

Por nada más y nada menos que 1.200 millones de dólares.
Author:
Publish date:
jimmy

En el momento que Jimmy Choo anunció su disponibilidad en el mercado de adquisiciones, no solo los clientes se sorprendieron, sino el mercado como tal.

Es obvio que Jimmy Choo no estaba disfrutando de sus años de gloria, pero es una de las pocas empresas de lujo que se ha mantenido estable ante los cambios del mercado. Las tendencias han jugado bien para los gigantes del comercio electrónico como Amazon, marcas de moda rápida como H&M y Zara, y casas de lujo como Gucci. Pero ha dejado a las empresas como Michael Kors, alguna vez líder del “mercado de lujo accesible” expuesto.

Así que tampoco parecía como la mejor opción para adquirir una firma de renombre del calibre de Jimmy Choo. Mientras ellos vendían un tote bag en 140 dólares, Jimmy Choo vendía un par de zapatos en 900 dólares.

Pero el negocio con JC vino unos meses después de que Coach aceptara la oferta de 2.4 mil millones de dólares para comprar la empresa americana de accesorios Kate Spade, más de un año después de que adquiriera también a Stuart Weitzman; lo que ponía a Michael Kors en la obligación de expandirse para no perder territorio gracias a su competencia.

Así que, ¿qué mejor opción que apostar por Jimmy Choo?

Una empresa que tenía renombre, no estaba en la ruina y solo le falta dar un salto seguro a la tecnología.

Por más de que no está en la lista de compras de nuestra generación, de la misma manera en la que conquistaba a sus clientes jóvenes hace unos años, Jimmy Choo no tocó fondo para llegar al mercado de las adquisiciones.

Más bien, solo dejó de ocupar el spotlight principal, pero sigue en escena.

Si tomamos en cuenta que fueron las personalidades importantes las que posicionaron a Jimmy Choo, no es raro que al dejar de obtener fama por ese medio, su renombre haya bajado un poco: JC pasó de ser la marca favorita de Lady Di y una constante en el armario de Carrie Bradshaw en Sex and the City, a una marca de lujo reservada para las mamás y tías de la familia.

Extrañamente, esta es una de las pocas compras del mercado en la que la marca adquirida no está siendo “salvada” por el comprador, sino al revés. Las ventas de Michael Kors no están en su mejor momento, está cerrando tiendas y elevando su presencia digital, así que una alianza como la de JC es justo lo que necesita para ganar mercado sin necesidad de comenzar desde cero.

“Queremos respetar y apoyar la identidad de marca que Jimmy Choo ha construido durante los últimos 20 años” -John Idol, CEO de Michael Kors.

Además, la intención de la compra no planea modificar los grandes rasgos de la compañía, está muy bien posicionada como para cambiar radicalmente. Una de las prioridades es digitalizar a la firma, pero mantener el actual equipo de gestión, que ha funcionado todos estos años.

Quizás Michael Kors pueda estar más tranquilo ya que Jimmy Choo está en sus manos y no en las de Coach Inc. Ahora solo falta ver cuál será el próximo paso de Coach, y suponemos que no será uno muy pasivo.