Por qué a los millennials les gustan los zapatos feos - The Amaranta

¿Los millennials tienen mal gusto o solo están cansados del estereotipo tradicional del zapato femenino?

El eterno dilema entre estar cómoda o verte bien.
Author:
Publish date:

Los millennials somos el antónimo de la moda estética. Ya hemos hablado de nuestra necesidad de cambiar los patrones comunes en accesorios y de la aparición de las crocs en la pasarela; en ambos casos somos testigos de las preferencias de nuestra generación. Nos hemos alejado más que cualquiera del concepto de “perfecto” o “bello”, aunque aún veneramos algunas cosas superficialmente, no todo lo que es estéticamente bello tiene un espacio en nuestro corazón. Lo sé, somos intensos; danos una explicación anti-convencional y lo estaremos comprando antes de que termines la oración. 

GIPHY

GIPHY

Desde que abrimos el debate sobre la elección de Christopher Kane de darle una oportunidad al calzado de goma -indestructible- comúnmente usado por papas y enfermeras, la moda ha continuado sorprendiéndonos en el sector de calzado. 

Con jugar la carta del Furry feet es suficiente para hacernos entender. Gucci y Fendi fueron los principales promotores de la tendencia peluda del año pasado y solo podemos agradecer que los zapatos no hayan llegado a latinoamérica porque no nos sentimos capaces de esquivar todos los charcos en nuestro camino.

Gucci / Fendi. Getty Images

Gucci / Fendi. Getty Images

Para ser más específicas, la atracción de los millennials por el mal gusto ha sido clasificado por ser un efecto secundario de huir de las piezas convencionales. La silueta que define el calzado femenino está sufriendo grandes alteraciones, que según Priya Elan, escritora de The Guardian, puede sugerir un alejamiento del glamour orientado hacia la utilidad y practicidad.

Maison Margiela, Spring 2017. Getty Images.

Maison Margiela, Spring 2017. Getty Images.

Este año, las botas Ugg están haciendo un esfuerzo sobrehumano para posicionarse de nuevo en el mercado. Contrataron a Alexa Chung como directora artística (un movimiento claramente inspirado por la recuperación de Marks & Spencer una vez que cayó en manos de Chung) y se aliaron con Telva para sacar al mercado una bota mitad sandalia, mitad calzado de guerra.

El diseñador Maison Margiela siguió los pasos de Christopher Kane e incluyó sandalias de velcro y mezclas de colores difíciles de combinar en su última colección. En celebración a la reestructuración de diseños, Balenciaga también redefinió las stiletto boots en su show SS 16 y Rick Owens transformó la bota común en una menos amigable a la vista.

Swan Gallet/WWD/REX/Shutterstock

Swan Gallet/WWD/REX/Shutterstock

Por supuesto, la colección de Fenty x Puma no podía quedarse atrás y decidieron hacer un comeback al estilo Spice Girls con plataformas rosado pastel. Y a todas estas, las estadísticas de Google señalan lo que queremos demostrar: los Birkenstock fueron los zapatos más buscados de este verano. Sin contar que los nuevos diseños de calzado comodo han aumentado sus ventas un 33% más que los tacones convencionales.

Rick Owens SS 2017. Getty Images

Rick Owens SS 2017. Getty Images

Si retrocedemos a la gran entrada de los ugly shoes a mediados del 2013, el cambio estructural es obvio para las mujeres. Incluso, la crítica de moda del The New York Times los vió desde una perspectiva cultural. Cathy Horyn los calificó como una respuesta al estereotipo clásico de zapato femenino que incomoda el pie de las mujeres pero que los diseñadores de alta gama seguían produciendo.

En nuestro caso, todo se trata del perfecto equilibrio. Algunos días necesitamos los tacones y otros no podemos pensar en algo más que zapatos planos, obviamente, con etiqueta Céline. 

Céline SS 2013. Getty Images

Céline SS 2013. Getty Images