El precio de la sustentabilidad está obligando a las marcas competitivas a unirse - The Amaranta

El precio de la sustentabilidad está obligando a las marcas competitivas a unirse

Es demasiado caro hacerlo individualmente
Author:
Publish date:
susten

Hemos hablado suficiente de la sustentabilidad como para concluir que ninguna marca en realidad está haciendo un esfuerzo para salvar al medio ambiente; aunque sí podemos traducirlo en presión social o en que lo “amigable al ambiente” cuenta como una característica promocional que aumenta las ventas, pues son pocas las firmas que sinceramente se plantean la sustentabilidad como un camino viable solo porque va a alargar la vida de la tierra hasta el próximo Big Bang.

Y ya que no le queremos echar toda la culpa a las marcas, no importa que nuestro preámbulo diga lo contrario, tenemos que recalcar que ser eco-friendly ni siquiera puede ser contado como “un camino viable” porque hasta el día de hoy, no hay un camino establecido, solo un gran desierto sin indicaciones.

La desorientación en el tema y otras razones como:

  1. Ser sustentable es muchísimo más caro que no serlo.
  2. Los procesos son más complejos y no cuentan con los recursos.
  3. Los medios aún están siendo investigados.
  4. La producción es más lenta.
  5. Ponen en peligro la calidad de sus productos.
  6. Son muy pocos los recursos sustentables que se conocen.
  7. Requieren de tecnologías que aún no existen.

Hacen que el camino inexistente ni siquiera sea una opción.

Sin embargo, aunque podemos dejárselo pasar a pequeñas marcas que se excusan con las razones antes expuestas, los imperios del mundo de la moda que cuentan con el presupuesto sí están incluidos en el regaño del principio.

Excepto para un pequeño grupo que se está remitiendo con el planeta tierra.

Fashion Positive, una iniciativa del Cradle to Cradle Products Innovation Institute, está tratando de hacer el camino más fácil para la industria. Aunque las marcas han hecho todo lo posible para mantener sus técnicas de producción como un secreto, lo costosas que son las prácticas sostenibles los han obligado a abrirse, incluso con la competencia.

La PLUS Membership que ofrece Fashion Positive es un buen ejemplo. La membresía invita a las marcas a pagar en conjunto para identificar materiales para la industria que califican con mejoras ecológicas y éticas. Considerando que encontrar materiales de alto volumen individualmente ha sido mucho más costoso y difícil, Fashion Positive reunió a firmas en el mercado que son a vox populi competencia para alcanzar un bien mayor.

Entre ellas, Eileen Fisher, H&M, Loomstate, Kering, Stella McCartney, Marks & Spencer y Zero + Maria Cornejo. Aunque una de las metas es incluir a cinco firmas más en el 2018.

“Estas marcas usualmente trabajan de una manera realmente competitiva, donde, incluso si están compartiendo materiales o proveedores, realmente no se hablan entre ellos. Ahora, estoy presenciando empresas bastante diferentes como H&M y Kering que requieren asociaciones y colaboraciones para alcanzar sus metas de sostenibilidad” -Annie Gullingsrud, directora del proyecto.

El primer objetivo de los miembros es construir una biblioteca de materiales seguros que puedan ser perpetuamente reciclados sin dañar a las personas o al planeta en el proceso, un concepto que han llamado “moda circular”.

Hasta ahora, el catálogo de Fashion Positive tiene 70 materiales, entre hilos, tintes, telas, cremalleras, adornos y acabados, tomando los materiales desde su punto inicial, en lugar de reciclar materiales semi-tóxicos o minimizar el uso de materiales tóxicos que es comúnmente la manera en la que la industria “recicla”.

Para esto, han reunido a las marcas, identificado los materiales que comparten en su producción y diseñado una estrategia para satisfacer sus necesidades con otros recursos.

Actualmente, las cuotas anuales de membresía se basan netamente en los ingresos anuales de cada empresa; los que reciben más de $10 mil millones un año pagan $50.000, mientras que los que hacen menos de $20 millones pagan $7.500 por el mismo período.

E incluso, en aras de mantenerse fiel a la verdadera meta, una visión integrada de la industria que cause el menor daño al planeta y a las personas en él, toda la biblioteca de materiales del proyecto, y cualquier recurso relacionado, son de código abierto.

Porque obviamente, no puedes impactar positivamente al mundo si solo piensas distribuir los materiales a un grupo pequeño.