Todas las que se dicen en el Miss Venezuela

Hay palabras que nunca deberían ver la luz del sol. Entre ellas, todas las que mencionan en la descripción de los vestidos en el Miss Venezuela; porque, si todos habláramos como las presentadoras que imitan la voz inigualable de Maite Delgado, probablemente la industria de la moda quebraría y solo nos expresaríamos con adjetivos y sinónimos rebuscados.

Para nuestra suerte, es humanamente imposible hablar como las niñas del Miss; pero la mala noticia, es que una secta de mujeres han querido recuperar modismos y términos gastados para destruir cualquier tímpano que se atraviese en su camino.

En honor a ellas, elaboramos una lista indiscutible de palabras que deben dejar de existir para que alcancemos la Paz Mundial.

Chic

O su sinónimo más conocido: ‘tortura auditiva’.

Ampliamente conocida por señoras que se autodenominan “chic”, por ninguna razón aparente, y su uso excesivo en programas de farándula matutinos.

Razones suficientes para querer penar su uso en conversaciones casuales.

Glam Chic

Que le agregues el “glam” no lo hace menos doloroso para nuestras terminaciones auditivas.

"Fachon"

Reservada exclusivamente para tías y mamás que atraviesan la crisis de los 50’s. Por favor, borrémosla de la lista de adjetivos socialmente aceptados. Gracias.

Vintage

No deberíamos eliminarla, pero al menos deberían existir parámetros, restricciones y sanciones para todo ser humano que decida usar el término para describir una camisa que se compró en el 2010 y quiere vender a costas del movimiento “vintage.

Eso se llama ‘segunda mano’, no vintage.

Ornamentos

Los ornamentos son “vestiduras y adornos que usan los sacerdotes en las funciones litúrgicas”. O mejor conocidos como los tachuelos y arreglos que le pusieron a las niñas en el Miss Venezuela del 2016, y describieron como “ostentosos ornamentos”. Desde ese momento, la palabra quedó prohibida para cualquier uso casual.

Alta Costura

En Francia “haute couture” es un término legal, por lo que cualquier pieza que reciba el nombre de alta costura tiene que haber pasado por una serie de criterios que fueron creados en 1945, y modificados en 1992. Cualquier marca que no cuente con la aprobación del sindicato parisino, no puede usar el término.

Seamos como Francia y dejemos de llamar alta costura a todo lo que sea lindo y caro.

Primoroso

Otro adjetivo que las presentadoras del Miss adoran gastar. Dejémoselo a las abuelas.

Fashionistas

Las personas fashionistas en realidad no quieren ser llamadas fashionistas. Y las que quieren, no son verdaderamente fashionistas. Es una regla inquebrantable. Punto.

Coqueto

No hay tal cosa como “coqueto”. No importa el largo de la falda o el estilo del escote. La ropa no coquetea, no lo tratemos de hacer un “estilo”.

También podemos dejársela solo a las abuelas.

Trendy

El desgaste del término ha sido tal, que hasta nos ponemos renuentes a la hora de reconocer una tendencia.

Decir trendy en voz alta para describir una pieza, o peor aún, una persona, te condena a ocho años de mala suerte. No te arriesgues.

...

Es hora de quemar la sección del diccionario que popularizó estos términos. De lo contrario, las viejas cafetaleras se van a multiplicar y las mamás que se bañan en tendencias solo para ir al supermercado enriquecerán su vocabulario con palabras que ni entienden.

La salvación está en nuestras manos, un término a la vez.