Marc Jacobs podría dejar Marc Jacobs

Quizás sea el fin de Marc Jacobs for Marc Jacobs by Marc Jacobs x Marc Jacobs.
Author:
Publish date:
marc jacobs

En enero de este año, Bernard Arnault, mano derecha de toda la vida del diseñador neoyorkino y director ejecutivo del conglomerado de lujo LVMH, y casi dueño de la marca Marc Jacobs, dijo en una reunión con los inversionistas que estaba “más preocupado por Marc Jacobs que por el presidente de Estados Unidos”.

Meses después, a finales de mayo, el director ejecutivo de Marc Jacobs, Sebastian Suhl salió de la empresa sin mediar palabra. Lo que evidentemente no fue una sorpresa, porque ya se había hecho público que Jacobs no estaba contento con su “reorganización” de la marca.

Con problemas en el paraíso y una distribución de poderes inestable, la marca se enfrenta a dos escenarios inminentes:

  1. La empresa podría contratar a un líder creativo bajo Jacobs que gestione y organice el equipo de diseño para que Jacobs disminuya sus responsabilidades.
  2. Jacobs dejaría la compañía por completo.

De cualquier manera, un nuevo jefe ejecutivo entrante, Eric Marechalle tomará el control de la marca por los momentos. Sin ninguna palabra de Jacobs, afirmando o negando las sospechas de su salida, Eric es la última opción para decidir que tan necesario es el papel de Jacobs en la compañía.

Ante esto, un grupo de empleados de la marca han cuestionado el futuro del diseñador dentro del imperio bajo su nombre, insistiendo en que no duraría mucho en una marca tan problemática. Mientras otros empleados, admiten que frustrado o no, Jacobs está comprometido con el negocio y está haciendo un esfuerzo para que todo funcione. Empezando por terminar la colección primavera 2018 que se estrena en el New York Fashion Week de septiembre.

Además, Jacobs es un accionista importante de la compañía. Por lo que su nombre no es lo único en juego.

Después de tantos cambios de estrategia, dirigidos por Suhl, Marc Jacobs pende de un hilo que puede ser cortado o fortalecido por Eric Marechalle. Si nos queremos guiar por en el ojo crítico de Jacobs, y no entrar en pánico por la desorganización en la empresa, el diseñador neoyorkino ha dicho que está “entusiasmado” por la llegada de Marechalle, así que suponemos que no odiar a su ejecutivo en jefe es un buen cambio para la compañía, en comparación con la relación Suhl-Jacobs.

Por algo se empieza.