Y tienes que vender órganos de tu cuerpo para comprarla

La moda tiene una forma inusual de sorprendernos que no cualquier industria puede añadir en su lista de capacidades; ya sea por las tendencias que concibe desde dimensiones antiestéticas o por el precio en el que las vende, que fácilmente pueden alimentar a una familia pequeña por los próximos meses.

O por las dos. Tal como es el caso de los “Sock sneakers”.

En Nueva York, París y otras capitales de la moda en las que el buen gusto no es directamente proporcional al universo de lo estético y los patrones de lo “bonito”, una raza extraña de zapatos ha comenzado a hacer apariciones.

Aunque los “sock sneakers” no son un nuevo invento, porque las grandes marcas deportivas ya las tenían en sus catálogos desde hace un tiempo por ser más “económicas”, las marcas de lujo, o mejor dicho, Balenciaga, las adoptó bajo su brazo y convirtió el concepto en uno más evidente: ya no daban la ligera impresión de ser medias, ahora son medias.

La casa de diseño enfatizó su parecido con los calcetines tradicionales y los empezó a vender a precios poco simpáticos a la economía actual: van desde 595 a 695 dólares.

Por unas medias elásticas con suela, literalmente. 

Pero tal y como es el ciclo normal de las tendencias en el mundo de la moda, las marcas del mercado masivo ya tienen los patrones bien aprendidos (tomando como ejemplo los Speed Trainers de Balenciaga) y el mercado masivo cuenta con las copias exactas del mismo zapato, pero en una versión más económica. Además, ahora existen modelos y diseños diferentes en un rango de precios muy lejos del sello Balenciaga.

Fue justo Brian Trunzo, editor sénior de ropa masculina de WGSN, una agencia de predicción y análisis de tendencias, el que midió el alcance de los sock sneakers, “desde marcas de ropa deportiva accesibles, como Nike y Adidas, hasta marcas de alta costura como Balenciaga, casi todas las marcas tienen una zapatilla de punto en su rango”.

Así ha sido el boom, que tanto la cadena más grande de fast fashion, Zara, como Free People tienen sus propias versiones, extrañamente parecidas a las de la casa de diseño de lujo.

Y aunque la primera aparición del zapato fue en noviembre del año pasado, Adidas y Nike llevan años preparando el mercado con el material de punto, que es el más cómodo, adaptándolo a sus patrones sin ahondar mucho en el hecho de que podían parecer medias. Sin embargo, años después, un precio exuberante y una firma de moda con renombre, las medias con suela están ganándose un puesto prometedor en la industria de la moda.

Y no es tan disparatado, son como pantalones de yoga, pero para los pies.