Los desechos del océano son los lentes del mañana - The Amaranta
Salvando al mundo un par de lentes a la vez

Cataluña ha estado sonando mucho últimamente, pero de lo que nadie ha hablado es de lo que está sucediendo frente a su costa: un nuevo experimento en la economía circular.

Aunque las embarcaciones pesqueras tienden a buscar peces, básicamente, docenas de embarcaciones en la zona están incursionando en el mar para traer toneladas de desechos plásticos junto a su carga habitual.

Y no solo estamos de hablando de un proyecto ecológico de simple limpieza, resulta que las costas de Cataluña están siendo cómplices de la nueva movida de moda sustentable de la empresa con sede en Barcelona, Sea2see. Para ellos, el plástico recuperado del mar funciona como materia prima para hacer gafas de sol de diseño reciclado.

Gracias a los acuerdos con las autoridades portuarias catalanas que cubren 22 puertos, la compañía ayuda a los pescadores de toda la región a traer alrededor de una tonelada de desechos plásticos cada tres días.

Se recogen unos 10 kg de residuos por cada par de lentes que Sea2see vende. Toman lo que sería material usable para crearlas, y separan el resto para venderle lo demás a otras empresas que pueden usarlo como materia prima para diferentes procesos: tal como lo es la fabricación de hilo de nylon.

De hecho, son muy pocos los desechos que no tienen una segunda oportunidad, como lo son la mayoría de los cables metálicos de barcos que se encuentran en las costas, cuyos niveles de dificultad a la hora de ser procesados impiden que se reciclen al 100%.

De hecho, si queremos hablar de porcentajes, más del 90 por ciento del material que recolectan los pescadores puede reciclarse. Y están bastante felices de colaborar:

“Los pescadores han tenido una mala reputación por contribuir a la contaminación del océano al descartar sus redes, por lo que están muy orgullosos de ser parte de lo que estamos haciendo. El objetivo es que todo lo que sale al mar vuelva a la orilla, lo que no siempre ha sucedido antes” -Francois Van den Abeele, fundador de la compañía.

Siguiendo los parámetros del acuerdo con las autoridades, las redes que las embarcaciones de arrastre dejan frecuentemente en el mar actúan como imanes para los 8 millones de toneladas de detritos plásticos que se calcula arrojarán a los océanos del mundo cada año.

En este sentido, los desechos se convierten en una amenaza para las criaturas marinas; que poco sobreviven en las islas de desechos que capturan a cientos de miles de mamíferos marinos y peces. El plástico comúnmente es ingerido por animales acuáticos que lo confunden con alimentos viables y terminan ahogándose con el material.

Si bien la idea de Van den Abeele nació meramente de su necesidad de crear un impacto social, porque para el momento solo era un cineasta de profesión que se dedicaba a contar historias a través de documentales, su norte era claro: quería crear un producto que hiciera algo por el medio ambiente. Sin importar que para cuando dio con la idea, no tenía ni el menor de los conocimientos sobre la industria de lentes.

“Tengo dos hijos y veo lo que le está sucediendo al planeta. Eyewear es una industria de más de 100 mil millones de euros con grandes márgenes de ganancia. Todo el producto está hecho de plástico, que puede tardar cientos de años en biodegradarse, y sin embargo, casi no se está haciendo nada en cuanto a la sostenibilidad” -Van den Abeele.

La dura advertencia de Ellen MacArthur de que en 2050 podría haber más plástico en los océanos que peces, particularmente quedó atrapada en la mente de Van Den Abeele. Estudió, leyó sobre las marcas que intentan implementar la economía circular y desarrolló la idea de Sea2see.

Luego salió en barcos de arrastre para trabajar con los pescadores y descubrir lo que necesitaban para transformar su plan en una realidad. Después de los acuerdos con los puertos, Sea2see puso en marcha puntos de recogida en toda Cataluña y comenzó a procesar el plástico.

Por supuesto, no fue una idea fácil de vender. Según su fundador, hace diez meses “la industria se reía de él” porque pensaban que estaba “loco”. Pero él probó que estaban equivocados. Ahora los lentes Sea2see están a la venta en España, Italia, los Países Bajos y Bélgica. Van Den Abeele también está en negociaciones con distribuidores australianos y estadounidenses, y Sea2see recientemente llegó a las rondas finales de los premios Chivas Venture, que buscan destacar a las nuevas empresas que tienen un impacto social positivo.

Incluso, su emprendimiento tuvo una rápida aparición en una conferencia de la ONU recientemente, cortesía del viceprimer ministro belga, quien usó los lentes en el escenario e instó a los delegados a apoyar a firmas como Sea2see.

De cara al futuro, Van den Abeele quiere expandir la gama de productos de la compañía en áreas como gafas de esquí, snowboard y otros deportes de acción, mercados que él cree que tienen una afinidad natural con la historia de su compañía; y tal como los vientos soplan, no será un impedimento para la compañía.

Por otro lado, los pescadores ahora reciben lentes de sol gratis. Win-win.