Es más compleja de lo que crees

El rojo y el verde, además de ser colores complementarios, son tan característicos de la Navidad como Coca-Cola o Mariah Carey. A pesar de que se apoderan de la decoración de nuestras casas e invaden los paquetes de las ediciones navideñas de casi cualquier producto que existe en el mercado año tras año, son pocas las personas que conocen las referencias que existen detrás de esta tendencia bicolor. Su origen no se remonta a una sola fuente; al contrario, es la suma de costumbres y tradiciones que se han llevado a cabo a través de los siglos. Esta vez all I want for Christmas es comprender la popularidad de ambos colores en esta época... y el clóset de Blake Lively.

Puede que te interese:

Se sospecha que todo empezó con los pueblos celtas. Durante el blanco y frío invierno, el ilex se veneraba por ser una planta que mantenía sus colores (rojo y verde), y se creía que su propósito era hacer que la Tierra conservara su belleza durante el solsticio. Estos pueblos decoraban sus viviendas con esta mata, también conocida como muérdago, puesto que pensaban que así protegerían a sus familias para el año entrante. Tomando esto en cuenta, podemos entender también por qué Justin Bieber quería que lo besarán bajo un muérdago en Navidad.

How The Grinch Stole Christmas (2000)

How The Grinch Stole Christmas (2000)

Más adelante, en el siglo XIV, las iglesias comenzaron a adoptar ambos colores para la decoración de mamparas de madera que separaban el presbiterio de la nave en los recintos. Según el Dr. Spike Bocklow, investigador científico del Museo Fitzwilliam de la Universidad de Cambridge, la gente sabía cómo se lograban los pigmentos en la época medieval. El rojo venía del hierro, mientras que el verde era un derivado del cobre, metales que solían asociarse con los planetas Marte y Venus respectivamente. Además, ambos les deben sus nombres a dioses romanos: el primero se lo debe al dios de la guerra y el segundo a la diosa del amor. Esto establece, para Bocklow, una dualidad: masculino y femenino, guerra y amor.

La iglesia medieval de San Miguel y todos los Ángeles de Barton Turf

La iglesia medieval de San Miguel y todos los Ángeles de Barton Turf

Sin embargo, con la llegada del Renacimiento, estas mamparas se volvieron obsoletas y acabaron por desaparecer; no fue sino hasta finales del siglo XIX que el estilo neogótico de la época victoriana las rescató. Por ello, la mayoría de las personas en la actualidad creen que este combo de colores se le atribuye a esta etapa histórica y no saben que los victorianos se dedicaron a usar el rojo y el verde solamente porque estaban descubriendo estas obras más antiguas.

Por supuesto, estos no eran los únicos colores que se usaban en el siglo XIX. Terminó siendo responsabilidad de una empresa de bebidas gaseosas popularizar el ahora navideño conjunto en el año 1931. Coca-Cola contrató al diseñador Haddon Sundblom para que ilustrara a Santa Claus en sus publicidades y, en ese momento, puede decirse que "nació una estrella". Según Arielle Eckstut, autora del libro The Secret Language of Color, la apariencia de este Santa era diferente a la de aquel que se había conocido hasta entonces. La compañía de refrescos nos presentó a un hombre gordo, risueño y vestido de rojo que marcó la historia de Estados Unidos y el mundo para siempre. 

Publicidad Coca-Cola de 1931

Publicidad Coca-Cola de 1931

La historia de la famosa tendencia bicolor se trata de un viaje realmente fascinante que empieza con la naturaleza, pasa por la astrología y la iglesia, y termina con el comercio. Comprender de dónde nacen las tradiciones que practicamos hoy en día, además de ser satisfactorio, es información valiosa que puede ser usada para evitar silencios incómodos durante las cenas familiares que suelen hacerse en esta época. ¡Espero que les sea útil!